Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

¡Los Blogs Nadie los Ve!

Hace una semana, mi amor, estaba conversando y quiso contar las cosas que hacía. En consecuencia, mencionó mi blog.

Me pareció curioso lo que me contó en términos de secreto. Se acercó y me susurro casi al oído: -mira, ellos dicen que los blogs nadie los ve.

-Es cierto, le dije.

Él me miró con asombro, casi mudo, cambió inmediatamente de cara y se incorporó a otras discusiones. Siento que estábamos en medio de gente muy importante que habla de cosas muy importantes y el comentario lo dejó atónito.

Tal vez, sintió que yo perdía el tiempo con está actividad. Es casi obvia esta reacción, estábamos con gente muy importante que conoce los medios, saben lo que gusta al común y lo que se vende.

Intentando encontrar la palabra justa para defender la emoción y el sentimiento que es mi fuente de inspiración, me quede pensando por días; después de mi debate interno, comprendí que es simple hacía donde focalizar mi postura. En realidad, se trata de ir a la base, a la esencia.

La cosa es que es cierto, son cada vez menos los lectores. Llevo años escribiendo en blogs, compartiendo mis reflexiones y creaciones. Aunque todo se haya transformado no me asombra el cambio.

Antes, se compartía en las redes un post y la gente caía a visitar el espacio, leer y hacer una que otra crítica. Era interesante que una entrada tuviese a la época 500 visitas. Actualmente, si tengo suerte puedo alcanzar como máximo 25 visitas.

Los tiempos de popularidad de los blogs finalizaron. A veces, algunos sueñan que pagando o super diseñando un espacio van a lograr tener más visitantes. Quizá funcione para algunos. Igual, todo depende de lo que se propone.

Lo complejo para el apasionado de la escritura es que todo esta controlado y la información esta enfocada a la minimización. Los discursos son dirigidos y ajustados a necesidades particulares que tienen filtros de control o interés.

La escritura y la lectura son artes simples. La simpleza ha pasado de moda en un mundo moderno, materialista y mecanizado.

El ensamble de la palabra puede generar emociones y las emociones han dejado de ser naturales en un mundo donde todo el que quiera pertenecer debe aparentar.

Hoy en día, necesitamos todo hecho para devorarlo fácilmente. Por eso, preferimos un vídeo, un podcast, una imagen, una película; en resumen, todo audiovisual y consumible.

Las redes sociales son fantásticas por eso, puesto que, atrapan un mensaje en una frase, una foto o un vídeo. Son excelentes para distraer.

Pero hay quienes necesitamos narrar historias y no siempre tenemos público que las escuche, así que, las escribimos. Sin artilugios, sin condiciones, sin ediciones especializadas. Compartimos nuestro arte y con una sola persona que lo lea sentimos que es suficiente para darle vida a estos espacios.

Escuchar que nadie lee los blogs, no es una novedad, tenemos estadísticas precisas. Pero, nadie significa cero y eso es casi imposible. Como mínimo tenemos una visita. Porque lee quién gusta de leer.

Finalmente, la mayoría de bloggers escribimos porque nos gusta, compartimos porque es el principio de los narradores y escritores.

Acerca del punto de partida de esta reflexión, puedo decir que lo que más me gusta, es saber el tipo de público que logramos tocar porque usualmente es gente como nosotros, gente pasada de moda. Gente que toca los libros y los devora en sus lecturas profundas imaginando el desarrollo de los relatos en su abundante imaginario. Gente que escribe y lee porque es un arte, una pasión.

Relacionado