Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Los 6 tipos de procastinadores

La procastinación consiste en aplazar el cumplimiento de una obligación o el desarrollo de una acción. Cuando dicha actitud se vuelve habitual, la procastinación se convierte en un trastorno del comportamiento que puede llegar a requerir atención psicológica.

Las personas pueden procrastinar sus tareas en diferentes ámbitos. En el caso de un niño, la procastinación puede aparecer cuando decide quedarse frente a la computadora o al televisor en lugar de completar la tarea escolar que debe entregar, por citar una posibilidad. El pequeño no asume la responsabilidad, sino que la aplaza y reemplaza la realización de los deberes por otra actividad.

A continuación se enuncian los

Por Evitación:

Se evita el inicio o fin de las tareas por miedo al fracaso, a hacerlas mal o no cumplir las expectativas.

Con baja autoestima:

Aquellos que perciben como desagradable la tarea y la postergan para hacer algo que les agrada. Estos generalmente tiene poca autoestima.

En busca de un incentivo:

Cuando se demora una labor hasta último momento, y no queda más remedio que realizarla.

Por indecisión:

Es característico de las personas fluctuantes que intentan realizar la tarea pero pierden tiempo en pensar la mejor manera de hacerlo, sin llegar a tomar una decisión.

Que no consiguen estructurar el tiempo:

Su lema es “hay tiempo de sobra” y sobrestima el tiempo que le queda para realizar una tarea o subestiman el tiempo necesario para realizarla. Su excesiva autoconfianza, y una sensación de control, hacen que posponga la labor. Va desde la baja autoestima a la excesiva autoconfianza. Al acercarse el plazo de entrega nos damos cuenta de que no seremos capaces de cumplir con la tarea que se nos ha asignado.

En busca de placer:

Hay quienes disfrutan gestando ideas, pero que no pueden terminarlas porque enseguida se distraen generando otra: así un montón de tareas y no terminan ninguna. “El placer está en conseguir reconocimiento por lo que piensan y no por lo que hacen”

Ver más en Infobae

Relacionado