Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Las redes sociales: ¿motores de ventas?

Internet ha cambiado la forma de consumo. Marketplaces, webs de ventas, marketing digital… son herramientas que aumentan las ventas del comercio electrónico, pero ¿qué papel predominante tienen las redes sociales como canales de venta?

La venta online lleva años entre nosotros y goza de una gran aceptación. En este contexto, se sitúan las redes sociales, un canal de venta muy codiciado para las grandes marcas. Cientos de millones de usuarios registrados en las principales redes sociales del mundo son la clave de la importancia de estas herramientas de comunicación para empresas. Solo en España, Instagram, por ejemplo, cuenta con casi 13 millones de usuarios y Facebook llega hasta los 24 millones.

El auge de las redes sociales no ha pasado desapercibido para el comercio electrónico. De cara a la venta online, esta tendencia supone abrir nuevos canales y flexibilizar el ciclo de compra. En el eCommerce “tradicional” pasa a un segundo plano: antes, el usuario llegaba o bien a través de una búsqueda proactiva del producto o bien a través de publicidad digital (social ads, anuncios en buscadores…). En la actualidad, la tendencia del mercado ha cambiado: las redes sociales han creado un canal de venta muy personal y directo. Este “motor” de ventas se desarrolla en el marco de las propias relaciones sociales entre usuarios.

En el caso de Instagram, los usuarios pueden sentirse identificados con los anuncios que visualicen, ya sea por los “influencers” que lo promocionan, etiquetas de amigos, o por la propia publicidad recomendada que aparezca en el menú de inicio de la red social. Por ello, esta herramienta se consagra como una de las plataformas más potentes para los negocios. Según un estudio reciente del portal web ScienceDaily,  las marcas con mejores estrategias establecen una tasa de participación por seguidor del 4,21% en Instagram, lo que supone una tasa 58 veces mayor que en Facebook y 120 veces mayor que en Twitter.

Las estrategias empresariales se basan en aprovechar los impulsos de compra de los usuarios cuando utilizan las redes sociales. Estas plataformas filtran mediante logaritmos y cookies las preferencias comerciales de los usuarios. Así, se genera un proceso de compra mucho más directo y reduciendo, por tanto, el número de abandonos. El tipo de red social, como canal de venta, influye mayoritariamente en el target y en los objetivos de ventas empresariales. Cada red social cuenta con diferentes recursos para vincular un negocio eCommerce. Por lo general, las empresas presentan sus productos en un entorno contextualizado que refuerce los valores de la marca y de los usuarios, además de crear un proceso de compra lo más sencillo y claro posible.

En este sentido, las redes sociales se han convertido en algo más que un canal de comunicación social. Estas plataformas ofrecen numerosas posibilidades que, a día de hoy, las empresas aprovechan para destacar en la era de la digitalización. Con este canal de venta, los negocios fidelizan a sus clientes, llegan a un público masivo y objetivo, además de ofrecer sus productos más personalizados.

Relacionado