Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

La moda en tiempos de cambio

La industria de la moda siempre ha sido reflejada como un mundo de banalidad y superficialidad, sin embargo, como dijo Gabrielle Chanel, más conocida como Coco Chanel, «la moda no solo existe en los vestidos , la moda tiene que ver con las ideas, con la forma en la que vivimos, con lo que está pasando.»

A pesar de que la sociedad ve esta industria como algo meramente vinculado a la imagen, hay que reconocer que también es un reflejo de la sociedad y del momento en el que surge cada una de las tendencias, las cuales también causan un impacto sociológico. Un gran ejemplo de esto fue el cambio de indumentaria de la mujeres después de la I Guerra Mundial.

Previo a la guerra, las mujeres utilizaban prendas incomodas como el corsé. Con el objetivo de tener una mayor mano de obra en las maquinarias la mujer logro liberarse de esta prenda al tener que desempeñar tareas, en ese tiempo consideradas masculinas, lo que dio píe al uso de prendas más holgadas y cómodas, e incluso incorporaron el uso de pantalones en sus prendas.

Seguido a esto la vestimenta de las mujeres se tornó austera y se acortó el largo de las faldas. Tras la recuperación de la sociedad después de años de lucha vino la modernización de la vestimenta. En los años 20 las mujeres no tenían planeado volver al uso del corsé, después de haber experimentado la libertad y liberación a través de las prendas. Por primera vez, después de mucho tiempo, la mujer comienza a vestirse sin miedo, dejó atrás la incomodidad y restricción, optando por siluetas ligeras y holgadas con vestidos que enseñaban la pierna mas allá de la rodilla y busco también la liberación de su peinado, portándolo al estilo garçon.

En 1929 un crisis económica golpeó a la sociedad estadounidense devolviendo el toque de austeridad y sencillez a los looks de las mujeres. Las mujeres regresaron a ocupar puestos masculinos, y al igual que épocas pasadas las prendas utilitarias regresaron a sus armarios. Había una gran influencia de las prendas militares, gracias a esta surgieron piezas como el trench, la falda se uso de nuevo por debajo de la rodilla, se dejó de lado las siluetas holgadas, se ciñó la cintura nuevamente y se marcaron los hombros. Carmel Snow, editora de Harper’s Bazaar bautizó a este look como el “New Look” logrando que su éxito se extendiera a los años cincuenta.

Fueron tiempos de cambios que llevaron a la industria de la moda a adaptarse a nuevos esquemas sociales, permitiendo que las personas tuvieran una transición más cómoda y amena ante los problemas que los rodeaban, sin embargo no solo la sociedad influenció a la industria, sino que está también tuvo un papel importante en la nueva visión del mundo. El dejar de lado las prendas incomodas más allá de representar un cambio de imagen, representó una etapa de liberación de la figura femenina, y su rol en la sociedad, dejo de verse solo como una figura de apoyo, de adorno y se le comenzó a tomar en cuenta para roles más activos en la sociedad.

En la actualidad, nuevamente estamos viviendo una crisis que está rompiendo la estructura de la sociedad que conocíamos hace tan solo seis meses. Esta ruptura en la forma de interacción social y la nuevas necesidades de protección a la que nos tendremos que adaptar sin duda van a cambiar el rumbo de la industria de moda, en conjunto con la lucha medio ambiental que llevamos viviendo desde hace varios años.

Las historias de guerra y crisis pasadas nos dan una visión amplia de la evolución en la indumentaria y como esta encuentra nuevas formas de crear y adaptarse a las circunstancias, y nos queda claro que si en épocas pasadas hemos encontrado la forma de re-inventarnos, está no será la excepción.

Relacionado