Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

La falda como instrumento revolucionario

La falda, una prenda de vestir que ha cambiado la visión de la mujer, habiendo sido el punto de mira en numerosas ocasiones, a pesar de que en sus inicios era llevada tanto por las mujeres como por los hombres.

Su historia se remonta prácticamente a la prehistoria, pues el ser humano tenia la necesidad de protegerse de las circunstancias y cazaban para conseguir la piel de los animales y colocársela en el cuerpo en forma de lo que ahora catalogamos como falda: “prenda de vestir que cae desde la cintura”.

En las primeras civilizaciones era utilizada por asirios o sumerios, pero fueron los egipcios los que la evolucionaron. Hacían una distinción entre el modelo para hombres (por encima de la rodilla) y para mujeres (hasta los pies). De alguna manera esto ya reflejaba lo difícil que lo han tenido las mujeres para poder llevar faldas cortas sin ser cuestionadas.

Jeroglífico donde aparecen 3 egipcios con la indumentaria de la época
Faldas egipcias/ Fuente: banco de imágenes Pixabay

En la época clásica, tanto griegos como romanos hacían esta misma distinción y durante la edad media se llevaba generalmente una saya (prenda precedente de la falda que se asemejaba a un vestido) y los hombres la conjuntaban con camisa en la parte superior.

Con la llegada de las modas de Flandes el uso de la falda se extendió, durante el siglo XVI en España, con Carlos I. A partir de aquí marco la moda masculina y femenina del momento. En los siglos XVI y XVII la falda evolucionó, tomando diferentes formas y estilos como la falda saboyana, las basquiñas y la diferenciada falda escocesa, usada solamente por hombres.

Es interesante la historia de Mariana de Cupis, conocida como La Camargo. Esta bailarina belga de la Ópera de París, cansada de arrastrar los faldones quiso acortarlos provocando así un escándalo, pues en aquel momento se les cortaba la falda a las mujeres como castigo cuando llevaban una “mala vida”. Ante el gran problema, La Camargo opto por llevar un pequeño pantalón ajustado debajo.

A pesar de que muchas mujeres se lanzaron a llevar faldas algo más cortas, mostrar las piernas femeninas hasta hace poco ha estado mal visto además de cuestionado por la sociedad.

Grupo de 5 mujeres donde se muestra la parte inferior del cuerpo vestidas con faldas y vestidos
Grupo de mujeres con falda/ Fuente: banco de imágenes Pixabay

Alrededor del año 1800 grandes personalidades feministas empezaron a reivindicar esta situación. Destacó la americana Amelia Jenks Bloomer, innovó con unos pantalones bombachos que se asemejaban a una falda larga, para ella era mucho más cómodo y liberador.

Para muchas mujeres la falda pantalón facilitó el movimiento, pues podían llevar a cabo actividades tan cotidianas como montar en bicicleta, algo que las faldas largas les impedían hacer. A España llegaron en el año 1911, cuando la moda comenzó a coger fuerza en Madrid y Barcelona.

Aquí empezó una etapa de escándalos y revueltas. La falda actual en España proviene de Francia y en un principio la catalogaban como una prenda perturbadora y revolucionaria. A lo largo del siglo XX las faldas tomaron diferentes formas y longitudes y las mujeres se atrevieron cada vez más a llevar faldas midi (a media pierna). Aún así, no estaba bien visto encontrarse a una mujer sola vestida con una falda por encima de la rodilla y la prensa del momento se llenó de numerosos altercados donde las mujeres eran víctimas de comentarios sexistas y faltas de respeto.

En 1965, en Londres, comenzó el éxito de la minifalda. La diseñadora Amelia Jenks Bloomer, sacó la minifalda en pasarela por primera vez, convirtiéndose esta prenda en icono del momento. Gracias a miles de mujeres que lucharon saltándose los patrones por los que se habían regido hasta el momento, las marcas comenzaron a introducir las mini faldas es sus colecciones.

A pesar del complejo camino que ha atravesado esta polémica prenda, siempre ha causado sensación y poco a poco se ha ido introduciendo tanto en la moda femenina como en la sociedad.

Relacionado