Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

LA IMPORTANCIA DE USAR VINTAGE

Una de las actividades más comunes en la actualidad es ir de shopping, acción  que  se ha vuelto como una programación automática que satisface una necesidad a corto plazo. Este es solo uno de muchos problemas que conlleva el comprar ropa hoy en día.  En tan solo unos años, hemos pasado de tener prendas en nuestro armario que duraban años, a comprar ropa desechable que  con suerte te dura un par de temporadas.

Por Celeste Pilotzi @pilotzi.jc.8

Solo basta con ser conscientes, a todos nos gusta la ropa y todos vestimos a diario, ahora imaginen cuánta ropa se produce en un año, en un mes o en un día; son millones de piezas elaboradas con el peor procesamiento textil, lo cual convierte a la industria en una de las más contaminantes en el planeta. Esto nos lleva a la poca calidad de muchos productos, sumándole bajos precios motivo suficiente para cambiar el guardarropa cada temporada y gran parte de esta es desechada en vertederos o incinerada.

A pesar de esto hay diferentes opciones para contrarrestar este problema y una mejor forma de empezar a hacer un cambio es comprando moda vintage, ya que es una excelente opción para brindar una larga vida a los productos. Al comprar este tipo de prendas te da la ventaja de vestir original y exclusivamente, porque son únicas, no hay dos prendas iguales, así que nunca te vas a encontrar con alguien que lleve la misma prenda que tú.

Es muy fácil encontrar prendas de diseñadores o de firmas reconocidas a precios accesibles que estuvieron de moda hace algunos años. Y podrás darte cuenta que la moda fluye en círculo, lo que está de moda en la actualidad ya estuvo de moda en décadas pasadas y lo puedes encontrar en estas tiendas de ropa con el mismo corte, con mejor material y aun precio increíble. Además de que encontrarás accesorios y calzado que aún conservan su valor por edición limitada, que hará que todos te pregunten ¿dónde lo compraste?

Al comprar moda vintage se le da una segunda oportunidad a las prendas y se evita que se tire sólo porque pasó de moda. Reduce la materia prima y la huella de carbono, esto  significa que impacta de manera positiva al medio ambiente, ya que el proceso de producción fue realizado solamente una vez.

Hay que considerar la cantidad de recursos necesarios para la producción de las nuevas prendas. Si están hechos de fibras naturales, fibras animales y fibras artificiales son un problema con pesticidas, con la liberación de metano, la crueldad animal; con el exceso de agua, energía, carbono y gasolina. Y no se diga del teñido de textiles que se llega a utilizar metales pesados y compuestos tóxicos  en la mayoría de los casos, todo esto hace que la ropa sea insostenible. 

Algo muy importante al adquirir ropa vintage es que esta no genera trabajos injustos ni inseguros.  Se han preguntado ¿quién hizo la ropa, accesorios o el calzado que lucimos?, ¿cuánto le pagaron? y ¿cuáles son sus condiciones de trabajo? Seguramente no, la mayor parte de la ropa que llevamos la maquilan millones de mujeres, hombres, hasta niños en el continente asiático, expuestos a condiciones inhumanas con pagos miserables y horarios extremadamente excesivos, y todo esto ocurre en pleno siglo XXI.

Al vestir moda vintage no entran los costos de producción, la calidad de los artículos es mejor, con materiales menos baratos y más resistentes, garantizando que aun siendo una prenda de décadas pasadas esta te durará mucho más que las actuales; no se contribuye a generar explotación infantil, mano de obra barata, sobre todo la violación de derechos humanos; quitándole poder y riqueza al negocio de producción masiva. 

En cuanto si eliges moda vintage generas economía circular, al comprar un producto, usarlo y luego darle una segunda vida, fomentan el crecimiento de microempresas. Este tipo de ropa no es un mercado desechable, ya que la reventa a nivel global representa un mercado de millones de dólares al año. Con un modelo de economía colaborativa, al generar un flujo monetario que beneficia núcleos familiares que procuran resistir la crisis económica de este siglo. 

Al mismo tiempo se evita que la ropa termine en la basura y genera un negocio lucrativo. El mercado de la ropa sostenible se encuentra en alza, sobre todo los propietarios y el personal de las boutiques vintage que son expertos en moda, revolucionarios de la forma en que consumimos moda, que permiten mantener una economía social. 

En definitiva lo de hoy es comprar ropa vintage y revender lo que no usamos, no solo para ayudar a nuestro planeta, sino a generar un cambio en la educación en la sociedad y futuras generaciones. Los beneficios de comprar en estas tiendas contribuyen a la moda y al estilo personal, demuestran inteligencia y te conviertes en un consumidor responsable. Nos permite conseguir prendas poco convencionales, alternativas y coleccionables. Hay que concientizar sobre la importancia de moderar el consumo de lo que contribuimos como habitantes del planeta, como economistas y como amantes de la moda.

Relacionado