Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

MARZO FEMINISTA| Parte 1

Las mujeres mueven la historia, las mujeres me inspiran. Quiero contarles sobre ellas, pero me di cuenta de que para conocer sus historias existen excelentes páginas y otras cuentas de Instagram que se centran en ellas. Aun así, como Mujer Anómala se mueve más en el contexto de la moda, les traeré durante todos los días de marzo, mujeres que expresaron sus creencias y luchas a través de su look, varias de ellas no deliberadamente, pero cambiaron la forma en la que nos enfrentamos a la moda en occidente.

Soy una convencida de que la moda es en su forma más pura, la expresión política de quienes somos, y eso lo ha demostrado el tiempo; la moda cuenta una historia, y en el feminismo no es la excepción. Se nos ha juzgado tanto como mujeres que hemos pasado desde atuendos terriblemente incómodos, a masculinizarnos, a sexualizarnos, liberarnos, a volver a cubrirnos por la objetivización del cuerpo femenino, que ya es momento que se democratice nuestra libertad de expresarnos, y no tener moldes de construcción de mujeres.

No es necesario tanto dinero ni tiempo, en cada decisión que vas tomando, puedes ir encontrando la seguridad y autoconfianza que buscas. De aquí en adelante mujeres para que se inspiren.

#8M #marzofeminista #mujeranomala #marzodemujeresanomalas

Emmeline Pankhurst

Emmeline Pankhurst2

Como primera parte del relato quise traerles a una de las suffragettes más reconocidas de la historia. En este movimiento a principios del siglo XX, se encontraron mujeres de clases altas y bajas que luchaban por lo mismo. Emmeline se reconoció como feminista a muy corta edad, y creó la Liga para el Sufragio Femenino en Inglaterra, y posteriormente formó La Unión Social y Política de las Mujeres, donde también participaban sus hijas, y por lo que fueron detenidas varias veces. El derecho a voto para todas las mujeres se logró finalmente en 1928, 1 mes después de que falleciera.

La vestimenta de las mujeres en este movimiento respondía a lo que tenían, precarización laboral, pero lo que buscaba la mujer de la época eran vestimentas cómodas que les permitiera incorporarse a la vida laboral, relajando la silueta de los vestidos y eliminando por completo los corsés. Emmeline se destacó por sus cuellos altos, su cabello tomado y sus sombreros.

Además incorporaron elementos de vestuario como parte de la lucha a través de los colores; el verde simbolizaba la esperanza, el blanco la pureza y el violeta la libertad y la dignidad. Al utilizar estos colores, se reconocían como camaradas. De hecho, para el movimiento sufragista, el blanco era el color de la lucha, así como hoy nosotras usamos el morado.

Coco Chanel0.jpg

 

Gabrielle es sin duda una de las más reconocidas diseñadoras de moda hasta el día de hoy, pero no todos conocen lo que realmente hizo desde su área por nosotras. Ella se dedicó a vestir a la mujer moderna y su vida, pública y privada, proporcionando un armario a la mujer activa, en un periodo en el que se esperaba que la mujer cumpliera un rol pasivo en el hogar. Se atrevió a rediseñar prendas masculinas para mujeres, como la sastrería, y utilizó materiales hasta entonces destinados sólo a los hombres.

Coco buscaba democratizar la moda, y la mujer que ella vestía era independiente y liberal; podía usar su ropa para ir a la oficina y luego salir en la noche. Aún hoy utilizamos prendas que ella introdujo; el little black dress, el jersey de cuello alto, el traje y las camisetas a rayas. En 1950, lanzó el zapato de tacón bajo. También les dio a las mujeres la libertad de elegir sus joyas como adornos de sus prendas y ya no dependían de un hombre para tenerlas.

En cuanto a su estilo personal, Coco popularizó en los años 20 el corte garçon, llevó pantalones y utilizó piel bronceada, lo que en su tiempo se consideraba de “mujer campesina”. Defendía la libertad de amar a quién fuese sin importar el sexo o la clase social. Y bueno, abrió terreno para las mujeres empresarias, fundando su tienda en 1910.

“En mi juventud, las mujeres no parecían humanas. Sus ropas eran contra natura. Yo les devolví su libertad. Les di brazos y piernas de verdad, movimientos que eran auténticos y la posibilidad de reír y comer sin tener necesariamente que desmayarse”

 

Relacionado