Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

La evolución en la crítica a Luisito Comunica por su visita a El Salvador

El 26 de febrero, que Luisito Comunica anunció que vendría a El Salvador, la “oposición” salvadoreña se alzó en protesta porque entrevistarían al presidente un día antes de las elecciones. Según versiones extraoficiales, el youtuber Luis Chido no venía por motivos políticos; sin embargo, entrevistó al presidente, fue a Surf City, fueron al Centro Histórico de San Salvador y les prestaron una motocicleta.

Todos los argumentos del párrafo anterior fueron utilizados por medios y personas contrarías al gobierno; mas todo cambió con la salida turística que realizó con el youtuber, y gamer salvadoreño, Fernanfloo. Pero ¿qué es lo que cambió entre el presidente y Fernanfloo? ¿qué fue lo que provocó ese cambio drástico entre las personas? La respuesta es sencilla: los seguidores.

Matemáticamente, Luis tiene más seguidores que Nayib, pero menos seguidores que Fernanfloo. Históricamente, Luis nunca se ha reunido con políticos e, incluso, en Guatemala explicó que los gobiernos tratan de convencerlo de visitar los lugares más bonitos, pero él prefiere mostrar los lugares más necesitados. Y socialmente Nayib busca tener más la aprobación de youtubers e influencers que de presidentes y líderes mundiales, porque su público objetivo y su manera de hacer política va orientada a jóvenes y adultos desconocedores de la política, es decir, la mayoría de personas.

Cuando Luisito Comunica se reunió con el mandatario salvadoreño la oposición comenzó una crítica junto con algunos fanáticos del youtuber que lo conocen desde hace mucho, pero esa crítica cambió cuando se reunió con uno de los salvadoreños y creador de contenido más grande; nada más y nada menos que con Fernanfloo. Difícilmente puedes criticar a Fernanfloo, sus locuras daban risa y su inmadurez era un sello que se fue perdiendo para dar paso a un Fernan más tranquilo y relajado.

En base a los lugares a los que Luis ha ido, y las personas con las que ha estado, no hay ningún problema. Ha mostrado una parte de nuestra cultura, a pesar de comer pupusas con tenedor; ha mostrado lugares a los que muchos no hemos ido; y ha mostrado una cara de El Salvador de la que muchos en Latino América no están enterados en lo absoluto.

Bajo algunas opiniones en El Salvador gobierna un terrorista, un dictador o un enfermo mental, pero la visita de un youtuber nos ayuda a motivar a otros youtubers para que vengan y hagan publicidad de un país que bien podría terminar como una república africana o como una versión pobre de China, Rusia o Corea del Norte y la “oposición” no es capaz de observar eso.

Más que una buena asamblea, El Salvador necesita mayor turismo para que las personas se interesen en venir y se aumente la valoración del país como destino turístico. Las playas, las montañas, los volcanes y los lagos llaman más atención de las personas, pero si comienzan a hablar de todas las cosas malas del país, nos encontramos con gente como brypr que considera que El Salvador es la mejor versión de GTA en la vida real: un basurero en el que matan gente y su presidente es un sicario. Entonces, ¿qué queremos decir de El Salvador?

Relacionado