Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Estimado Sr. Alcalde: nuestro robot afirma que su ayuntamiento está comprando muy caro

El jueves 15 de octubre próximo participaré en una interesante mesa del  IX CONGRESO NACIONAL DE AUDITORÍA EN EL SECTOR PÚBLICO. En este caso debatiremos sobre “las nuevas herramientas de robotización de procesos de auditoría“. Un tema sugerente dentro de un programa que aporta los principales sectores de actividad de las Instituciones de Control y que permitirá presentar los retos y fortaleza de nuestro actual sistema de control público.

Escucharemos las ponencias de tres profesionales del sector privado: José Manuel Otero (AUDICON), Enrique Nistal (GAP) y Txema Arnedo. (GAMERING). Tambioén incluye la aportación del consejero del Tribunal de Cuentas del Estado de Minas Gerais de Brasil, Sebastião Helvecio, sobre la experiencia brasileña del  uso de robots en licitaciones. Sebastiao es un buen experto en los aspectos tecnológicos del control, ha predicado varias veces la buena fiscalización en España y hemos dejando constancia en esta bitácora de sus múltiples aportaciones sobre la hoja de ruta de las Instituciones de control del tercer milenio.

Su uso de algoritmos o robots en la contratación pública no debería asombrarnos. En realidad hoy, la participación humana en la contratación electrónica es tan automática que no se diferencia mucho del comportamiento de un robot bien programado. También es hora de rendir mi modesto homenaje a esa perla que (con sus críticas) es la plataforma de contratación del Sector Público (¡antes “del Estado”!) que, lejos de quedarse en eso, se ha convertido en un gestor de expedientes contractuales para todas las AAPP. Una de las pocas veces que la Administración Central no ha abdicado de sus responsabilidades de liderazgo y servicio público, por muy multinivel que sea la gestión. Cuanto dinero ahorrado evitando buscar cada Administración su propia solución.

El auditor del siglo XXI debe estar preparado para lidiar con la evidencia digital. La transformación sufrida en nuestra sociedad y en nuestra economía ha puesto los datos en el centro de todas las organizaciones (¡incluso en la pandemia!) y las entidades fiscalizadoras deben predicar con el ejemplo.  De esta manera, los Tribunales de Cuentas brasileños han buscado trabajar en red, con el uso intensivo de las tecnologías de la información. Una experiencia que mejora algunas herramientas europeas de explotación de los big data resultantes, impulsadas por al sociedad civil, que ya comentamos en la bitácora.

Sebastião Helvecio: la automatización de procesos robóticos tiene el potencial de disminuir el trabajo repetitivo del auditor, dejando más tiempo disponible para el análisis crítico. 

Helvecio nos contará la experiencia de la robot ALICE, acrónimo de Análisis de Licitaciones y Anuncios. Se trata de un script SQL que realiza en tiempo real el análisis de variados aspectos de toda la contratación electrónica como la competitividad (requisitos innecesarios, contratistas con mismos socios) o la calificación (limitaciones para contratar) leyendo la web de compras públicas y las actas resultantes. Así, cruza todos los datos y mantiene un enorme banco de precios en todo el sector público brasileño. La herramienta fue desarrollada por la Contraloría General de la Unión (CGU), con el apoyo técnico de los Tribunales de Cuentas adheridos en un convenio de cooperación.

Como si sse tratase de verdaderas hermanas Polgar, las campeonas también son tres. Otras herramientas más reservadas son la robot Mônica (Monitoreo Integrado para el Control de Adquisiciones) que permite al auditor, por ejemplo, visualizar de manera ágil y eficiente los proveedores más contratados en cada Entidad o los tipos de servicio más utilizados. También está la robot Sofia (Sistema de orientación sobre hechos y evidencias de auditoría) que se centra en las indicaciones de irregularidades para unos 200 auditores de TCU.

Todo un futuro se abre en esa dirección. Nos vemos en Salamanca …

Relacionado