Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

MACACO “CIVILIZADO COMO LOS ANIMALES”

REVISTA OCCIDENTAL 1

El nuevo trabajo de Macaco contará con la colaboración de artistasinternacionales como Niño de Elche, Bego Salazar, Raúl Refree, Monsieur Periné

Nach, Silvia Pérez Cruz, Juanito Makandé, Antonio Carmona, Estopa, El Kanka, El Canijo de Jerez, Mr Kilombo, Oscar Jaenada, Miss Bolivia o Visitante entre otros.

En palabras del propio Macaco: “Blue (Diminuto planeta azul)” es una canción inspirada en el científico Carl Sagan y la foto más lejana del planeta tierra. Está también inspirada en unos de los grandes de la música hispanolatina: Jorge Drexler, una gran influencia para mi y alguien a quien admiro y que se sumó con su voz para interpretar esta canción. El mensaje es claro, aunque la cancion está llena de metáforas, y es que el ser humano tenemos una tendencia muy grande a estar siempre mirándonos el ombligo y nos cuesta mucho mirarnos con perspectiva desde la lejanía. Y somos eso, un suspiro en el Universo. Ha sido un honor que la introduccion de la canción sea narrada por un gran maestro y alguien a quien admiro desde pequeñito que es el maestro Joan Manuel Serrat, un gran representante de la música del mundo y la música mediterránea. La canción armónica y melódicamente tiene pocos elementos pero bien colocados, acompañada de ese juego de mandolas mediterraneas en la intro para enfatizar esos colores azules. “Blue” es una canción que habla del amor a lo diminuto, de todas esas cosas pequeñitas en las que nosotros estamos incluidos pero que muchas veces son tapadas por nuestro ego”.

Macaco está de vuelta. Este 24 de mayo es el estreno de su octavo álbum. Se llamará Civilizado como los animales y será el proyecto más internacional del artista barcelonés, repleto de colaboraciones de lujo que llegan de ambos lados del Atlántico. De Serrat a Visitante, de Jorge Drexler a El Niño de Elche, de Estopa a Miss Bolivia o Monsieur Periné: calidad suprema en los featurings de un trabajo que recupera al Macaco de alegría más desbordante y contagiosa.

No es una alegría casual: Macaco llega a Civilizado como los animales impulsado por el éxito de Historias tattooadas, el disco con el que irrumpió en 2015 de la mano de Sony Music, un trabajo también universal pero más íntimo que el que ahora entrega. El enorme impacto de popularidad en España y Latinoamérica, avalado por hits como Coincidir, que ya ha superado los 120 millones de views en YouTube, ponen al artista y a su talento en la línea de salida de este Civilizado como los animalesrebosante de optimismo.

El álbum es el fruto de dos años de trabajo, un proyecto construido con coproductores de diferentes países del que en febrero ya tuvo un delicioso adelanto, una incitación al baile y a sacudirse las tristezas a golpe de cadera titulada Bailo la pena. Con una producción afilada y orgánica, en la que Macaco y su equipo comparten labores de producción con Rafa Arcaute (Calle 13, Aterciopelados, Residente, Calamaro, Juanes…)

Si Bailo la pena destila positivismo 100% Macaco, otro tanto se puede decir de temas como Somos la fiesta, convertido en himno coral con la participación de Juanito Makandé, Antonio Carmona, Estopa, El Kanka, El Canijo de Jerez, Mr Kilombo y Oscar Jaenada. O de Lo quiero todo, un amor a ritmo de reggae; o las que comparte con tantos y tan buenos artistas: El Niño de Elche, Bego Salazar y Raúl Refree (De serie), Jorge Drexler y Joan Manuel Serrat (Blue, diminuto Planeta Azul), Monsieur Periné (Lengua de signos), Nach, El Niño de Elche, Jose Luis Algar e Inma Cuesta (Las ovejas negras), Silvia Pérez Cruz (Quédate), Miss Bolivia (Agárrate) y Visitante (Mamma).

Después de girar por España y América durante los últimos años, la experiencia se plasma en un álbum global, donde lo latino marida con el reggae o con el dub. Es la multiculturalidad que caracteriza al cantante y compositor barcelonés, un músico surgido de la calle que hace de la universalidad su sello personal.

Porque los sonidos de los más diversos puntos del globo y la fusión de rumba, reggae, funk y electrónica están presentes en Macaco desde debut en 1998 con El mono en el ojo del tigre. Tras publicar otros trabajos como Rumbo submarino o Ingravitto, su popularidad se disparó con Puerto Presente (2009), número 1 y disco de platino en España, con el que ganó los premios Ondas, de la Música, 40 Principales y Rolling Stone. Su primer single, Moving, batió todos los récords en España y fue nominada en los Grammy Latinos y en los MTV Europe Music Awards.

Macaco repitió Premio de la Música y logró el disco de oro con su siguiente trabajo, El vecindario (2010), una fotografía de la internacionalidad de su música. El murmullo del fuego (2012) sería su último trabajo antes de Historias tattooadas, una discografía desarrollada mientras Macaco no paraba de actuar.

Es un bagaje que se plasma en un disco tan versátil como este Civilizado como los animales, con el que regresa en 2019 para entregar su proyecto más emotivo e internacional.

El formato físico de “Civilizado como los animales” y su libreto están fabricados en papel reciclado 100% e impresos con tintas libres de cobalto

Envuelto en un sobre reutilizable que evita la dinámica que provocan los plásticos de un solo uso.

Tracklisting “Civilizado como los animales”:

1.- Civilizado como los animales (Intro)

2.- De serie. Feat. El Niño de Elche, Bego Salazar, Raúl Refree

3.- Blue (Diminuto planeta azul). Feat. Jorge Drexler, J M Serrat

4.- No nos pararán

5.- Lenguas de signos. Feat. Monsieur Periné

6.- Bailó la pena

7.- Lo quiero todo

8.- Las ovejas negras. Feat. Nach, El Niño de Elche, Jose Luis Algar, Inma Cuesta

9.- Quédate. Feat. Silvia Pérez Cruz

10.- Somos la fiesta. Feat. Juanito Makandé, Antonio Carmona, Estopa, El Kanka, El Canijo de Jerez, Mr Kilombo, Oscar Jaenada

11.- Agárrate. Feat. Miss Bolivia

12.- Mamma. Feat. Visitante

13.- Valientes

Civilizado como los animales por Miguel Amorós:

En música, al igual que ocurre en otras artes, cuando te plantas ante una nueva obra poco importa que hayas vendido previamente decenas de miles de discos, que hayas tocado antes miles y miles de personas y que acumules una cifra sorprendente de “likes”. Cuando te enfrentas al papel en blanco, cuando afrontas una nueva composición, la mejor solución siempre es ser sincero con uno mismo o, incluso algo más importante, ser honesto al máximo. Si se actúa así, la creatividad se acabará disparando. Que sea como aquel dicho que se atribuye a Picasso: “cuando llegue la inspiración, que te pille trabajando”.

Así ha actuado Dani Macaco durante los dos años que ha estado trabajando en este nuevo disco. El fruto de todo ello han sido trece canciones –aunque, en realidad, fueron veinticinco las que surgieron durante el proceso– que suponen mucho más que un paso al frente. Sus nuevas canciones son mayúsculas, capaces de hacernos reflexionar con sus textos. Canciones que querrás escuchar tanto cuando estés tranquilo/a en casa, en compañía o no, pero también cuando vayas a salir a comerte el mundo.

Manteniendo su voz y sus inflexiones vocales, verdadera marca registrada de su estilo, su música de aires mediterráneos y marineros, esa combinación entre rumba y reggae que siempre ha estado en su ADN, ha ido todavía un paso más allá. Dani es una mente inquieta, amante de los riesgos y el compromiso, de ahí que no haya dudado en explorar, investigar y enfrentarse musicalmente a nuevos retos: hacer sonar una mandola a ritmo de dub, combinar una caja de ritmos 808 con palmas de tangos flamencos, unir coros de procesión a percusiones de todo tipo, o incluso grabar dentro de un armario para conseguir que todo suene más cercano que nunca.

Todo esto y mucho más en lo que nos encontramos en “Civilizado como los animales”, el nuevo trabajo del artista catalán. Por cierto, el título toma su inspiración de la canción “El progreso”, uno de los clásicos del cantautor brasileño Roberto Carlos, pieza que fue prohibida por la dictadura militar argentina del general Videla y que se convirtió en uno de los primeros himnos ecologistas de la historia.

Aunque, antes de hablar de los temas, debemos destacar dos factores muy importantes. El primero es que Macaco tenía en mente el trabajar con diferentes productores para que aportasen una visión diferente a sus composiciones. De ahí que nos encontremos con Rafa Arcaute (Calle 13, Residente, Aterciopelados…) y Raül ‘Fernández’ Refree (Lee Ranaldo, Kiko Veneno, Rosalía…) en los créditos. Aunque el grueso de la producción y el gran elemento diferenciador ha sido compartir la co-producción del álbum con Tirtha Rundquist, su guitarra durante estos últimos años y ex miembro años atrás de los fugaces Undrop. Juntos han conseguido una complicidad única y han llevado la música de Macaco un paso más allá de lo que nos tenía acostumbrados.

El segundo es el gran número de colaboradores que se han sumado a compartir esta aventura musical con Dani Macaco: desde Niño de Elche a Visitante (Calle13, Trending Topics), pasando por Bego Salazar (Las Migas), Jorge Drexler, Monsieur Periné, Nach, Juanito Makandé, Antonio Carmona, Estopa, El Kanka, El Canijo de Jerez, Mr. Kilombo, Silvia Pérez Cruz o Miss Bolivia, además de Antonio Escohotado, Joan Manuel Serrat, Inma Cuesta, José Luís Algar y Oscar Jaenada, quienes leen diferentes textos que imprimen carácter a las canciones.

Apenas abrirse el disco, en la intro homónima, escuchamos palmas, percusiones programadas, mandolas y guitarras con fondo reggae, que nos ofrece una pequeña muestra del universo musical que nos espera. Todo ello adorna un sugerente texto que, con esa voz profunda que le caracteriza, lee el pensador, profesor y escritor Antonio Escohotado. A partir de ahí nos sumergiremos en un disco que, fundamentalmente, toma tres caminos distintos.

Por un lado descubrimos al Macaco más alternativo, más experimental.

Por otro al más cantautor, con esas pequeñas canciones que después el público convertirá en enormes.

Y como no, en tercer lugar, nos encontraremos frente al Macaco creador de himnos que todos podremos corear en cada uno de sus directos.

No vamos a descubrir todas, pero sí algunas de sus joyas.

Dentro de su cara más arriesgada, tenemos

“De Serie”: O como combinar una guitarra a lo Marley, con palmas y una caja de ritmos dub. Además con el brillo que le da el cante de Niño de Elche junto al contrapunto salvaje de Bego Salazar y ese nuevo sello de identidad “macaco” con la mandola. ¡Ah! y mucho groove. “Viviendo en serie, dime con qué número te van a marcar”. Un canto en contra de la alienación.

“Ovejas Negras”. “Soy el orgullo de mi abuela que es la vergüenza de mi familia”, lee de forma sentida Inma Cuesta. Ahí están esos cantos morunos y esas contundentes percusiones. Excepcional combinación entre la voz cálida de Dani, el canto dolido de Niño de Elche y el rapeo crudo del poeta Nach. “Ayer inocentes cumpliendo condena, hoy la libertad obscena del valiente” rapea Nach, recordando quizás a los que por cantar pueden ser juzgados. José Luis Algar cierra el tema con un texto que dice “Bailáis si nosotros tocamos” y que encierra una venganza dulce, la venganza del arte.

“Agárrate”. Bases dub con graves gordos combinadas con cuerdas y mandolas. La argentina Miss Bolivia en ebullición rapeando sin límites: “¿Por qué callar si nací gritando?”.

“Mamma”. Tema que cabalga a través de una vibrante guitarra de aires gnawa que te eleva sin remisión, adornos de teclados y programaciones de Visitante y letra dedicada a las madres guerreras: “El hombro donde se derrumba la gravedad”.

En la versión más relajada de Macaco, nos encontraremos con tremendas perlas como:

“Blue (Diminuto planeta azul)”. Delicadeza musical a la que nos introduce Serrat: “Este es nuestro pequeño escenario”. Preciosos arreglos de cuerda para embellecer si cabe más ese dueto entre el gran doctor de las palabras y melodías que es Jorge Drexler y Macaco que canta muy de cerca para declarar su amor por lo “diminuto”. “Las estrellas dicen que nosotros somos los fugaces”.

“Lenguas de signos”. Otro tema pequeño, acústico, arpegiado con unos acordes muy de flamenco y rumba. Dani canta de forma íntima en un tema especialmente indicado para combinarlo con las caricias vocales de Catalina García y el ronroco de Santiago Sarabia (ambos de Monsieur Periné), en un texto poético y apasionado.

“Quédate”. Difícil no emocionarse cuando aparece la voz de Silvia Pérez Cruz, que siempre llena “cualquier hueco vacío” y lo inunda de sentimiento y pasión. Reggae suave adornado por mantos de mandolas que te transportan a Italia o Grecia. Dani ha conseguido lo más difícil, que sus voces, a veces susurradas, suenen armoniosas sin que Silvia despegue los pies de tierra y así para poder elevarse juntos. Quizás porque justo la preciosa letra repite: “Quédate conmigo”. Exquisito regalo de canción.

Y en el Macaco más reconocible, imposible no nombrar:

“Somos la fiesta”. En una escena del documental “Jaco” que produjo Robert Trujillo (Metallica), buen amigo de Dani, alguien le pregunta al mítico bajista, ¿dónde está la fiesta? a lo que él responde, nosotros somos la fiesta. Ese fue el origen del título de está canción y el leitmotiv de invitar a un buen puñado de amigos con los que cualquiera nos iríamos de juerga. Oscar Jaenada es el que suelta la provocadora frase en la intro con un fondo que suena como aquellas bandas sonoras que Ennio Morricone hizo para Sergio Leone. Después una rumba chispeante deja que Juanito Makandé, Antonio Carmona, Estopa, El Kanka, El Canijo de Jerez y Mr Kilombo nos inviten a sumarnos a esa fiesta musical, que sin duda explotará en directo. ¡Ah! y además podemos jugar a reconocer lo que dice cada uno de ellos.

Y aún quedan “Lo quiero todo” (refrescante reggae sobre la aceptación del amor, que no conformismo), “No nos pararán” (una oda al movimiento que anima a revolverse en todos los sentidos), “Bailo la pena” (¿quieren ponerse las pilas de buena mañana?) y “Valientes” (sin saberlo todos los somos o podemos serlo), pero mejor lo dejamos aquí y que ustedes acaben de descubrir sus secretos.

Como dice Macaco en una de sus canciones: “el punto de vista lo pones tú”.

Miguel Amorós

Relacionado