Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

LA GUÍA DEFINITIVA PARA HACER QUE TU ROPA FAST FASHION DURE MÁS SIN MORIR EN EL INTENTO.

Como todo mundo sabe, la industria del fast fashion ha tenido un crecimiento impresionante, pues con la llegada tan rápida de tendencias y el aumento de pasarelas en la industria de la alta costura ha llevado a las marcas no sólo a cambiar de colección cada dos semanas, sino bajar la calidad de construcción de las prendas, y aunque a veces quisiéramos gastar menos dinero, parece inevitable en un mundo en el que nos llaman la atención nuevos trapitos y crear nuevos outfits para vernos muy cool y hacernos notar, los cuales cabe destacar que normalmente no nos duran ni las cinco puestas. Es por eso que les dejamos esta pequeña guía para que no tires esa playera que acabas de comprar que se ha convertido en tu favorita sin haberle dado antes el uso rudísimo que tú y tu closet se merecen.

Photo by Maryia Plashchynskaya on Pexels.com

1.- Lavar tus prendas a mano.

Cuando recién compras una prenda, lo primero que quieres es estrenarla, lucirla con tus amixes, con tu crush en una cita, en el antro, en la escuela, para una ocasión especial, en fin, en todos lados, y evidentemente después usarla la pones en la lavadora y ¡tras!… el estampado/color de tu prenda se deslavo, se le salieron algunos hilitos, etc.  En este caso, lo más recomendable es lavar tus prendas a mano, esto ayuda a que no sólo el estampado no se vaya tan rápido, sino que la calidad de la tela de tu prenda no se desgaste con las lavadas y que tampoco el color de esa prenda se vaya con el tiempo. Este tip aplica mejor para playeras, blusas con telas que no sean tipo algodón (es decir, la de las playeras normales), camisas, kimonos/cardigans/suéter de punto, de telas delgadas y brillosas, que tienden a soltar pelusa y para las bufandas/pashminas. Nota: para las playeras es recomendable hacerlo las primeras puestas, después la puedes echar a la lavadora como normalmente acostumbras junto con el resto de tu ropa.

2.- SIEMPRE leer las etiquetas antes de lavar tu prenda

Esto es algo sumamente importante (y no sólo aplica para la ropa fast fashion, aplica para todo tipo de ropa en general, ya me pasó, por no leer las etiquetas un suéter second hand que compre se me achicó ): ). Tal vez sea el consejo/tip más obvio, pero es el que menos he visto que la gente hace, es decir, nada más separan la ropa, la echan y ¡PUM!, la prenda se les desgarró, se achicó, se agrandó, y otras desgracias más. Es por eso que es TAN (y recalco el “tan” porque en verdad, es vital) importante leer las etiquetas de todas tus prendas para evitar que se dañen. Esto evitará que se dañen al momento y por lo tanto, alargará la vida de tu prenda. En el caso de las prendas donde se requiera que las laves a cierta temperatura, lo recomendable es que las laves a mano con agua a esa temperatura para no dañar la tela y para que los colores y texturas de la misma permanezcan por mucho más tiempo y siempre luzca como nueva. Lo mismo aplica para saber si es bueno que la planches o no, o si se puede lavar con blanqueador o no (ya que hay muchas prendas blancas con telas delicadas, las cuales son fáciles que se hagan amarillas si las lavas con blanqueador, en ese caso mi recomendación sigue siendo la misma: lávala a mano).

Fuente: quonomy.com

3.- Repitan conmigo: LA MEZCLILLA NO SE LAVA AL PRIMER USO

Últimamente hemos visto en redes sociales (principalmente en las de las marcas de mezclilla) invitando y recordándole a la gente que la mezclilla no se lava luego luego, sino después de cierto número de usos. Esto es porque la mezclilla está diseñada para eso, para el uso rudo; por lo tanto lo más recomendable es que le des a tu pantalón o chamarra de mezclilla unas diez usadas, y ahora si, los puedes lavar sin problema (ojo: recuerda que las prendas de mezclilla se lavan al revés, esto para prevenir que se deslaven).

4.- Supracicla tus prendas

Si ya de plano ves que tu prenda está desgastada, o incluso ya no te gusta, una muy buena opción es supraciclarla, es decir, transformarla en otra, por ejemplo una falda en un short, un vestido en un conjunto de falda y blusa, entre otras opciones más, todo depende de tus gustos y tu creatividad. Si de plano eres muy mala/o para eso de la costura, una opción muy buena es llevarla con alguien que sí sepa. En la Ciudad de México ha comenzado ha ser popular esta opción y una de las expertas en el tema es La Rocco (la pueden encontrar en Instagram como @laroccomx), quien tiene un amplio catálogo al respecto y las transformaciones de las prendas las hace basa en información del cliente: el tipo de prenda que ha dejado, su estilo, el tipo de prendas que quiere, entre otros aspectos.

Foto: @larocco vía instagram

5.- La ropa no se tira, SE ARREGLA

Para mí este es el punto más vital, sobre todo porque he visto que mucha gente al ver que sus prendas sólo tienen un hoyito o están rasgadas o deslavadas y ya se quieren deshacer de ellas. Lo mejor que puedes hacer es siempre regresarlas a la vida ya sea pintándolas con pintura textil para regresarles el color, coserlas o mandarlas a arreglar. Existen miles de opciones a donde puedes llevar a arreglar tu prenda (ya sea con un modista o sastre de tu confianza o que se encuentre cerca de tu hogar), pero si cerca de ti no encuentras uno, no te preocupes, nosotros tenemos una opción: Long. En Long se encargan de regresar a la vida tu prenda, sea cual sea la tela de la que está echa y sea cual sea la prenda. Los pueden encontrar en Instagram como @long_mx.

Foto: @long_mx vía instagram

Ahora sí, no hay pretexto alguno para que no regresen a la vida esas prendas que ya daban por muertas y para que no sigan cuidando esas prendas que acaban de adquirir y que tanto aman. Si aplican alguno de estos tips (o si llegaron a faltar algunos) déjenlos en los comentarios.

Texto por: Mónica Valdez/ @sara_sinh

Relacionado