Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

La Llamada de Cthulhu: accesorios, folletos y otros detallitos. Un aspecto de cómo me gusta dirigir…

Accesorios (props), folletos (handouts) y otros detallitos son términos que quizá resulten escasos para abarcar a lo que traigo hasta esta entrada, y que forma parte indispensable de mi forma de dirigir. Tendría que insistir en que es la mía (no propia, claro), ni buena ni mala, que quizá unos compartan y otros no. Por lo tanto, no pretende adoctrinar, criticar, ni nada por el estilo, sino plasmar algo que llevo haciendo hace más de 30 años… ¡dios! Y en este sentido, no puedo estar más de acuerdo con la filosofía que desprende un canal como Mundo de Papel y Dados, y en el que Arturo volvía a insistir hace unas fechas, que no hay forma exacta de identificar quién juega o dirige bien o mal rol, sino que hay múltiples maneras de hacerlo y que quienes integran los grupos de juego son parte fundamental en ambas dinámicas.

Dicho esto, para mí, jugar y dirigir a rol siempre a supuesto una forma más de leer, una pasión y un hábito. Y a ello se unió desde muy temprano la forma de jugar que teníamos los tres hermanos. Como muchos niños, imaginábamos situaciones más o menos cotidianas o puramente fantásticas, pero en muchas ocasiones a mi me resultaba muy entretenido plantearlas, esquematizarlas y redactarlas. Quizás por ambas, la lectura y la escritura, dirigí mis pasos universitarios a la filología…. o quizá no… Y seguramente por ambas, desde que me enfrenté por primera vez a un juego de rol (la Caja Roja de D&D de Dalmau, de la que ya hablé en otra entrada), quise ser parte activa del desarrollo de la historia, sin limitarme a leerlas y tratando de llevarlas un poquito más allá. A veces era diseñando de alguna forma más visual un mapa, otras cogiendo una antigua linterna para representar el famoso arma que los Esclarecedores lograban conseguir, y otras, mecanografiando textos adicionales en papeles de colores inverosímiles que luego rompía y arrugaba para dar la sensación de que no eran actuales (obsérvese la imagen inferior porque está ¡¡¡hasta la esquela del señor Corbitt!, finales de los 80).

Creo que, además de lo dicho anteriormente, la creación de ese material adicional no era sino un reflejo de lo que a mí, como jugador, me encantaría que me facilitasen, y que resultaría ser un potentísimo extra para sumergirme en la historia. Pero claro, si sólo fuera eso, la producción de todo tipo de complementos (otro término interesante para definir todo esto) caería en poco tiempo en saco roto, pues los jugadores que no disfrutaran con ello los dejarían de lado, y el tiempo empleado en su elaboración pronto resultaría tiempo desperdiciado. Sin embargo, todos los jugadores con los que he compartido mesa, se han mostrado encantados con estas pequeñas pinceladas de realidad en un mundo puramente imaginado. Y es que, realmente, cada detallito de este estilo, parece ser un clavo (no ardiendo) al que agarrarse para tomar impulso y avanzar un poco más allá en la historia.

Más Allá de las Montañas de la Locura (desgraciadamente, inconclusa aún…), me amplió considerablemente las posibilidades existentes, pues buceando en la red di con innumerables sitios que proponían material en forma de folletos, calendarios, etc. Pero quedé absolutamente maravillado con el trabajo que se mostraba (y muestra) en Propnomicon. Sus más de 2000 propuestas para dar mayor realismo a una de las mayores aventuras vinculadas a los Mitos de Cthulhu, supusieron un antes y un después. Gracias a sus ideas, creé mis propias estrellas de los Antiguos (aún siguen sin pintar 4 de las 5). Y grabé audios que reproducían algunas conversaciones de radio que los personajes/jugadores (PJs) podrían escuchar a escondidas o captar por casualidad. Pero, lo más importante, me animaron a investigar procedimientos y herramientas actuales que facilitaran el trabajo.

Las posibilidades se han incrementado notablemente en muy poco tiempo, y muestra de ello es el trabajo que se muestra y recopila en Beyond Mountains of Madness (por comparar con los primeros diseños que encontré a principios de las década del 2010 en Propnomicon).

Y es que, gracias a la tecnología, las posibilidades que se han abierto en los últimos años en este sentido son innumerables. Si ya a finales de los 90 y principios del 2000 muchos manuales empezaron a incluir páginas con documentos oficiales/legales en blanco y se podía dar con algunos PDF editables, desde hace 10 años, el avance ha sido imparable. Hoy en día, es posible crear un trozo de periódico o una página completa, una tarjeta de visita, una carta escrita a mano, un papel manchado de sangre, hasta una inscripción en jeroglíficos, y que todo ello resulte de lo más auténtico y creíble. Y no digamos de los que muchas páginas dedicadas al archivo histórico pueden aportarnos gratuitamente: mapas, recortes de periódicos de la época, fotos, etc.

Ahora bien, ¿son fundamentales? Pues posiblemente no, y mucho más prescindibles serán en algunas ambientaciones que en otras. Sin embargo, para mí son algo fundamental e intrínseco a mi forma de dirigir/jugar. Sin haber usado nunca un sistema PbtA, las partidas que he dirigido nunca han estado ceñidas a la historia tal cual era narrada en el texto original. Los jugadores han podido hacer y deshacer lo que han querido (o casi), para que la historia avanzara en una u otra dirección. Pensando en ello, siempre he creído que los jugadores han/hemos de ser participantes muy activos, y para ello, qué mejor opción que la de proporcionar información que ellos deben manipular, gestionar, transmitir y recordar. También por eso he creído siempre que era mucho mejor dar un texto para su interpretación que no decir algo como “lees el mensaje y descubres que los secuestradores se encuentran en el muelle de Boston”. Y quizá por ello, las partidas que dirijo están llenas de PNJs con personalidad propia, incluso los más secundarios, que interactúan con los PJs dialogando extensamente con ellos y obviando situaciones del estilo “al tirar Buscar Libros en la biblioteca descubrís que el tomo en cuestión no está“.

Hace poco descubrí el set de accesorios/complementos para una de las más míticas campañas que se hayan escrito para La Llamada de Cthulhu: Las Máscaras de Nyarlathotep (reeditada a todo color y repleta de material adicional para la edición Primigenia publicada por Edge). Ya de por sí, el diseño de la campaña original (un verdadero desafío para Guardián y jugadores, y al que aún no me he visto con fuerzas para enfrentarme), muestra un mundo casi 100% abierto, quizá más que ninguna otra campaña o módulo. Los jugadores pueden elegir a dónde dirigirse de entre todas las ubicaciones posibles para seguir el hilo de los acontecimientos y descubrir lo que se esconde tras ellos. Ello significa múltiples viajes, localizaciones, personajes (amigos y enemigos), pistas verdaderas o falsas en casi cualquier rincón, etc. Tanto Chaousium como Edge en la edición en español (en la parte inferior de la página y siempre que se haya iniciado sesión), han publicado ayudas para la campaña. Pero el abrumador set incluye prácticamente todo lo necesario para darle ese sabor a las partidas del que vengo hablando, y quedé prendado de él en cuanto lo vi. Aún hoy puede conseguirse, aunque sólo en inglés, claro.

¡ATENCIÓN SPOILERS PARA MI GRUPO DE JUEGO!

Ahora que he retomado de forma activa mi papel de Guardián, y no limitándome exclusivamente a los placeres de la lectura rolera, estoy disfrutando enormemente con todo lo que nos ofrece la tecnología, de la que también participan activamente los jugadores, facilitándome imágenes personales o buscando información de trasfondo que han hallado fácilmente en la red. De hecho, la actual partida incluye material adicional tanto de cosecha propia como de otros Guardianes. Y esto me parece muy interesante, porque si jugamos la misma aventura/historia, ¿por qué no hacer que los PNJs tengan el mismo aspecto? Así que hay que agradecer, y compartir igualmente, el trabajo de otros Guardianes como los de La Puerta Negra o With a Fistful of D20’s (un blog/diario de grupo de juego fantástico).

Dicho lo cual, creo que me voy a animar a realizar una humilde aportación con algunos de los complementos/accesorios/props/handouts que vaya creando… Aunque por ahora tendrán que esperar a que los grupos de juego vayan alcanzando metas.

Iä! Iä! Cthulhu fhtagn!

Relacionado