Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

La indumentaria como forma de protesta

Como lo he planteado anteriormente la moda va mucho mas allá de una imagen banal que busca plantear estándares estéticos acerca de tendencias, colores o patrones que se ven bien en nosotros. En las palabras de Quentin Bell, historiador de arte, quien realizó un artículo acerca de la moral de la moda en 1910, “Nuestra ropa es una gran parte de nosotros, no podemos ser indiferentes a ella ni a su condición, es como si la tela fuera una verdadera extensión natural del cuerpo, o incluso del alma.”

La indumentaria se utiliza como una manera de expresar una parte de nosotros que no es visible para los demás, y reflejar una parte de nuestra esencia, pero también se ha utilizado como una herramienta para movimientos revolucionarios a manera de protesta. Esto es muy importante, porque al portar el mensaje de la revolución en nosotros, ya no solo somos el mensajero, sino que nos convertimos en el mensaje. Dejamos de ser un ente externo al movimiento y nos volvemos parte de el.

El simple hecho de que tengamos que portar prendas para poder salir a nuestro entorno es un factor social. La moda es considerada una de las mayores expresiones de libertad y de individualismo, especialmente si tomamos en cuenta el contexto de sociedades autoritarias en el que la vestimenta se utiliza como una forma de control, en la que los ciudadanos deben vestir de la misma manera para evitar la individualización. En este tipo de sociedades una prenda en sí misma puede causar toda una revolución al sistema que busca oprimir a sus ciudadanos robándoles su esencia y volviéndolos una pieza más de su rompecabezas.

A lo largo de la historia han existido diferentes movimientos revolucionarios en el que la vestimenta se utiliza para distinguir a las personas que forman parte de este, las personas que son simpatizantes con el movimiento portan ciertos colores, insignias o botones, algunos de los movimientos en lo que se ha utilizado la indumentaria como símbolo de revolución son:

Marchas feministas, el movimiento feminista en Latinoamérica cada vez crece más y a pesar de que no hay un “uniforme” en este movimiento, las marchas se pintan de morado y verde, dando homogeneidad a las mujeres que salimos a marchar y mandando un mensaje de unión entre nosotras, estos colores ya son simbólicos del movimiento, incluso fuera de las marchas se utilizan estos pañuelos para identificarnos entre nosotras y saber que estamos presentes. Por otro lado los pasamontañas también son una pieza recurrente en las manifestaciones feministas, esta pieza ayuda a mantener el anonimato de las manifestantes y que puedan expresarse con mayor libertad sin el miedo de ser señaladas.

Por otro lado en Japón ha habido marchas desde el 2011 pidiendo que se cierre definitivamente una planta nuclear que explotó en la zona residencial de Fukushima. Las personas que apoyan el movimiento portan cubre bocas, máscaras de gas y prendas amarillas y negras simbolizando la radioactividad.

Igual Estados Unidos ha sido escenario de movimientos revolucionarios ya que desafortunadamente ha habido varios casos de violencia racial por parte de la policía, llevando a que se comentan asesinatos como el de Michael Brown, quien fue asesinado a manos del policía Darren Wilson, cuando la noticia se dió a conocer los ciudadanos de Nueva York tomaron las calles exigiendo justicia portando atuendos que reflejaban su enojo como chamarras con estoperoles, parches y prendas completamente negras que aludían al estilo Grunge, acompañado de carteles en blanco y negro con leyendas como ” ¿A quien sirves?” ” Dejen de matar a nuestros amigos”. En este contexto aunque las prendas no traían el mensaje eran una forma de unificar a los manifestantes para mostrarse como uno mismo.

La ropa resulta un arma muy poderosa para transmitir un mensaje de revolución y es uno de los elementos que queda inmortalizado en alguna foto o ilustración. Las prendas que utilizamos a diario también cumplen una función comunicacional, la vestimenta sirve como una herramienta para transmitir al mundo una parte de nuestra esencia desde nuestro estado de ánimo, gustos, e incluso creencias sociales y religiosas ayudándonos a mandar un mensaje inmediato, nos permite dejar de ser extraños entre nosotros y reconocer a aquellos que comparten nuestras ideología acerca de un movimiento. Una vez más tomando las palabras de Quentin Bell ” la historia del vestido es una historia de protesta”.

Relacionado