Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Manada Showroom: emprendedores unidxs

Desde un showroom vintage en San Telmo, Aracelli Median y Jazmín Cofone comenzaron hace unos años en el ‘Showroom del Señor Alberto’, hoy ya con 30 marcas en Manada Showroom se convirtieron en un boom en pleno Palermo Soho. 

Facebook: Manada Showroom

¿Cómo parte Manada Showroom?

Yo y mi socia Aracelli (Medina) a quien conozco hace tres años, teníamos un showroom vintage con un poco de diseño independiente en San Telmo que no estaba a nuestra decisión lo que pasaba dentro, dijimos basta y decidimos hacer nuestra propia versión de showroom con más diseño con un toque de vintage. 

La primera versión de Manada parte en un departamento de dos ambientes, cómodo pero que no dejaba de ser un departamento. Funcionó y demasiado bien para el lugar, tanto que tuvimos problemas con los vecinos lo que provocó buscar un nuevo lugar.

Encontramos, el lugar donde estamos hoy (Soler 5060, Palermo) que nos permitió duplicar las marcas de diseño que teníamos antes. Ahora somos 30.

¿Cómo se conocen con Aracelli?

Conocía la marca de Aracelli (Las Martas Vintage) hace bastante tiempo y un día la invité al showroom de San Telmo, empezamos de a poco a trabajar juntas y nos llevamos muy bien, somos complementarias, nos entendemos una a la otra. Ellas es más estructurada y un cable a tierra y yo soy más dispersa. Si no fuera por ella no hubiéramos llegado a dónde estamos ahora, yo era más pesimista en ese sentido, me preocupaba mucho de “lo que iría a pasar”.

Facebook: Manada Showroom

¿Por qué Manada?

Acá se arma una red de sostén emocional y con el nombre quisimos reflejar que somos muchos trabajando detrás del showroom. En una manada se cuidan entre todos, además atendemos entre todos. Y quienes están recién empezando con su marca se ayudan con los que ya llevan quizás 10 años de vida.

¿Cómo llegaron las marcas?

Antes de todo esto realizaba una feria de diseño y siempre estuve en contacto con emprendedores, tanto como organizadora y como asistente a ferias y muestras.

Un día abrí la convocatoria y me fueron hablando. Por ejemplo @airemolino es una de las últimas marcas que se sumó y fue Magali (Nuez) quien se animó a hablarnos para participar del showroom y yo jamás hubiera pensado en escribirle imaginando que no iba a decir que si. 

¿Qué importancia tiene la colaboración entre ustedes para que Manada funcione?

Es clave. Somos 30 emprendimientos y necesitamos de cada uno de ellos para que avance, tanto en el funcionamiento del lugar en sí, por ejemplo en la caja, en los probadores, en la atención al cliente, etc. y también en soporte para cada marca.

¿Qué más ofrece Manada Showroom?

Estamos tratando de hacer talleres. Hubo hace poco un taller de calzado pero que ya no se realiza y tenemos pensado en armar algo más. También hacemos ferias en nuestro patio, de vintage y de emprendedores de diseño. Pero actualmente con Aracelli hemos querido enfocarnos en nuestros propios proyectos porque no queremos dejar nuestras marcas atrás.

¿Qué importancia e impacto tienen las redes sociales para ustedes?

Instagram es lo que me viene dando de comer y a Manada también y lo que a todos nos funciona. Nosotras somos muy exigentes en eso porque sabemos que es importante. Le pedimos a los emprendedores que nos manden fotos para ir subiendo, pero si tomasn una foto así sin pensarlo no la vamos a subir, porque hay una curaduría que respetamos. Además estamos conscientes que si mandás una foto así no más, eso no le va a servir al emprendedor y a nosotros tampoco.

Las redes más Instagram que Facebook nos convirtieron en un fenómenos, así nos han dicho algunas personas. En un año logramos triplicando en seguidores y eso refleja nuestro trabajo.

Facebook: Manada Showroom

¿Qué opinas del FAST FASHION?

No voy a ser una hipócrita y decir que no la consumo porque sería una farsa, tengo remeras de Zara y zapatillas Nike. Pero soy diseñadora en mi marca (Abrakadabra) y estoy consciente de eso, me preocupo de que quienes fabrican reciban un pago por el trabajo que hacen, donde el 25% del valor de mis prendas se va a la tallerista que lo hizo. 

Incluso a veces me tengo que poner en modo docente y explicarle a los consumidores por qué una camisa vale mil quinientos pesos con un emprendedor y en Levi’s vale lo mismo y ellos le pagaron poco o nada a quien hizo ese producto. Entonces, fijate en lo que estás apoyando. Todo consumo es una decisión política y me gustaría enseñarle a la gente a saber lo que están comprando, es difícil, pero siento que hay una siembra de consumo responsable en nuevas generaciones.

¿Qué consejo le darías a esos diseñadores que están empezando a emprender?

Que hagan un Instagram con buenas fotos, ahora en la era milenial es lo más importante. 

Paciencia porque a veces que hay cosas que no salen además que siempre están cambiando las reglas del juego. Disciplina y estar atento a lo que haces para ir mejorando. 

Y por último saber a quién le estás vendiendo, a mi me costó mucho entenderlo porque siempre que diseño lo hago para mi misma, hago lo que yo usaría, pero después me di cuenta que represento un montón de personas, pero para un arquetipo que tengo en común. Saber quién es tu cliente hace que pienses en enfocarte. La identidad de la marca hace que se te acerquen las personas adecuadas.

Relacionado