Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Idealizando a mi padre

Creo que el amor romántico no solo se aplica a la pareja, quizá esté utilizando mal el término. Pero, creo que el amor paterno y materno está también bastante idealizado, esperamos seres perfectos que nos demuestren apoyo constante, ternura y cuidados.

Cuando la realidad es que muy pocos son así, aquí entraría la típica justificación del siglo XXI: todos somos humanos. Esto con una suerte de validar los errores de nuestros padres, pero creo que ello también deben darse cuenta de sus actitudes negativas con sus hijos luego de años y años de relación.

Esto me pasa con mi padre, él se siente padre del siglo por cumplir su obligación paterna: ponerme un techo. Incluso quiere que le agradezca el no haber dejado a mi madre cada día de su vida. Que él te haga un favor es algo de nunca acabar, te lo restregará hasta el día de tu muerte.

Y, estaría quejándome de cada cosa de mi padre por siglos. Pero, incluso yo ya estoy agotado. Lo que últimamente me molesta es: ¿por qué sigo esperando un padre comprensivo que me ame, me quiera, me apoye y me haga sentir protegido?, ¿por qué sigo ladrando al mismo árbol durante años?.

Realmente, una pequeña parte mía todavía espera tener una relación positiva con mi progenitor. Pero, no va a pasar. Realmente me enoja que exista esta pequeña parte mía en mi cerebro, viviendo ahí.

Eso si, cada vez es más pequeña. En mi adolescencia básicamente le gritaba porque no eres distinto y me ponía a llorar delante de él. Ahora solo me levanto y me retiro a mi cuarto. Mis fuerzas con él se van acabando.

En fin, quizá alguien diga que estoy loco por hablar tan públicamente de este tema. Pero, me alegra poder verbalizar este dolor. Antes no lo comentaba con nadie y si alguien me preguntaba por él rápidamente me echaba a llorar. Ahora, literalmente puedo escribirlo en un blog. No saben el respiro que es eso…

Quizá pueda escribir una nueva edición de “Carta al Padre”.

Relacionado