Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Inditex, la multinacional de la controversia

La compañía de Amancio Ortega es una de las empresas con más capital del mundo y está compuesta por 8 marcas: Zara, Pull & Bear, Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius, Oysho, Zara Home y Uterqüe. Actualmente la multinacional comercia en 216 mercados desde su plataforma online y en 96 desde sus tiendas físicas, que no son ni más ni menos que 6.820 en todo el mundo. 

El patrimonio neto de Amancio Ortega es el más grande de España y figura en la revista Forbes 2020 como la quinta persona más rica del mundo. Todo este capital se debe a la estrategia infalible del grupo Inditex, que ha creado tiendas con diferentes ambiciones pero con un punto en común, ropa barata con una calidad media/alta. ¿Pero a qué precio? La globalización de sus productos y la mano de obra barata es una conducta preocupante para muchos. 

Cartelera con algunas marcas del grupo Inditex. La fuente: www.shutterstock.com
Marcas del grupo Inditex/Fuente: http://www.shutterstock.com

La fortuna de amancio y su historia con la moda

Amancio Ortega empezó a trabajar con 12 años debido a la situación precaria de su familia en el periodo de posguerra. Sus pinitos en el mundo textil empezaron en 1963, cuando fundó junto a su esposa Confecciones GOA, un austero taller de vestidos y batas de mujer hechas a mano y con un precio muy asequible. Aquí nace su concepto de “fast fashion” y en 1975 decide abrir su negocio al mercado con Zara en A Coruña, y un poco más tarde firmó con Argentina Lagash y su negocio despegó llegando a necesitar más de 300 empleados. Ortega estudió sin descanso las nuevas modas y gracias a su estrategia de actualización continua y su ropa relativamente barata el negocio escaló muy rápidamente. En Portugal tuvo lugar la primera apertura de su tiendas internacionalmente y en 2001 abrió su negocio a la Bolsa de Madrid, estos dos movimientos impulsaron su fortuna hasta lo que conocemos ahora; además de la apertura de sus tiendas online en 2010. 

Demanda por genocidio, deshumnización y exceso de globalización

El negocio de Ortega ha ido sobre ruedas hasta que se topó con la descentralización de su negocio y lo adentró en la globalización de los procesos de fabricación. Aunque Inditex sigue beneficiándose enormemente de estos procesos, Amancio ha recibido constantes quejas por atentar en contra de la humanidad y poner a miles de personas a fabricar prendas y accesorios por un salario imperdonable que les permite un nivel de vida mínimo. Recientemente, el Parlamento Europeo ha aprobado una resolución en materia de “diligencia de vida” y de defensa de los derechos humanos y medioambientales por parte de las empresas. Este, ya cursado en la Comisión Europea, tiene como objetivo poner fin a los fines económicos de las grandes multinacionales y su lema de “el fin justifica los medios”.

Relacionado