Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

La Genialidad a prueba.

…Creo que esta es una época en la que realmente aparece el emprendedor que yo llamo el “in-GEN-ioso”, es decir, que posee el “gen emprendedor”. Se puede hacer como una metáfora; es que hoy se demuestra eso con una claridad meridiana porque este es un momento donde se pone en juego la permanencia en el campo

Esta es la nota de LA GACETA de Tucumán.

“ahora se pone a prueba la genialidad de las personas”

Israel Cinman (1963, Termas del Río Hondo) está convencido de que somos testigos de un auténtico cambio de época, más que de una época de cambio. De hecho, predica que estos tiempos pandémicos ponen en juego la genialidad de quienes buscan ser protagonistas de la era que se viene. Y en el mundo de los negocios, allí es donde debe relucir lo que él llama “el gen emprendedor”, que lleva a las personas disruptivas a ver oportunidades en momentos de crisis y a actuar para cambiar su contexto. “No somos 100% responsables de la pandemia, pero sí somos 100% responsables de las soluciones y actitudes que adoptemos frente a ella”, sostiene este consultor estratégico organizacional.

Casi como si fuera una coincidencia lingüística, él se ha formado en el país que lleva su nombre y cuyo ecosistema emprendedor es considerado uno de los mejores del mundo. Se trata de Israel (más específicamente, Tel Aviv), tierra en la que reside durante gran parte del año. Su otro hogar es Córdoba, provincia desde donde, en diálogo con LA GACETA, invita a “enamorarse” de los problemas del presente para alcanzar soluciones efectivas. Y no lo receta al azar: Cinman ha entrenado a cientos de dirigentes de las más reconocidas organizaciones internacionales y está certificado en liderazgo de empresas.

-¿Cómo viven los emprendedores este “cambio de época”?

-Yo creo que esta es una época en la que realmente aparece el emprendedor que yo llamo el “in-gen-ioso”, es decir, que posee el “gen emprendedor”. Se puede hacer como una metáfora; es que hoy se demuestra eso con una claridad meridiana porque este es un momento donde se pone en juego la permanencia en el campo. Quienes lo hagan serán las personas que ven esto como una oportunidad para encontrar alternativas y posiciones. Cuando hablamos de un cambio de época, hablamos de que cambia el escenario internacional. Entonces, hay que informarse del nuevo contexto para las propuestas no sean un pretexto. Porque hay veces que la gente emprende como un pretexto, pero no para cambiar su contexto y realmente hacer un cambio. En síntesis, creo que este es un cambio de época donde se pone a prueba la genialidad de las personas que quieren protagonizar la nueva era. Y pueden ser los emprendedores empresarios o los empresarios emprendedores.

-Usted diferencia los términos.

-Sí, emprendedor es adjetivo y empresario, un sustantivo. Ahora, más que nunca, aparece ese quiebre conceptual donde es muy importante tener en cuenta que hay un cambio de contexto. No somos 100% responsables de la pandemia, pero sí somos 100% responsables de las soluciones y actitudes que adoptemos frente a ella. Eso es vital para la subsistencia de emprendedores de todas las áreas, tipos y tamaños.

-Por la crisis, cada vez más personas abren microemprendimientos. ¿Considera que ellos tienen ese “gen emprendedor”?

-Primero, se acabaron los trasatlánticos y esta es la época de las lanchas torpederas. El nuevo contexto empuja a un montón de personas a hacer emprendimientos de supervivencia. Hay que ver cuántos de ellos harán un salto de nivel hacia emprendimientos con un desarrollo más allá de esa supervivencia, que es muy común en países como el nuestro. Ese será el gran desafío que tenemos que estar observando. Lo dirá el tiempo y también las políticas de apoyo que haya. Si no, caemos en el cuentapropismo salvaje porque no hay más alternativas. Allí, la función del Estado es ver cómo se generan tribus de desarrollo para instalarse teniendo en cuenta el rediseño ecosistémico del mundo. Los patrones históricos han quedado muy perimidos.

-Hace un tiempo, usted definió a los emprendedores como “insatisfechos con la realidad”. ¿Esto se ve con más fuerza ahora?

-El “gen emprendedor” hace que quienes lo tienen estén permanentemente insatisfechos, incluso con el statu quo. Ellos ven esta situación mundial, a pesar de lo complicada que es, como una gran posibilidad porque los moviliza a hacer cosas diferentes. Esa es la clave de cualquier emprendedor en cualquier ámbito: renovarse y ser proactivo. Así podrán atravesar “el valle de la muerte” y salir adelante.

-¿Pero cómo se atraviesa ese valle en un momento como este?

-Para salir al “valle de la vida”, hay que entrenarse en una serie de pilares transversales para tomar conciencia de las posibilidades como emprendedores (ver “Los pilares”). Quienes no lo hagan, no podrán seguir en juego porque esas hojas de ruta sirven para fortalecer la resiliencia. Esa es la característica fundamental para superar los obstáculos.

-¿Así los emprendedores podrían crear incluso empleo, que se presenta como el gran reto?

-Para ello es central atravesar ese valle. La clave de esta crisis será cómo contenemos la gran cantidad de desocupación que se está generando por el viejo modelo empresarial productivo. Los emprendedores tienen un papel importante, no sólo para generar puestos de trabajo, sino también para generar un nuevo proceso productivo mundial que sea más respetuoso del medio ambiente y más equitativo. Hablamos de la economía circular. Esto que vivimos es un acelerador de cambios: los que ya venían en ese camino, se fortalecen; los que estaban a medio camino, se suben a esa autopista; los que estaban reacios, deben replantearse sus modelos.

Los pilares
1. Alianza constante con la tecnología

“Aliarse de forma contundente y sistémica con la tecnología es fundamental porque los emprendedores necesitan conectarse y reconectarse todo el tiempo. Eso les permite tener una visión de contextos para evitar tener pretextos. También con la tecnología se puede explorar los números duros de los acontecimientos, así no llevarse por subjetividades”, receta Cinman. Y precisa: “no hablo sólo de meter tecnología, sino de cómo la usamos para tomar mejores decisiones”.
2. Exponenciar el capital relacional


“Hoy un emprendedor que no busca tener mayor visibilidad, pasará al olvido”, sentencia el consultor. Así, aconseja entrar en contacto estable con “tribus conectoras” para vincularse más con clientes y proveedores. “Dentro de este capital también está la empatía. Hoy el que emprende debe generar un estado de ánimo que permita ver oportunidades. Tienen que mostrar que se puede salir adelante; las epidemias de frustraciones son muy altas en el mundo emprendedor”, dice.

3. ¿Miro lo urgente o lo importante?

El emprendedor debe saber diferenciar claramente si sus decisiones son tomadas desde lo urgente o lo importante para saber si es reactivo o proactivo, destaca Cinman. “Así vemos que debemos evitar personas o acciones que nos roban el tiempo, que son cronófagos. También es cuestión de tomar pausas reflexivas, que son productivas”, aconseja. Y cierra: “siempre hay que trabajar lo importante para saber cuál es el propósito como emprendedor”.

4. Sí, enamorarse de los problemas

Uri Levine #exploralo.

Sólo profundizar y “enamorarse” de los conflictos puede llevar a soluciones efectivas, considera el consultor. “Hay que hacerse varias preguntas sobre lo que pasa para tener un diagnóstico efectivo. Un emprendedor es una persona que ha hecho de un problema una oportunidad”, manifiesta. “En un mundo que se ralentiza, hoy se valora la agilidad de respuestas”, agrega.

5. Diferenciar entre innovar y disrumpir

“Innovar es un proceso evolutivo que te lo pide el mercado. En cambio, disrumpir es instalar algo que no estaba y hacer que el mercado lo valore”, distingue. “Internet fue un acontecimiento disruptivo. Ahora, la covid está cambiando una era, no está innovando. Así, aparecerá un nuevo grupo de emprendedores innovadores y disruptivos”, prevé.

Perfil

Un entrenador con gran trayectoria
Israel Cinman es director del instituto que lleva su nombre y con el que prepara en liderazgo a profesionales de una amplia variedad de organizaciones mundiales. Se formó en economía en la Universidad de Tel Aviv, participó en la fundación local de Amnistía Internacional, es escritor, orador TEDx y se especializa en ecosistemas de inclusión.

Israel Cinman: “ahora se pone a prueba la genialidad de las personas” https://www.lagaceta.com.ar/nota/847953/actualidad/israel-cinman-ahora-se-pone-prueba-genialidad-personas.html?utm_source=Whatsapp&utm_medium=Social&utm_campaign=botonmovil

Relacionado

La Genialidad a prueba.

…Creo que esta es una época en la que realmente aparece el emprendedor que yo llamo el “in-GEN-ioso”, es decir, que posee el “gen emprendedor”. Se puede hacer como una metáfora; es que hoy se demuestra eso con una claridad meridiana porque este es un momento donde se pone en juego la permanencia en el campo

Esta es la nota de LA GACETA de Tucumán.

“ahora se pone a prueba la genialidad de las personas”

Israel Cinman (1963, Termas del Río Hondo) está convencido de que somos testigos de un auténtico cambio de época, más que de una época de cambio. De hecho, predica que estos tiempos pandémicos ponen en juego la genialidad de quienes buscan ser protagonistas de la era que se viene. Y en el mundo de los negocios, allí es donde debe relucir lo que él llama “el gen emprendedor”, que lleva a las personas disruptivas a ver oportunidades en momentos de crisis y a actuar para cambiar su contexto. “No somos 100% responsables de la pandemia, pero sí somos 100% responsables de las soluciones y actitudes que adoptemos frente a ella”, sostiene este consultor estratégico organizacional.

Casi como si fuera una coincidencia lingüística, él se ha formado en el país que lleva su nombre y cuyo ecosistema emprendedor es considerado uno de los mejores del mundo. Se trata de Israel (más específicamente, Tel Aviv), tierra en la que reside durante gran parte del año. Su otro hogar es Córdoba, provincia desde donde, en diálogo con LA GACETA, invita a “enamorarse” de los problemas del presente para alcanzar soluciones efectivas. Y no lo receta al azar: Cinman ha entrenado a cientos de dirigentes de las más reconocidas organizaciones internacionales y está certificado en liderazgo de empresas.

-¿Cómo viven los emprendedores este “cambio de época”?

-Yo creo que esta es una época en la que realmente aparece el emprendedor que yo llamo el “in-gen-ioso”, es decir, que posee el “gen emprendedor”. Se puede hacer como una metáfora; es que hoy se demuestra eso con una claridad meridiana porque este es un momento donde se pone en juego la permanencia en el campo. Quienes lo hagan serán las personas que ven esto como una oportunidad para encontrar alternativas y posiciones. Cuando hablamos de un cambio de época, hablamos de que cambia el escenario internacional. Entonces, hay que informarse del nuevo contexto para las propuestas no sean un pretexto. Porque hay veces que la gente emprende como un pretexto, pero no para cambiar su contexto y realmente hacer un cambio. En síntesis, creo que este es un cambio de época donde se pone a prueba la genialidad de las personas que quieren protagonizar la nueva era. Y pueden ser los emprendedores empresarios o los empresarios emprendedores.

-Usted diferencia los términos.

-Sí, emprendedor es adjetivo y empresario, un sustantivo. Ahora, más que nunca, aparece ese quiebre conceptual donde es muy importante tener en cuenta que hay un cambio de contexto. No somos 100% responsables de la pandemia, pero sí somos 100% responsables de las soluciones y actitudes que adoptemos frente a ella. Eso es vital para la subsistencia de emprendedores de todas las áreas, tipos y tamaños.

-Por la crisis, cada vez más personas abren microemprendimientos. ¿Considera que ellos tienen ese “gen emprendedor”?

-Primero, se acabaron los trasatlánticos y esta es la época de las lanchas torpederas. El nuevo contexto empuja a un montón de personas a hacer emprendimientos de supervivencia. Hay que ver cuántos de ellos harán un salto de nivel hacia emprendimientos con un desarrollo más allá de esa supervivencia, que es muy común en países como el nuestro. Ese será el gran desafío que tenemos que estar observando. Lo dirá el tiempo y también las políticas de apoyo que haya. Si no, caemos en el cuentapropismo salvaje porque no hay más alternativas. Allí, la función del Estado es ver cómo se generan tribus de desarrollo para instalarse teniendo en cuenta el rediseño ecosistémico del mundo. Los patrones históricos han quedado muy perimidos.

-Hace un tiempo, usted definió a los emprendedores como “insatisfechos con la realidad”. ¿Esto se ve con más fuerza ahora?

-El “gen emprendedor” hace que quienes lo tienen estén permanentemente insatisfechos, incluso con el statu quo. Ellos ven esta situación mundial, a pesar de lo complicada que es, como una gran posibilidad porque los moviliza a hacer cosas diferentes. Esa es la clave de cualquier emprendedor en cualquier ámbito: renovarse y ser proactivo. Así podrán atravesar “el valle de la muerte” y salir adelante.

-¿Pero cómo se atraviesa ese valle en un momento como este?

-Para salir al “valle de la vida”, hay que entrenarse en una serie de pilares transversales para tomar conciencia de las posibilidades como emprendedores (ver “Los pilares”). Quienes no lo hagan, no podrán seguir en juego porque esas hojas de ruta sirven para fortalecer la resiliencia. Esa es la característica fundamental para superar los obstáculos.

-¿Así los emprendedores podrían crear incluso empleo, que se presenta como el gran reto?

-Para ello es central atravesar ese valle. La clave de esta crisis será cómo contenemos la gran cantidad de desocupación que se está generando por el viejo modelo empresarial productivo. Los emprendedores tienen un papel importante, no sólo para generar puestos de trabajo, sino también para generar un nuevo proceso productivo mundial que sea más respetuoso del medio ambiente y más equitativo. Hablamos de la economía circular. Esto que vivimos es un acelerador de cambios: los que ya venían en ese camino, se fortalecen; los que estaban a medio camino, se suben a esa autopista; los que estaban reacios, deben replantearse sus modelos.

Los pilares
1. Alianza constante con la tecnología

“Aliarse de forma contundente y sistémica con la tecnología es fundamental porque los emprendedores necesitan conectarse y reconectarse todo el tiempo. Eso les permite tener una visión de contextos para evitar tener pretextos. También con la tecnología se puede explorar los números duros de los acontecimientos, así no llevarse por subjetividades”, receta Cinman. Y precisa: “no hablo sólo de meter tecnología, sino de cómo la usamos para tomar mejores decisiones”.
2. Exponenciar el capital relacional


“Hoy un emprendedor que no busca tener mayor visibilidad, pasará al olvido”, sentencia el consultor. Así, aconseja entrar en contacto estable con “tribus conectoras” para vincularse más con clientes y proveedores. “Dentro de este capital también está la empatía. Hoy el que emprende debe generar un estado de ánimo que permita ver oportunidades. Tienen que mostrar que se puede salir adelante; las epidemias de frustraciones son muy altas en el mundo emprendedor”, dice.

3. ¿Miro lo urgente o lo importante?

El emprendedor debe saber diferenciar claramente si sus decisiones son tomadas desde lo urgente o lo importante para saber si es reactivo o proactivo, destaca Cinman. “Así vemos que debemos evitar personas o acciones que nos roban el tiempo, que son cronófagos. También es cuestión de tomar pausas reflexivas, que son productivas”, aconseja. Y cierra: “siempre hay que trabajar lo importante para saber cuál es el propósito como emprendedor”.

4. Sí, enamorarse de los problemas

Uri Levine #exploralo.

Sólo profundizar y “enamorarse” de los conflictos puede llevar a soluciones efectivas, considera el consultor. “Hay que hacerse varias preguntas sobre lo que pasa para tener un diagnóstico efectivo. Un emprendedor es una persona que ha hecho de un problema una oportunidad”, manifiesta. “En un mundo que se ralentiza, hoy se valora la agilidad de respuestas”, agrega.

5. Diferenciar entre innovar y disrumpir

“Innovar es un proceso evolutivo que te lo pide el mercado. En cambio, disrumpir es instalar algo que no estaba y hacer que el mercado lo valore”, distingue. “Internet fue un acontecimiento disruptivo. Ahora, la covid está cambiando una era, no está innovando. Así, aparecerá un nuevo grupo de emprendedores innovadores y disruptivos”, prevé.

Perfil

Un entrenador con gran trayectoria
Israel Cinman es director del instituto que lleva su nombre y con el que prepara en liderazgo a profesionales de una amplia variedad de organizaciones mundiales. Se formó en economía en la Universidad de Tel Aviv, participó en la fundación local de Amnistía Internacional, es escritor, orador TEDx y se especializa en ecosistemas de inclusión.

Israel Cinman: “ahora se pone a prueba la genialidad de las personas” https://www.lagaceta.com.ar/nota/847953/actualidad/israel-cinman-ahora-se-pone-prueba-genialidad-personas.html?utm_source=Whatsapp&utm_medium=Social&utm_campaign=botonmovil

Relacionado