Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

La enfermedad de la belleza

Beauty sickness” Los lectores os preguntareis que significa. Algunos lo sepan, otros tal vez no. Es un nuevo concepto que ha causado furor en críticas hacia la sexualización de la mujer en la publicidad, las tallas imposibles y el uso tan excesivo del Photoshop.

La Doctora Engeln, profesora de psicología e investigadora de imagen corporal en la Universidad de Northwestern, ha llevado a cabo un estudio muy revolucionario: “Beauty Sick: How the Cultural Obsession with Appearance Hurts Girls and Women” (La enfermedad de la belleza, cómo la obsesión cultural con la apariencia lastima a niñas y mujeres), que ha publicado en un libro que todas las jóvenes deberían leer.

Este estudio revela las impactantes consecuencias de nuestra cultura obsesiva con la apariencia física (sobretodo femenina) en la salud emocional y física de las más jóvenes, y de las no tan jóvenes, su tarjeta y sus ambiciones. Esas consecuencias incluyen depresión, trastornos de la alimentación, trastornos en el procesamiento cognitivo, tiempo y dinero desperdiciados.

Engeln también aborda el tema de cómo las campañas mediáticas se defiende la mentalidad de “todo el mundo es hermoso a su manera” acaban siendo muy perjudiciales. Beauty Sick retoma una conversación muy atrasada enter mujeres de todas las edades que viven en esta nueva sociedad, en la que la apariencia es el centro de todo nuestro ser. Nuestra autora ha desarrollado estudios científicos con historias y experiencias reales de mujeres. En él comparte cómo los pequeños cambios en la forma en que pensamos y hablamos sobre nosotros mismos y otras mujeres, pueden allanar el camino para salir del mal de la belleza, y dejar a mujeres aún más preparadas para luchar en las batallas que nuestro mundo necesita. 

Exposición del estudio de beauty sick, por la Doctora Engeln

Si nos ponemos a pensar, la mayor frase que se escucha cuando alguien está obligado a opinar sobre una niña, joven o mujer, es “Es muy guapa” o “que hermosa”. Las palabras pueden agradar si, es obvio, pero la mayoría de las veces, es un comentario equivocado. 

¿Por qué me elogias mi belleza, si es algo que no es un artificio mío? A mi entender, es mucho más saciante emocionalmente, que nos digan “eres muy inteligente”, o “eres muy simpática”, “amable” “astuta”. Existen millones de adjetivos para definir las cualidades de una persona, ¿por qué nos centramos únicamente en su belleza?

La cultura de la publicidad nos presenta mucho body positive, pero muy pocos cuerpos reales. Es más, caras visibles como Inma Cuesta, que se quejó de la transformación que le hicieron a su cuerpo para una revista en la red social de Instagram. 

Son muchas las famosas que se suman al movimiento de la queja contra el Photoshop. Pero no por su aporte la lucha está ganada. Es muy dificil (muchísimo, no voy a negarlo) cambiar la base actual de la publicidad social. Pero es la misma publicidad, la que tiene aceptar, que las mujeres no somos objeto de consumo, y no somos un cuerpo al que moldear. 

Relacionado