Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

La moda y las redes sociales, de la revista a la pantalla

Al igual que el resto de sectores, el de la moda también ha tenido que adaptarse a las nuevas formas de comunicación para seguir atrayendo consumidores y estar más conectados que nunca con su target.

A día de hoy, si no difundes contenidos en la web, es como si tu marca no existiera. Todo aquello que no se comunica pierde poder y afluencia. Por ello, las firmas no han podido evitar crear perfiles propios en las distintas redes sociales, tanto en Instagram como en Twitter o Pinterest. Esto les permite exponer de una manera rápida, económica y sencilla las nuevas colecciones y conocer al minuto si una prenda tiene más o menos engagement. Además, las social media permiten estar interconectado con todo tu público, saber qué demandan y satisfacer sus necesidades de una forma muy personal.

Las redes sociales ofrecen a las marcas gran cantidad de ventajas. Entre ellas destaca el gran nivel de persuasión. Instagram es una de las que más poder de influencia ejerce sobre el público y la que más tráfico dirige a las webs de venta. Se puede publicar mucho más contenido a cualquier hora del día, con el objetivo de captar la atención del consumidor e incitarle a la compra de los productos. La industria de la moda se ha dado cuenta del increíble potencial que tienen estos espacios para sus firmas. Un post en Instagram supera con creces el alcance y las impresiones que tiene esa misma fotografía en una revista especializada como Vogue. Además, se juega con la ventaja de que se pueden incluir enlaces directos de compra a los productos.

Las redes sociales cuentan con un factor único y fundamental en la promoción y posterior venta de los artículos. Hablamos del factor emocional. Las campañas digitales son mucho más persuasivas que las de las revistas físicas, porque captan a los consumidores mediante vídeos que apelan a los sentimientos. Se comparten experiencias con las que los usuarios se pueden identificar. Según el informe “El estado de las redes sociales en 2018”, elaborado por Brandwatch, el 80% de los comentarios en redes sociales sobre la industria de la moda son positivos y el 98,8% de ellos están generados por el público y no por las marcas. 

Las compañías de moda se hacen eco de la cantidad de ventajas que tienen las redes sociales para mostrar sus productos y aprovechan la oportunidad. Lo que antes hubiera costado miles de dólares, ahora no cuesta apenas dinero y mueve un número más amplio de audiencia. Además, los perfiles permiten a los usuarios seguir solo a las marcas que les interesen o las que se adapten mejor a su estilo. Este hecho focaliza al público y hace que las relaciones con los consumidores sean más personales y especiales. En las revistas, por contra, encontrarás marcas de todo tipo, tanto las que te gustan como las que no.

Relacionado