Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Hablemos del fast fashion y sus consecuencias

Hace un par de meses, leí en una revista de moda que la industria textil es la segunda culpable de la contaminación de nuestro planeta, siendo la primera el petróleo.  Así mismo, es la segunda que más contamina el agua, después de la electricidad. Esto creó en mí un alerta, pues al igual que muchos de ustedes, tampoco tenía idea del impacto que provocan en nuestro planeta los residuos de las prendas que compramos, tanto durante la fabricación como cuando nos deshacemos de ellas.

Por esa razón, luego de investigar un poco, descubrí algo peor; y es que todos nosotros, realmente todos tenemos algo de culpa, porque todos consumimos las prendas elaboradas bajo el concepto de Fast Fashion. Y ustedes se preguntarán, Erika ¿qué es eso, de Fast Fashion?. Esta es el modelo de negocio que fabrica prendas de forma masiva, explotando de una forma para nada sustentable todos los recursos implicados durante su elaboración. Básicamente son esas prendas que están en vitrina a precios muy bajos, haciéndolas accesible en la economía de muchos.

Lo sé, ahora se preguntan ¿qué puede tener de malo, que una camiseta o un vestido tengan un costo de $15.000 o $20.000 pesos?. Permítanme responder eso con otra pregunta; ¿Se han preguntado cuál es costo del diseño, o de la materia prima, las maquinarias o la mano de obra y hasta el transporte, así como el sueldo del vendedor? Sin hablar de los servicios de la fábrica y de la tienda donde será vendido. Entonces, realmente creen que todo esto (sin incluir el margen de ganancia) cuesta realmente $15.000 pesos?. La respuesta claramente es un rotundo NO.

Foto: https://www.eligemexico.org/acciones-sociales/el-lado-oscuro-del-fast-fashion/

Esto lo único que significa es que los recursos son explotados al máximo, sin medir consecuencias. Pero no me crean a mí, hablemos con números.

Como les contaba más arriba, este tipo de fabricación afecta todos los recursos que implican su elaboración, estos son:

  • Recursos Ambientales

Inicialmente la deforstación de areás sumamente grandes de bosques para convertirlas en platanciones de algodón.

Se requieren al menos unos 10.000 litros de aguas para producir tan sólo 1kg de algodón, eso equivale al consumo de agua de una persona durante 10 años. Todo esto para sólo 1 par de jeans.

Así mismo, los campos de algodón, está repletos de insecticidas y pesticidas lo cuales al ser regados con el agua, crean residuos químicos.

Además, el 85% de las prendas cuando son desechadas por nosotros terminan siendo incineradas o en vertederos, esto equivale a 21.000 millones de toneladas al año, y esta cifra va en aumento.

  • Recursos Sociales y Económicos:

Para que la producción arroje costos tan bajos, los sueldos de los trabajadores son exprimidos al máximo con condiciones laborales pésimas. Estoy segura de que muchos de ustedes habrá visto al menos una vez algún reportaje, imagen o documental sobre las condiciones laborales de quienes trabajan en la industria textil

Nosotros como consumidores jugamos un papel muy importante y es que el 40% de las prendas que compramos, sólo la utilizamos  1 vez. Y adivinen, terminaran incineradas o vertederos.

Para colocarlos un poco más en contexto, permítanme ejemplificarles. Algunas de las marcas que trabajan bajo este modelo son: Zara, H&M, Forever 21, Mango y Topshop. Estás marcas trabajan con un modelo de producción que llaman “quick response” que de acuerdo a la página web, libros de cabecera, tiene el propósito de responder a las  necesidades de los clientes a través de un diseño de fabricación rápido.

Y la verdad es que mucho de todo esto, es responsabilidad nuestra, pues hacemos compras impulsivas porque las tiendas nos hacen creer que necesitamos realmente esa prenda cuando claramente no es así. Por su puesto, cambiar nuestra forma de comprar no es algo que podamos hacer de un día para otro, pero podemos comenzar haciendo pequeños cambios, como eligiendo con más detalle las prendas que decidimos comprar, otra idea también podría ser invertir en prendas que aunque sean un poco más costosas, pero son de buena calidad lo que aumentaría su vida útil y por ende reduciría el desecho de prendas.

Sin embargo, no to está perdido. Por acá le dejo otro post donde les hablo acerca de una alternativa para toda esta problemática y me refiero a la moda sostenible.

Y pues, hasta acá hemos llegado el día de hoy, espero que haya sido de utilidad y sirva para crear conciencia los temas que les he compartido en esta oportunidad.

Sin alguno de ustedes tiene algunas ideas de cómo podemos contribuir en estos aspectos, a mejorar nuestro planeta me encantaría leerlos en los comentarios.

Nos leemos pronto.

Erika  

Relacionado