Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

La importancia de la representación diversa de la imagen femenina en la publicidad de marcas de moda y belleza

Jacqueline Arteaga Cruz

Los estereotipos de belleza han existido básicamente desde que los medios de comunicación decidieron mostrar a personas con características físicas irreales como el estándar de como todos los demás deberían lucir o aspirar a verse, sin embargo la sociedad, dependiendo de su cultura y contexto, es la que se ha encargado de rechazar y discriminar a todos aquellos individuos que no encajen dentro del estereotipo, provocando que las personas que luzcan diferente al ideal de belleza establecido recurran a medidas peligrosas como cirugías plásticas o desordenes alimenticios para encajar.

Esta presión por conseguir el físico “ideal” no ha ido más que en aumento gracias a la era digital en la que vivimos, donde diariamente somos bombardeados por imágenes de celebridades o figuras influyentes que aparentan tener el físico “perfecto” en sus redes sociales o imágenes publicitarias. No obstante, a partir del año 2012 un movimiento llamado “Body Positive”, que tuvo sus orígenes en los 60’s, resurgió con fuerza buscando promover la aceptación y empoderamiento de la belleza no estereotipada y con menos retoques digitales en los medios publicitarios y redes sociales. 

El nombre “Body Positive” del movimiento recae en su connotación de crear una visión donde todas los físicos sin importar tamaño, raza, apariencia, género o capacidad física sean reconocidos como igual de valiosos y bellos sin distinción alguna, basándose más es una perspectiva médica de lo que es saludable que por la simple imagen corporal. 

Si bien, durante su primera ola en 1967, el movimiento se enfocaba en luchar contra la discriminación de las personas con sobrepeso, eventualmente resultó en la creación de la iniciativa Health at Every Size que buscaba desmentir el mito de que una persona delgada es sinónimo de estar saludable.

Finalmente con la tercera ola en los 2000 el movimiento se consagró como una forma de desafiar los irreales estándares de belleza que no solo promueven una imagen idealizada y excluyente de lo que es aceptado como bello, si no que también pueden ser muy dañinos en las personas jóvenes que  aún no tienen un criterio definido y además basan su valor y amor propio por como se espera que luzcan, gracias a los medios de comunicación. Esto se demostró  en un estudio realizado en las islas Fiji en donde las adolescentes de una escuela fueron interrogadas para la identificación de factores o conductas de riesgo para el desarrollo de trastorno alimenticios, antes y posterior a la introducción de la televisión, el resultado fue el incremento en la preocupación corporal, conductas purgativas y dismorfia corporal, al tener como nuevos modelos de belleza a los actores participantes de dramas televisivos. (Becker, 2004, págs. 1-2)

Por un lado el movimiento ha traído a nuestra sociedad innumerables beneficios en pro del bienestar tanto físico como mental de las personas, por ejemplo que marcas importantes como Aerie, Dove e incluso Victoria Secret crearan campañas promoviendo la diversidad física utilizando a modelos de diversas razas, aspectos y tamaños, o incluso que revistas de la alta moda como Vogue, Cosmopolitan y Vanity Fair por nombrar algunas, pusieran a modelos que no necesariamente encajan en el estereotipo de “modelo”, ya sea por talla o algún aspecto físico como celulitis, estrías o alguna condición en la piel, en sus portadas. 

Es necesario enfatizar que la obesidad como la anorexia no necesariamente son elecciones personales, sino también condiciones patológicas que tiene su propio código en la Clasificación Internacional de Enfermedades y por lo tanto el movimiento Body Positive lo que busca es empoderar a aquellas personas con estas condiciones para que aprendan a aceptar y a amarse a si mismas en su viaje a alcanzar un estado médicamente saludable, mientras que intenta crear la empatía y conciencia en los demás de que son personas igual de valiosas, integras y bellas, más allá de una imagen corporal “aceptable”.  

De esta forma, queda expuesta la imperiosa necesidad de que la industria de la moda junto a los medios publicitarios trabajen un promover y representar la idea de que no existe una solo tipo de cuerpo “perfecto” o que solo hay una forma de belleza, si no que la belleza es un ideal altamente diverso que no se tendría que estandarizar para encajar a las personas en una sola casilla, si no por el contrario celebrar y resaltar los rasgos que nos vuelven únicos. 

De igual manera, si se normalizara una realidad donde verse de cierta manera no fuera un requisito fundamental para encajar en la sociedad o incluso significará tener privilegios o un éxito sobre aquellos que no “encajan” con el estándar, las personas dejarían de medir su valor por el físico y se darían cuenta que lo que los define como individuos va más allá de su aspecto. 

A CONTINUACIÓN SE MUESTRA UN VIDEO DÓNDE SE EXPLICA EL POR QUE ES IMPORTANTE QUE LA DIVERSIDAD EXISTA EN LOS MEDIOS Y CÓMO UN MOVIMIENTO LLAMADO “BODY POSITIVE” VINO A LOGRAR EL CAMBIO

Relacionado