Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

La misteriosa muerte de Bruce Lee y la maldición de su familia

WhatsApp Image 2018-09-11 at 17.40.24

 

Por Agustín López

Como cada vez que hablamos de teorías conspirativas, conocemos nuevas historias. De esas que nos dejan pensando y realmente decimos “no puede ser verdad”. Esta vez, vamos a dar a conocer la historia de la familia Lee, pero en especial de Bruce, el genio de las artes marciales que abrió el Kung-Fu al mundo occidental cuando en China estaba mal visto enseñar este arte milenario a los extranjeros.

Su repentina muerte a los 32 años todavía sigue dando vuelta por la controversia y las teorías conspirativas que aparecieron, así como la presunta maldición que persigue a su familia.

Bruce Lee nació un 27 de noviembre de 1940, en la ciudad de San Francisco, California. Pese a su ascendencia china, el nació allí ya que su padre era un actor reconocido que se encontraba de gira por Estados Unidos.

Según cuenta la leyenda, la familia había sido maldecida, de modo que, durante 3 generaciones, todos los varones de su descendencia directa estaban predestinados a morir jóvenes.

Por esta razón los padres de Bruce, que ya habían sufrido la pérdida de su primer hijo, le pusieron como nombre oficial Lee Jun Fan, un nombre que en china se usaba solo para las mujeres, creyendo que de esa manera “anularían o engañarían la maldición” ante los espíritus malignos. Mientras que el nombre de Bruce lo sugirió una enferma del hospital, esto para evitar problemas en el certificado de nacimiento americano.

Su fama como experto en artes marciales le abrió las puertas de Hollywood, aunque la meca del cine nunca se lo puso fácil por la gran cantidad de prejuicios raciales de aquella época. De hecho, sus trabajos en el cine eran prácticamente apariciones ocasionales en series y en alguna que otra película sin grandes pretensiones. Su mayor decepción vino cuando fue rechazado para el papel de protagonista en la serie Kung Fu, por ser “demasiado chino”.

Así fue como en 1971, con 31 años, deja Los Ángeles y prueba suerte en Hong Kong, porque sentía que en Estados Unidos no alcanzaría el éxito deseado. Y fue en su país donde realmente tuvo éxito: la gran habilidad de Bruce Lee ante las cámaras y sus espectaculares artes en la lucha comenzarían a cautivar a todos los públicos.

Además, ahí escribió, dirigió y protagonizó “El furor del Dragón” junto a Chuck Norris. Y al año siguiente, en 1972, Warner Bros le ofreció un proyecto que supondría su éxito a nivel mundial: “Operación Dragón”, considerada la obra culmine de Bruce Lee que se comenzaría a rodar en 1973

Sin embargo, aquel año comenzarían los problemas y la maldición volvería a acechar a la familia Lee. El 10 de mayo, durante un rodaje, Bruce se mareo y se desmayó. Tras realizarle una batería de pruebas, no le encontraron nada y volvió al trabajo. Dos meses y 10 días después, mientras Bruce estaba en la casa de la actriz taiwanesa Betty Ting Pei comentando algo sobre el guion, sintió un fuerte dolor de cabeza. Tomo un analgésico y se acostó un rato para que se le pasara. Pero no despertó nunca más.

Su muerte dejó sorprendida a la familia y a miles de seguidores que no podían entender como un hombre tan joven, sano y fuerte, había fallecido de esa manera. La gente empezó a especular y corrían los rumores de que su muerte no había sido accidental. Algunos se preguntaban  si lo habían asesinado, otros adherían a la idea de que se había convertido en el objetivo vengativo de las mafias de Hong Kong, o que había muerto por una maldición que le habían impuesto los maestros asiáticos de artes marciales, aún enfadados por haber revelado los secretos de la técnica a los occidentales.

Finalmente, la autopsia revelo que la causa de su muerte fue edema cerebral causada por una reacción alérgica a la pastilla, es decir, al analgésico que le había dado la actriz.

Maldición del hijo

Un destino fatal volvería a ensañarse con el apellido Lee veinte años más tarde: en 1993 se estrenó “Dragon: La vida de Bruce Lee”, una película en la que el actor Jason Scott Lee, que no tenia nada pero nada que ver con Bruce, interpretaba a la estrella y luchaba contra un demonio que amedrentaba a su familia (como el que teóricamente perseguía a la “maldición de la familia Lee”)

Lo extraño de la película es que durante el final de la película el interés del monstruo se esfumaba de su familia y se interesaba por su hijo Brandon, que en la vida real estaba iniciándose en el mundo del cine. Y por ahí va la cuestión; ya que dos meses después de que esta película se estrenara, este hijo de Bruce Lee, también falleció (a los 28 años).

Esto fue el 30 de marzo de 1993 mientras se estaba terminando de grabar “El cuervo”. En una de las escenas, Brandon debía recibir un tiro de una Magnum calibre 44, por eso cuando este se cae el suelo la gente del elenco piensa que este estaba actuando. Pero no, el actor no dejaba de sangrar, puesto que las balas no eran de fogueo sino de verdad.

Por supuesto que las extrañas circunstancias que rodearon su muerte alimentaron aún más el mito de la maldición y que la historia de la familia parecía estar destinada para este final.

Es mas, cuando Bruce Lee fallece estaba filmando “El juego de la muerte”.  Bueno, años después la película salió al cine igual. En ella Bruce se interpreta a si mismo y un grupo de criminales que quiere que trabaje para ellos lo persiguen.

Al final de este film, acaban con el con un arma de fuego cuando este se encuentra en un rodaje. Sí, justo como su hijo Brandon, con la diferencia que esta película se estrenó en 1978, 15 años antes de lo que le pasara a su hijo. Es decir, la misma situación que pasa en la película de Bruce Lee es lo que pasa en la vida real a su propio hijo. ¿Demasiada coincidencia?

Relacionado