Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

María Llinares, “para mí la moda es una extensión de tu personalidad”

María Llinares durante un viaje a Nueva York mostrando un atrevido look
María Llinares, Nueva York

Con su marca María Lunares, la diseñadora alcoyana María Llinares Torregrosa, ha conseguido llegar a Milán y estudiar el master de sus sueños a sus 24 años.

Milano le ha mostrado nuevos mundos y ha podido contemplar que significado y que valor tiene el diseño en otros lugares del mundo, especialmente en una de las capitales de la moda por excelencia.

Además, nos cuenta la estrecha relación que tiene con el arte; para ella estas dos especialidades comparten infinitas cualidades: “la moda es otra forma de hacer arte”.

¿Cómo ha sido su recorrido desde que empezó hasta este momento?

Estudié diseño de moda en Madrid y luego presenté mi TFG para el showroom Ego de Cibeles de jóvenes diseñadores. Esa fue la primera presentación que hice de mi marca, María Lunares.

Después me fui a Londres unos meses a estudiar un curso de dirección de Creative Director and Stylish en el London College of Fashion Studies. Fue una experiencia brutal, Londres es una ciudad súper cosmopolita, con una cultura y un arte muy contemporáneo. Fue muy enriquecedor, ya no solo por el London College, que es muy buena universidad, si no que la propia ciudad en si te puede aportar muchísimo. Yo venía de Madrid que para mí era lo más, pero la verdad que la experiencia en Londres casi lo superó, fue increíble.

Luego estuve trabajando de todo: di clases de pintura, trabajé en rodajes para anuncios, he trabajado de estilista… pero con el tema de la Covid-19 se me paralizó todo y estuve trabajando en una librería durante todo el verano. En 2020 me dieron una beca para irme a estudiar a NABA (Nuova Accademia di Belle Arti) en Milano, el máster de Fashion and textile design y la verdad es que es una pasada. Yo venía de Madrid pensando que era la capital del diseño de España, pero allí me he dado cuenta de las 3 importantes vertientes que existen: por un lado España, que tiene mucho potencial y mucho que ofrecer, pero de alguna manera no veo un gran avance; luego está Londres, muy moderno, cosmopolita y atrevido; y por último Italia, que tiene muchísima tradición en sus estilismos, a través de marcas como Gucci o Prada, que tienen una gran tradición y calidad. Hasta que no llegué a Milán no me di cuenta de lo que la gente valoraba el diseño allí, en España es diferente, solo lo valoramos a la hora de ir a un evento especial como una boda o un bautizo.

Primera presentación de la marca María Lunares en el showroom Ego 2019
Presentación de María Lunares en el showroom Ego 2019

¿Por qué decidió apostar por la moda?

Bueno, además de moda también estudio historia del arte a distancia por la UNED. Aunque voy haciendo pocas asignaturas al año, es algo que siempre he querido hacer. Para mí el arte lo es todo, no podría vivir sin él. Durante un mal momento de mi vida decidí meterme y fue como una válvula de escape, empezar a estudiar algo que siempre había querido. Para mí el arte y la moda tienen mucha relación. La moda es arte, es arte en dos sentidos: primero porque lo que conocemos de la historia son obras de arte (pinturas rupestres, relieves, textos…) a partir de ahí hemos creado la sociedad, es decir, a partir del arte hemos ido conociendo antiguas civilizaciones y hemos creado nuestra sociedad. Al final con la moda también podemos conocer la sociedad, la historia de cada momento. Por ejemplo, conocer cuando apareció la minifalda y porque apareció en su momento y no en otro es muy interesante. Por otro lado, para mí la moda es una expresión, yo cada día me divierto vistiéndome, depende del día me visto de una u otra manera, es una extensión de tu personalidad, puedes expresar mucho con ella, es tu propia obra de arte.

Vemos que encuentra el arte muy relacionado con el diseño y parece que no podría contemplar el uno sin el otro, ¿Qué es realmente lo que le transmite el arte?, ¿lo prefiere antes que la moda?

Bueno, en el colegio y el instituto siempre he estudiado historia del arte. Tenía el museo del Prado como la mejor pinacoteca del mundo, pero nunca había ido. Fui a Madrid con mi madre para hacer la prueba de acceso a la universidad y lo visité por primera vez. Cuando llegamos yo estaba fascinada, el ambiente, el olor, la multitud de gente en silencio… no podría explicar la sensación. Llegamos al cuadro del Jardín de las delicias, me puse en frente, lo miré y me entró una sensación de paz y a la vez de nerviosismo…no sé lo que fue, pero se me juntaron muchas emociones, me sentí sola en medio de toda aquella multitud. Fue una sensación impresionante. Ese es un poco mi sentimiento hacia el arte.

Por otro lado, creo que tenemos el arte y la moda para eruditos o gente que sabe mucho, pero es para todo el mundo, para gente de la calle. Cuando pasas por un sitio que te hace sentir cualquier cosa, aunque sea asco, miedo…eso es lo que quiere el arte, quiere hacerte sentir algo. A veces incluso puede ser un sentimiento de rechazo y puedes pensar “dios mío qué feo es esto”; pues para mí la moda es igual, puedes ver un sombrero enorme y que no te guste nada…al final es otra forma de hacer arte en la que cualquiera puede participar.

La industria textil va de la mano con el mundo de la moda y es evidente que arrastra algunos problemas a la hora de la fabricación de prendas, los protocolos de contaminación etc., ¿Cuál es su opinión al respecto?

Amo la moda y la odio al mismo tiempo; a pesar de significar tanto para mí, odio la industria de la moda porque es una de las más contaminantes del mundo.

No consumimos con conciencia y tampoco fabricamos con conciencia. Creo que gran parte de culpa la tienen las empresas, nos han creado una necesidad de consumo masivo. De alguna manera, si no tuviéramos esa gran oferta, probablemente no se crearía esa necesidad de consumo. Las grandes empresas nos llevan por el camino que quieren…esa es la parte que no me gusta de esto. Yo no estoy a favor de producir en india a 2€ y venir aquí y venderla por más del doble…eso no es moda para mí, para mí la moda es coger un abrigo de tu abuela y divertirte tiñéndolo y comprarte una prenda de calidad y ponerte ambos porque así vas guapísima para una boda.

Así que odio esa parte de la moda, ese super consumismo que existe y la contaminación que va ligado a ello.

Creo que los diseñadores somos muy importantes para poder cambiar esto, somos la luz al final del túnel, quizá yo pueda aportar un granito de arena para cambiar este problema.

Tampoco me gusta que la moda se relacione con algo súper fatuo, algo de la élite. Como si solo pudieras hacer moda con dinero. Obviamente necesitas comprar tejidos, gastar tiempo…pero para mí la moda no es ir a la última, no es algo elitista, sino algo mucho más simple y del día a día.

Hablemos de sus referentes, ¿Quiénes son?, ¿en qué se inspira para crear sus prendas?

Todo me inspira. Yo tengo los sentidos súper desarrollados, por ejemplo, para mí la primavera tiene un olor que me encanta, me entra algo por dentro y me inspira. Cualquier cosa me puede inspirar, mi ojo va haciendo radiografías a todo lo que ve. Entonces puedo decir que todo me inspira y al mismo tiempo nada, porque no tengo un referente al que idolatre o quizá no lo he encontrado todavía.

Tengo muchas referencias, pero considero que van por periodos; por ejemplo, ahora en cuanto a diseñadores Jacquemus es uno de mis referentes, Moisés Nieto, Juan Vidal…y marcas como Prada, Gucci o Balenciaga en sus inicios, me encantan. Pero realmente no tengo ningún referente fijo, va cambiando con mi estado. Y en general me inspira cualquier cosa como he dicho.

Finalmente, y tras el camino que lleva trabajado hasta ahora, ¿cuáles son sus planes de futuro?

Como ya he dicho presenté mi TFG al showroom de Mercedes Benz de EGO y me lo aceptaron. Después realicé una primera colección. Registré mi marca en 2018 e intenté hacer pequeños proyectos. Ahora con la Covid-19 tengo todo muy parado, pero en Milán me gustaría dar una vuelta de tuerca. Nunca he sabido qué hacer con mi vida; sabía que quería ser diseñadora, pero no sabía en qué sentido o cómo hacerlo. EGO me sirvió para darme cuenta de que no quiero quemarme, no quiero crear mi marca mañana, porque solo tengo 24 años y aún tengo que aprender muchísimo. Quizá algún día María Lunares vuelva, no lo sé. Aunque primero me gustaría trabajar para alguien grande y después quizá seguir con mi marca.

Relacionado