Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Los tenis de lujo y los de fast fashion ya se ven iguales ¿cuáles debes comprar?

A menos que seas un sneakerhead, tal vez no necesitas gastar tanto para tener los tenis que todo el mundo está usando.

Es difícil distinguir entre los tenis de lujo (o sea, caros) y la moda rápida (que encuentras en marcas de moda masiva, como Zara), generalmente, solo hay pequeños detalles escondidos en alguna parte del zapato que te indican que la etiqueta de un par tiene unos cuantos ceros más que la de otro, y eso permite que puedas subirte a una tendencia sin quemar tu presupuesto del mes, o gastarte lo de la renta, pero también hace que comprar unos tenis caros ya no tenga mucho sentido, a menos que seas un mega fan.

Oscar Wilde solía decir que la imitación es el mejor tributo (así es como los estudiantes aprenden, copiando a los maestros), y eso la moda se lo toma muy en serio, pero, hay casos en los que esa imitación es una copia descarada y se ve exactamente igual a la original, o a veces mejor, con la excepción de unos cuántos detalles que mantienes las demandas por derechos de autor alejadas.

Esta situación, en especial al hablar de tenis, es buena y mala, por un lado, significa que hay opciones más accesibles para verte bien sin tener que hacer una gran inversión, pero, por el otro las marcas ven sus diseños originales copiados por todo el mundo y, si eres de los que si hizo la inversión, probablemente te va a dar un poco de coraje ve a alguien con unos tenis iguales a los tuyos, pero con un precio mucho más razonable.

A los grandes diseñadores esa situación probablemente los tiene sin cuidado (quien compra unos zapatos Louis Vuitton probablemente no se va a comprar la copia nunca, y es igual cuando la situación es al revés) pero, como consumidor, esto te abre muchas puertas y te da la posibilidad de tener muchas más opciones que no tendrías sin las tiendas de fast fashion.

Pero, si todo se ve igual ¿qué es lo que deberías comprar? La respuesta depende de ti, de tu presupuesto y de que tan fanático eres de los tenis.

En la era de las copias de Supreme, la moda instantánea y las “copias” que hasta se ven mejores que las originales, el tema de comprar productos de lujo está cambiando. Hoy en día, los tenis son un símbolo de estatus y creatividad (los hombres más exitosos de Silicon Valley lo confirman, los llevan a todos lados), todo el mundo quiere tener el modelo más nuevo, la colaboración más exclusiva y el par que está generando conversación, y esos no necesariamente son los tenis más caros.

En el mundo de los tenis, las copias siempre han existido, una marca saca un modelo y al otro día todos los demás tienen una versión (como pasó con los Chuck Taylor de Converse, los Slip On de Vans o los tenis Yeezy), las marcas toman una forma y la transforman, hacen pequeños cambios que se ajusten a lo que su propio público quiere, y es por eso que la mayoría se ven muy parecidos, así que este es un sector en el que copiar no es necesariamente malo.

Al final las opciones existen y tu debes decidir si quieres unos adidas Stan Smith, unos Golden Goose, unos Common Projects Achilles Low o una copia por la que no vas a tener que pagar cientos de dólares.

Elegir cuales comprar depende de algunos factores. Si estás haciendo el compromiso de ahorrar, tal vez quieras comprar un par de una marca de fast fashion (como Zara, H&M y el resto de las marcas similares), pero, si quieres ser más consciente con el medio ambiente, el fast fashion no es el camino (es de las industrias que más contaminan) y hacer la inversión en unos tenis clásicos, en especial si los usas hasta que se rompen, es una buena idea.

El tema más importante es que, la moda actual se mueve muy rápido, hay nuevas tendencias cada temporada y los tenis que te encantan hoy pueden no gustarte mañana (los tenis feos de Gucci no se van a ver cool por siempre) y, una vez que la tendencia es identificada, todos se suman y lanzan su propia versión, así que no necesitas ahorrar durante meses para poder comprar algo que, a la siguiente temporada, ya nadie va a estar usando.

Balenciaga y Zara sacaron los mismos tenis en forma de calcetín, y lo mismo pasa con miles de marcas, así que, a menos que seas un sneakerhead, o tengas un presupuesto ilimitado, las opciones de fast fashion son algo que debes considerar.

Esto no quiere decir que comprar piratería este justificado, eso nunca es aceptable.



Relacionado