Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Javi de Velasco: “Profesionalmente me gustaría seguir creciendo en el ámbito del marketing, de la comunicación y del periodismo especializado en moda”

Javi de Velasco fotografiado en las instalaciones de IFEMA

Con más de 18 mil seguidores en Instagram, Javi de Velasco, ha colaborado con algunas marcas de moda. Este medinense de 27 años se define a sí mismo como un fashion victim y ‘microinfluencer del mundo moda’ a través de las redes sociales. Afirma que todo gran esfuerzo tiene su recompensa y que gracias a ello hoy sigue cumpliendo sueños.

Vamos a empezar con una pregunta que puede resultar obvia, pero quizá muchos no lo sepan realmente: ¿qué es un microinfluencer?

“Ser microinfluencer o influencer es tener la capacidad o el don de poder hacer o vestir lo que te guste y que el público que te sigue se sienta identificado con lo que haces, les guste y al final se hagan prescriptores de la empresa que te contrata”.

¿Cuál es vuestra labor más allá de subir fotos y videos?

“Es un trabajo bastante complicado, aunque no lo parezca. Hay una historia detrás de cada publicación que puede parecer sencilla, pero no lo es. Hay que pensar los looks, seleccionar el set de fotografía y finalmente escoger la mejor foto que refleje tu marca personal.

Por lo que sé tienes un blog de moda, ¿de qué manera ha cambiado el panorama de fashion blogger, desde que empezaste hasta ahora?

“Sí. El mío es un hibrido que se balancea entre los egoblogs y los blogs periodísticos de moda. Antes los blogs tenían más repercusión que ahora. Actualmente el boom está en Instagram, que es la evolución sencilla de los blogs, aunque son dos plataformas bien distintas”

¿Alguien del entorno a quien admires especialmente?

“En la moda yo admiraba y sigo admirando el legado de David Delfin. Es mi icono de moda y por el que yo empecé a sentirla realmente. Él revolucionó la moda castiza y arcaica española creando una firma que marcó un antes y un después en España”.

El año 2018 está a punto de acabar. ¿Con qué te quedas?

“Me quedo con muchas cosas, momentos, personas, proyectos que empecé y acabé, pero sobretodo con la llegada de una persona a mi vida que me la ha cambiado al 100%”.

¿Cuáles son tus planes para el año que viene?

“Puede sonar cursi, pero mi objetivo para el 2019 y para todos los que vengan es ser feliz. Profesionalmente me gustaría seguir creciendo en el ámbito del marketing, de la comunicación y del periodismo especializado en moda”.

Asumo que eres de los que siempre van con el móvil a todas partes. Cuando te lo dejas en casa, ¿sientes que algo te falta? Porque yo sí.

“Exacto, soy así. Mi móvil es una extensión de mi cuerpo. Si me lo dejo en casa me pongo nervioso, es como si me faltara algo. Aunque de vez en cuando deberíamos apartarnos del móvil y principalmente de las redes sociales. Creo que nos perdemos muchas cosas por estar conectado a un aparatito”.

Y cuando te haces las fotos, ¿tienes a un equipo detrás de ti?

“No tengo un gran equipo detrás como los grandes blogueros o Instagramers, pero sí que me ayuda la gente de mi entorno. Depende del momento, las fotos me las puede hacer mi novio, mi hermano, algún amigo o incluso mi padre”.

¿Controlas cuándo una foto lo va a petar en las redes?

“Realmente no se sabe si una foto lo va a petar o no, pero cuando tú estás ahí trabajando en el look o te están tirando las fotos y vas viendo el resultado, más o menos intuyes como puede funcionar en tu público al subirla a las redes sociales. A veces hay fotones que no funcionan”.

Con más de 18000 followers la vida no se ve igual, como en lo que a mí respecta que tengo solo 215. Cuando me suben los seguidores para mí es algo importante ¿Tener más o menos likes de los que te esperabas te afecta de alguna forma?

“La verdad que no me afecta. Para mí son un regalo, yo nunca lo busqué, sigo siendo el mismo chico de siempre que sube las fotos con su toque personal, fiel a mi estilo y a mis gustos. Si me siguen yo agradecido de que lo hagan, pero si me dejan de seguir pues no pasa nada, esto para mí es un hobby que se ha ido convirtiendo en algo profesional, pero en el fondo sigue siendo un pasatiempo”.

¿Cuántas veces miras tu cuenta de Instagram al día?

“Muchísimas, igual 20 o 30 al día. No las he contado nunca, pero por ahí andará. Me meto sobre todo a subir historias o a ver como es el día a día de la gente que sigo. Es un poco vicio, pero en el sentido positivo de la palabra”.

Y siguiendo un poco las líneas: ¿qué tan grande es tu armario?

“La verdad que es bastante grande. Bueno, grandes, tengo varios y se me quedan cortos. Siempre hay que tener un buen fondo de armario, para mí lo ideal en un armario es la combinación de básicos con las tendencias de la temporada”.

¿Y cómo lo haces para ponerte toda esa ropa?

“Pues organizándome, intento ponérmelo todo. Me encanta toda mi ropa, sino no me la compraría. Hay días que me cambio de look dos o tres veces”.

Ahora cambiando un poco de tema, ¿te gusta leer? Te lo pregunto porque sé que eres Licenciado en Historia, y habrás tenido que leer mucho. ¿no es así?

“La verdad que me encanta leer, me encantan los libros de autoayuda o aquellos libros que permiten que crezca mi vista profesional. Sobre todo, leo libros de moda y comunicación y marketing. Para ser Licenciado en Historia tuve que leer y estudiar mucho, sí, tanto que acabé cansado de tantos datos históricos”.

Estudiaste en la Universidad de Valladolid, en la Facultad de Filosofía y Letras. ¿Vivías ahí o ibas y volvías?

“Así es, mis dos carreras las estudié ahí. Iba y volvía de mi pueblo, Medina del Campo, a Valladolid todos los días. Fueron 8 años de viajes y madrugones diarios, pero han merecido la pena”.

Qué gran mérito. Y bueno ¿cómo es eso que un historiador decide convertirse también en periodista tras licenciarse?

“Porque el periodismo era mi vocación. Quizá me equivoqué, Historia no es mi pasión, como sí lo es el periodismo unido a la moda. Siempre había querido ser periodista, pero me decanté por esa opción. Terminé la licenciatura sabiendo que no me gustaba, no obstante, no quería dejarlo a medias y la acabé, siempre pensando en que cuando acabara me sacaría Periodismo en tres años. Y al final lo conseguí”.

¿Cómo lo hiciste?

“Estudiando mucho, mucho, y organizándome todo el plan de estudios de tal manera que pudiera acabar una carrera de 4 años en 3 cursos. Fue a base de estudiar mucho y trabajar al máximo. Quería cumplir mi objetivo y fui muy feliz en esa segunda época universitaria. Saqué muy buenas notas, pero si no hubiera tenido tantas asignaturas por curso hubieran sido aún mejores”.

Y de Valladolid a Madrid, ¿cómo fue que llegaste aquí?

“Siempre había querido estudiar Periodismo en Madrid, pero mis padres no me dejaron venirme hasta que acabé la carrera. Fue entonces cuando me dieron su apoyo para venirme a estudiar el Máster en Marketing y Comunicación y Marketing de Moda”.

Y tras acabar el máster, ¿estuviste de prácticas?

“Sí, fue una de las mejores experiencias del máster. Las hice en el departamento de Marketing, Comunicación y Relaciones Púbicas de la firma Angel Schlesser, una de las marcas más importantes de moda en el panorama español. Fue una experiencia maravillosa que volvería a repetir una y otra vez, ahí puse en práctica todo lo que aprendí en los meses teóricos”.

¿Y qué te encargabas de hacer?

“Pues de todo, gestión de redes sociales, planificación de publicaciones, organización de eventos, gestión de showroom, contacto con los estilistas, escribir post para el blog de la firma, asistencia a sesiones de fotos, etc. No había en el que no aprendiese una cosa nueva. También tuve contacto directo con los diseñadores de la firma, lo cual fue fantástico”.

¿Actualmente compaginas tu labor de microinfluencer con algún otro trabajo?

“Sí. A parte de trabajar con marcas de diferentes ámbitos tengo un trabajo estable en Inditex, soy dependiente en Zara”.

¿Y qué tal la experiencia ahí?

“Buena. No es el trabajo de mis sueños, pero trabajar ahí me ha permitido crecer y poder permitirme tener una vida estable”.

Al estar expuesto directamente a la moda, ¿disfrutarás el tiempo que pasas ahí, no?

“Sí, la verdad que la moda es una parte fundamental de mi vida y vivir el fast fashion desde dentro resulta curioso”.

¿Te gustaría seguir este camino o buscar realmente algo relacionado con lo que has estudiado?

“Este es un trabajo temporal. Empecé a trabajar en Zara para ayudar a mis padres y poder vivir en Madrid. Trabajaba los fines de semana para combinarlo con el máster. Mi objetivo es encontrar un trabajo relacionado con todo lo que he estudiado, como por ejemplo en el área de comunicación de alguna marca, en una revista de moda, en la televisión o en una agencia de publicidad”.

¿Dónde te gustaría trabajar?

“Me encantaría llevar la comunicación de alguna gran marca como Davidelfin o Agatha Ruiz de la Prada. Escribir en Vogue también sería un sueño cumplido”.

Esperemos que así sea, y bueno para terminar: ¿un truco infalible para conseguir una foto perfecta?

“Un buen outfit, un fondo bonito y encontrar tu ángulo perfecto”.

Relacionado