Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Fast Fashion: El monstruo del consumismo.

Photo by Artem Beliaikin on Pexels.com

Hoy en día, las tiendas de ropa que dominan el mercado suelen ser amadas por muchas personas debido a la diversidad de ropa moderna que ofrecen, los precios son súper accesibles y económicos, sus tiendas son enormes y muy populares, también los descuentos y promociones que ofrecen son muy atractivos para muchos consumidores.

Todo esto que les estoy contando suena normal para muchos, ¿No? Pues Estamos acostumbrados a ir a la tienda, seleccionar la prenda que más nos gusta, pagarla y listo. Así de fácil.

Cuando hablamos de “Fast Fashion” o “Moda Desechable” nos referimos a la producción masiva y a bajo costo de las prendas en tendencia inspiradas principalmente en diseñadores reconocidos y marcas de gran prestigio.

Esta ropa suele ser producida con materiales de baja calidad para que las prendas se arruinen rápido y el consumidor vuelva a comprar otra prenda que reemplace la anterior. Por esto mismo, muchos diseñadores de ropa suelen considerar estas cadenas de Fast Fashion como un insulto para la industria de la moda, ya que menosprecian el esfuerzo de los verdaderos diseñadores.

Ahora yo les pregunto, ¿Sabemos que es lo que realmente ocurre detrás de estas grandes cadenas de ropa populares que todos amamos? Últimamente han estado saliendo varios estudios que informan a los consumidores sobre los daños de esta tendencia. Entre ellos:

La industria textil es una de las industrias más contaminantes del medio ambiente en todo el mundo. Las grandes tiendas que ofrecen este tipo de “fast fashion” suelen ser las principales centrales generadoras de gases, desechos y químicos dañinos tanto como para el medio ambiente, los empleados de sus fábricas y también para los consumidores porque hay prendas que pueden contener químicos dañinos para la salud humana.

La ropa que venden suele venderse a un precio barato debido a que la mano de obra es barata. Estas empresas sobre explotan a sus empleados y les pagan muy poco, en comparación a la masiva cantidad de producción que ellos realizan a diario. Esto no es justo para los empleados y por esto es necesario que dejemos de consumir estos productos.

◈ Otro de los principales daños que esto causa es que le quita la oportunidad a pequeños emprendedores que realizan ropa a mano, costureras humildes que hacen maravillosas prendas, diseñadores de moda que utilizan las medidas necesarias para producir ropa de alta calidad, entre otros.

◈ Cuando la prenda se comienza a arruinar, el consumidor comienza a restarle valor a esa prenda y sabe que pronto la desechará para comprarse una nueva. Esto crea un círculo vicioso en la vida del consumidor porque seguirá comprando y desechando sin parar. Por esto, podríamos decir que el Fast Fashion, es un monstruo del consumismo.

Por estas, y muchas más razones, debemos dejar de consumir Fast Fashion internacional y debemos de comenzar a apoyar a nuestros productores de ropa locales. Apoyemos lo hecho en casa.

Photo by freestocks.org on Pexels.com

Relacionado