Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

La proxémica consciente

En su visita, la Arquitecta Gabriela Pallares, entre tantas otras cosas, comentó que la industria del interiorismo no solamente no se había visto perjudicada por la crisis sanitaria/económica sino que se había visto beneficiada. Es claro, y se ha repetido en diferentes entradas en el Blog, que “la crisis es oportunidad” pero, ¿estamos ante el auge de una industria tradicional que ha aprovechado una oportunidad de negocio?¿o estamos presenciando una modificación en la tendencia de consumo y diseño?

rawpixel.com

Hace algunas semanas publiqué contenido sobre el informe “Consumidores del Futuro 2022” de WGSN. Allí se explicaba que los consumidores priorizarán la estabilidad por sobre otros aspectos vitales, que buscarán asentarse en su comunidad y encontrarán motivos en lo cotidiano para celebrar la alegría. Estas tendencias ubican al hogar como un universo potencial en el que aplicar las herramientas del diseño en todas sus ramas: textil, industrial, gráfico y multimedia.

“Del 48% que consumió productos “no esenciales”, el 40% fueron productos de uso y goce doméstico, (decoración y electrodomésticos). Confinados en sus casas y con tiempo, se vuelven conscientes de necesidades que tenían relegadas” asegura Rosario Terra, especialista en Retail, en el artículo “El consumo uruguayo en tiempos de Covid” publicado en Ministerio de Diseño. Este contexto “representa una oportunidad para el rubro decoración”, agrega. 

El auge del rubro se manifiesta también en los diversos eventos que se han organizado sobre la temática. Y los que están aún por venir: el próximo 22 de octubre a las 15 horas se lanzará vía streaming el 7mo Encuentro Internacional de Interiorismo y Diseño bajo la temática “Identidad en el diseño”.

https://www.ministeriodediseño.com/actualidad/dara-id-2020-virtual-7o-encuentro-internacional-de-interiorismo-y-diseno/

En contrapartida, únicamente un 4% de quienes consumieron productos “no esenciales” durante el confinamiento optaron por adquirir indumentaria. ¿Qué se esconde detrás de este comportamiento de consumo? ¿Acaso al fin nos hemos dado cuenta de que vale más el cómo nos sentimos que cómo nos vemos?¿Acaso la comodidad ha ascendido en nuestra escala de prioridades?

Esta encuesta obviamente no es representativa y así lo reconoce la autora del artículo: “Esta muestra es acotada a un grupo de mujeres de un nivel socioeconómico medio alto y alto, si ampliamos la muestra, vamos a encontrar otros comportamientos”. Sin embargo reconoce que “los insights identificados son muchos y la variedad de actitudes del consumidor hacia esta situación es grande”.

Creo, en base a lo leído en este artículo de Terra, a lo comentado por Pallares así como por otros expositores que nos han acompañado en este curso, que la gran revelación de esta pandemia es la tendencia a diseñar nuestra vivencia del espacio. 

Si hay algo que la pandemia ha generado es obligarnos a pensar de forma consciente en la proxémica. Edward T. Hall, de la Escuela de Palo Alto, refiere a la proxémica como una “elaboración especializada de la cultura” que implica “observaciones y teorías interrelacionadas del empleo que el hombre hace del espacio”; es decir, que estudia “el espacio personal y social y la percepción que el hombre tiene de él” (Hall, 2003). El uso que hacemos del espacio en relación a las cosas y las personas que nos rodean ha pasado, creo yo que ya sin retorno, al plano de la conciencia. Cuando hay conciencia, hay pienso y planificación y potencialmente diseño. Se ha abierto un campo no contemplado hasta hoy por la mayor parte de los diseñadores. 

Dirá, quien lee este artículo, que la arquitectura ha estudiado por cientos de años el uso que hace el hombre del espacio. Sí, es cierto. Pero la pandemia nos ha obligado a dar un paso más: no solamente invita a todas las ramas del diseño a zambullirse en este ámbito, sino que, y fundamentalmente, ha puesto en el plano de la conciencia  a la población general de la relevancia de esta área del diseño. Debemos atender el uso que hace el hombre del espacio en relación a las estructuras, los objetos, las personas y sí mismo, no solamente contemplando el plano funcional y “protocolar”, sino también emocional.

Relacionado