Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

LIBERANDO ARCADIA

Si hay algo que caracteriza a un millenial que ama competir, son los videojuegos. Y es que es algo que ha ido conquistando nuestras inocentes mentes llenas de ilusiones y logros por alcanzar desde pequeños, logrando apoderarse de nuestro preciado tiempo. ¿Dije apoderarse?

¿Acaso no lo sabías? Apoderarse es lo que precisamente está sucediendo y que aún no hemos tenido la capacidad suficiente de descubrir aún. Crecimos en una era de invasión tecnológica diseñada para acaparar nuestra atención y tiempo para mantenernos en la arcadia de la distracción. Hasta ahora no suena algo dañino, salvo que algo parece que no estamos haciendo bien.

Quizás no lo entendamos aún, porque arcadia nos creó la necesidad y al mismo tiempo el antídoto de ver que podíamos ser mejores en un mundo de fantasía creado por una mente humana, bajo la sombra de un avatar. Ser héroes victoriosos y libres en un mundo paralelo y con reglas propias, volcando nuestra capacidad de relacionarnos, nuestro estrés y rabia humana en lo único que parece compensarnos, volviéndonos cuerpos zombies que aparentan y lucen a diario al mundo ser felices. Y eso lo descubrimos fácilmente cuando sabemos que son más populares ciertos juegos que otros y ciertas aplicaciones más que otras.

¿Te suena familiar aquello? Lo que no sabíamos es que mágicamente y a ojos de la naturaleza, entregamos nuestro más puro ser a ese estado dimensional.

Pero el principal juego que todos jugamos, el de nuestra propia vida no está perdido aún. Y como se diría popularmente, aún queda esperanza. Esperanza de que al igual que el ejemplo de la matrix (especie de arcadia) busca a sus elegidos para cambiar las reglas y comenzar a formar la nueva revolución, la que cambiará todo lo que la industria ha realizado hasta ahora, ya que el juego que nos han creado hasta ahora tiene un punto débil. Y ese punto débil no es otro que no haberse ocupado de atender a nuestras verdaderas necesidades, las que nos da la verdadera satisfacción de realizarnos, de relacionarnos, formarnos y progresar en conciencia con nuestro micro y macro ambiente en el mundo real, trascender y por ende, evolucionar en nuestro espíritu, ya que ese espíritu será lo único que quedará cuando lo físico nos falle. Es importante aclarar que hacia esa dirección es la regla y tendencia a seguir para los próximos años.

¿Pero, acaso no se estaba haciendo?

Si bien hemos visto ejemplos de grupos que nos motivan a generar acciones de cambio para ayudar a nuestro planeta, aún estamos combinándolas con nuestro insano hábito de consumo más arraigado, por lo que todo ese esfuerzo de hacer y sumar cosas buenas se está desvalorizando en acciones que no entregan ni nos entregan nada en lo personal, dándonos como resultado matemático un cero o cifras menos cero.

¿Ya vamos comprendiendo de qué se trata el nuevo juego?

Por ello, debemos tomar acción y hacer que la industria se oriente hacia ese aspecto tan importante para comprender y liberarnos de esa arcadia que nos ha robado por horas y años a nuestro verdadero ser que ha permanecido de forma injusta en una celda, logrando así que nuestro cuerpo que ha actuado en modo zombie o de piloto automático hasta el momento cobre vida y se desprenda del falso que te ha reemplazado para encontrar a su verdadero ser propietario que lo comanda y que busca concretar en esta vida su esencial felicidad.

Los mensajes ya se comienzan a revelar. Es hora de que comiencen los nuevos juegos.

Arcade – Duncan Laurence
Jumanji 3

Relacionado