Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

La imagen personal en la entrevista de trabajo

Los roles que han venido desempeñando hombres y mujeres durante años han variado sustancialmente en las últimas tres décadas. La incorporación de la mujer al ámbito laboral, la asimilación y adaptación del hombre a esta nueva situación ha tenido reflejo en el  ámbito personal, familiar y en el estatus social. En este nuevo escenario, el ritmo de vida se ha acelerado y el tiempo se ha convertido en un bien preciado donde lo prioritario no es el cuidado y la elección de la imagen adecuada.

Este tiempo ajetreado, lleno de ocupaciones, actividades y/o compromisos, etc., lo práctico ha ganado  protagonismo. Por ello, en la actualidad hay una mayor permisividad y relajación en lo que respecta a las reglas que rigen la imagen externa y se recurre, en la mayoría de los casos, a la sencillez.

Cuando de una entrevista de trabajo se trata, debemos pensar en la “primera impresión”. Y aunque la sencillez pude ser una de nuestras características tendremos que trabajar en nuestra imagen aspectos que resaltarán nuestra personalidad y cualidades como estrategia clave para vendernos mejor.

Para que nuestra imagen externa sea elegida adecuadamente para la entrevista de trabajo debemos tener en cuenta la fecha, hora, y lugar. También es aconsejable informarse sobre la empresa a la que estamos postulando.

La importancia de la imagen versa en el hecho que cuando asistimos a una entrevista de trabajo el primer contacto que existe es el visual, por lo que nuestro aspecto se convierte en nuestra carta de presentación.

Pero, no solo tenemos que cuidar nuestra imagen en el momento de la entrevista, si finalmente somos seleccionados debemos cuidarla durante nuestra trayectoria profesional, por lo que invertir en tu imagen personal contribuye a hacerte valer en tu puesto de trabajo. Por esto debe ser acorde a tu personalidad, congruente con la imagen que muestras en esa entrevista de trabajo, y sostenible en el tiempo.

Tenemos que tener en cuenta que cada persona tiene su estilo, pero lo importante es vestir siempre acorde a tu persona y objetivos, sabiendo potenciar tus virtudes.

Cuando asistes a una entrevista de trabajo intervienen multitud de factores que, en absoluto, se reduce a la mera elección de la vestimenta, peinado, etc., también forman parte de ella la apariencia exterior, los gestos, la voz, tono y su modulación. Debe existir relación entre todos estos factores para conseguir una imagen potencial y equilibrada.

Seamos conscientes que la imagen personal es un activo que debemos cultivar y cuidar. Y que en esa imagen valoremos también nuestra formación, experiencia, forma de ser, y como nos vestimos. De esta forma definiremos nuestra marca personal.

Los siguientes puntos los tendremos en cuenta para una entrevista de trabajo:

Currículum Vitae

  • Actualizado, organizado y atractivo, que se adapte al tipo de puesto al que estas postulando.

Importante

  • Recopilar la máxima información posible sobre la empresa o institución para la que se va a realizarla entrevista.
  • Confirmación de fecha, hora y lugar donde se realiza la entrevista. Si no conocemos la ubicación asistir con bastante tiempo de antelación.
  • Puntualidad

Elección de la vestimenta

Algunas de las reglas generales que se deben tener en cuenta a la hora de la elección de la ropa son:

Elija ropa que le favorezca. El color es fundamental. Los colores oscuros transmiten seriedad y seguridad, mientras los más claros transmiten accesibilidad, cercanía y jovialidad. La filosofía de las empresas puede ser importante en este punto.

¿Qué imagen quieres transmitir? Conservadora? Creativa?  Ante la duda es mejor optar por una opción neutral. Es más aconsejable pasar desapercibidos que llamar la atención, y dar un toque de estilo con un elemento original (original, no llamativo)

Para las chicas

Evitar:

  • Escotes
  • Formas ceñidas y muy ajustadas
  • Minifaldas
  • Ropa deportiva (chándal)
  • Ropa interior visible
  • Complementos exagerados (pendientes, collares, pulseras que suenan mucho)
  • Tacón muy alto
  • Maquillaje cargado
  • Labial rojo
  • Perfumen muy fuerte
  • Vestir de rojo, animal print o colores muy llamativos
  • Tejidos brillantes, lentejuelas, plumas, etc.
  • Tejidos muy elásticos
  • Transparencias, prendas sugerentes
  • Tenis con vestuario formal
  • Uñas muy largas y de colores muy llamativos, además del exceso de gesticulación
  • Mascar chicle, fumar
  • Aseo personal (pelo sucio, mal aliento, olor corporal, dientes sucios)
  • Manchas en la ropa

Para los chicos

Evitar:

  • Formas ceñidas y muy ajustadas
  • Camisas muy abiertas, transparencias
  • Pantalón con el vuelto muy subido
  • Colores llamativos
  • Chándal
  • Estampados animal print, o muy llamativos
  • Pulseras, sortijas, cadenas
  • Ropa interior visible
  • Zapatos formales sin calcetines
  • Tenis con vestuario formal
  • Mascar chicle, fumar
  • Aseo personal (pelo sucio, mal aliento, olor corporal, dientes sucios)
  • Manchas en la ropa

Mantener una postura dispuesta, tranquila, atenta. Tener una posición corporal de apertura y prestar atención, y cuidando el lenguaje no verbal demostraremos que estamos conectados con el tema de conversación y reforzará que tenemos una buena disposición durante la entrevista.

En conclusión, la primera impresión es nuestra tarjeta de visita, y dependiendo de la actuación podemos alcanzar nuestros objetivos o arruinarlos. Teniendo en cuenta que en muchas ocasiones no hay segunda oportunidad. Hay situaciones concretas que son definitorias en la vida, y es en ese momento en el que hay que ofrecer lo mejor de nosotros con nuestra imagen personal y mucha actitud para alcanzar nuestros objetivos.

Suerte!

Relacionado