Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Hablemos de moda sostenible

Cada vez es más evidente -y necesario- que tenemos que cuidar y proteger nuestro planeta. Esta necesidad no ha dejado indiferente al mundo de la moda, y ha emergido el concepto de moda sostenible, entendida como la posibilidad de producir y usar indumentaria sin contaminar ni generar daños a nuestro medio ambiente. Este concepto de moda sostenible, sustentable o ecológica ha pasado de tendencia a realidad, y se basa en dos principios fundamentales:

  • Reducir el consumo de aguas para teñir telas y la no utilización de productos tóxicos durante el proceso.
  • Utilización de fibras sostenibles, lo que también implica la no utilización de pieles.

Aún así, la moda sostenible va mas allá de estos principios, persiguiendo un comercio justo que favorece la producción y el comercio de cercanía, que no comprometa a las generaciones futuras, lo que hace que se encuentre íntimamente relacionada con la moda socialmente responsable. Además, es un tipo de moda que incentiva a la compra de calidad frente a cantidad, a lo artesano frente a lo industrial, abogando por un concepto slow fashion, de forma que se tengan prendas de ropa con una mayor duración. La propia casa Gucci ha anunciado la reducción de cinco pasarelas a dos con los motivos que acabamos de mencionar. Otro ejemplo puede encontrarse con Springfield, que ha sacado una colección 100% sostenible colaborando con Hemper (marca especializada en moda sustentable). Explican sus valores e ideas en un pequeño documental donde no solo anuncian el lanzamiento, sino que muestra otras nociones claves de la materia.

Nosotras podemos contribuir a un mayor cuidado de nuestro planeta comprando moda sostenible, con prendas bonitas y de calidad que nos sirvan durante mucho tiempo. Otra idea más económica es la de dar una segunda vida a las prendas que ya no usamos: reutilizando prendas de otras temporadas, vendiendo las prendas que ya no usamos y comprando prendas vintage.

La moda sostenible es una tendencia que ha llegado para quedarse, pero que lleva existiendo desde hace muchos años. Para finalizar hemos consultado a Rebeca Olmos, técnica de calidad y laboratorio y voluntaria en una protectora de animales, que lleva años consumiendo ropa sostenible y vegana, para que nos ofrezca sus experiencias y pensamientos:

Lo más sostenible para mí es la moda de segunda mano, y buscar calidad en vez de cantidad. También hay empresas dedicadas a la creación de ropa sostenible descartando la procedencia animal, aunque eso no implica que unas botas de plástico sean mejores. Siempre se ha usado calzado o prendas de procedencia animal, pero el ser humano y su tecnología han evolucionando lo suficiente como para tener a nuestra disposición materiales de gran calidad que sirvan como alternativa. Y si aún así se siguen queriendo prendas de origen animal, se puede hacer uso de las tiendas de segunda mano o reciclar tu propia ropa. Además, cuando te preocupas por la sostenibilidad y los animales te preocupas también por las personas. Es muy importante que las marcas, fábricas y tiendas ofrezcan a sus trabajadores las mejores condiciones laborales. Creo que son más importantes los derechos de las personas y los animales antes que vestir guay”.

Relacionado