Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Mi armario, tu armario…

Ha llegado la hora de limpiar, revisar y renovar nuestro armario. Y detalle importante, esta tarea debes hacerla antes de lanzarte de compras para evitar cometer ciertos errores de los que hablaremos luego. Empecemos, ármate de paciencia y reserva una tarde entera:

1. Vacía tu armario completamente, del todo, entero! que no quede absolutamente nada dentro. Y déjalo limpio y preparado para volver a llenarlo. Sólo meterás cosas especiales.

Te podrás imaginar el desastre…

2. Separa por prendas; camisas, camisetas, pantalones… y sobre cada uno de estos bloques trabaja siguiendo estas pautas haciendo distintos montones:

– ¿Qué me encanta?
– ¿Esto por si acaso?
– ¿Está roto, descosido…?
– ¿Está gastado o pasado de moda?

Los dos primeros montones, sin duda, vuelven a tu armario.

El tercer montón hay que estudiarlo con más calma, alguna cosa puede quedarse pero la gran mayoría puedes eliminarla, los por si acasos no hacen más que ocupar sitio, y son muy pocas las veces que los usas; ¿no hemos quedado que en tu armario sólo cosas que te encanten?

El cuarto montón: si tiene reparación y realmente te gusta, arréglalo, pero si no, no tiene ningún sentido seguir almacenando.

el quinto montón es obvio, fuera con él.

3. Haz lo mismo con los cajones, ropa interior, calcetines, camisetas interiores, ropa de deporte o de andar por casa -Quizás para esto debas reservar otra tarde, pero es interesante que una vez que empieces termines con todo.

4. Ahora tu armario vuelve a tener luz y frescor cada vez que lo abres, y es ahora cuando llega el momento de pensar qué es lo que necesitas (o no necesitas comprar). Me encanta que mi armario huela bien, tengo estos saquitos de hace tiempo y lo que hago es impregnarlos de aceite esencial de lavanda cada temporada para que sigan desprendiendo ese olor.

Compra con cabeza, y a tenemos suficiente, repón básicos y date algún capricho, pero no te vuelvas loca llenando de nuevo tu armario y perdiendo de nuevo esa sensación de haberlo dejado limpio y lleno, simplemente de cosas maravillosas. ¿Y el error más común? Comprar prendas muy similares a otras que ya tenemos porque ni siquiera recordamos que están ahí!!! Así que antes de comprar, revisar!

Relacionado