Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Mary Quant: la mujer que revolucionó la moda

Mary Quant: la mujer que revolucionó la moda

Enseñar la mitad del muslo hace unos años era todo un acto de rebeldía, y con ello decidió lidiar Mary Quant (Londres, 1934) durante toda su carrera profesional. La diseñadora londinense revolucionó a un país que sufría aún los estragos de la guerra, principalmente, con la creación de la minifalda y la utilización de colores vivos en sus diseños.

Hija de dos profesores de colegio, ante la negativa de sus padres de formarse en el sector de la moda, Quant estudió ilustración en la Escuela de Arte de Goldsmith. Poco después de terminar su carrera, se casó con Alexander Plunket Greene, con quien decidió emprender su primera tienda de ropa en 1955, a la que llamaron Bazaar.

El local estaba ubicado en el londinense barrio de Chelsea Kings’ Road y se convirtió rápidamente en un lugar afamado en la ciudad. Su apuesta por la modernidad de la mano del chelsea look y los colores atrevidos, así como los maniquíes excesivamente delgados y escaparates divertidos lo convirtieron en un lugar de referencia.

Al inicio, Bazaar vendía prendas de otros diseñadores, pero cuando Quant se dio cuenta de que no encontraba la ropa que realmente quería ofrecer a su clientela. Fue entonces cuando decidió realizar sus propios diseños. La diseñadora se inspiró en la gente joven y adolescente, con prototipos sencillos y coloridos que rompían por completo con la austeridad de la época.

En 1965, la londinense conseguiría el reconocimiento internacional de la industria de la moda gracias a la utilización de un trozo de tela de 34 cm. La popular minifalda (cuya patente se discute con el modisto francés Courrèges), se convirtió en un símbolo de libertad y provocación para las generaciones más jóvenes de todas las clases sociales.

En 1970, la diseñadora que declaró la guerra al buen gusto y defendió que «en lo vulgar estaba la vida», lanzó su propia línea de accesorios, maquillaje y ropa con elementos tan rompedores como los pantalones de campana, vestidos cortos, mallas de colores, shorts, tops calados, botas por encima de la rodilla, maxifaldas, impermeables de colores y hasta corbatas masculinas. Sin duda, una fiel representación de la moda británica del swinging London, que se ejemplificaba a la perfección en la modelo británica Twiggy, que fue la musa de Quant durante muchos años.

Aunque su modelo de negocio se basó siempre en ropa de calidad a un precio accesible, con la intención de confeccionar prendas que rompieran barreras económicas y pudieran estar en el mayor número de armarios posibles, fue gracias a su línea de cosméticos con la que Quant ganó cantidades ingentes de dinero durante los años 60, con sus estridentes delineadores planteados y pintauñas azules.

La margarita fue el símbolo con el que se identificaba al estilo sencillo y colorista de la londinense, que se convirtió en la representante de la moda informal y juvenil de la época, con modelos que se distribuían a escala industrial.

Retirada de la moda desde el año 2000 y residente en Londres, se calcula que más de siete millones de mujeres en todo el mundo conservan en el armario una prenda de la diseñadora, una cifra que da cuenta de la relevancia de su trabajo.

¿Conocías a Mary Quant?

Relacionado