Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Este es el curioso origen de las bufandas

Una prenda que no puede faltar en el guardarropa invernal.

La prenda esencial para las personas que viven en zonas montañosas o de bajas temperaturas. Lo que podría pensarse que su nacimiento siempre fue para abrigarse del frío, no fue así. Esta prenda tiene su origen desde la época de los romanos, ya que ellos la empleaban para recoger el sudor del cuello durante las temporadas de calor.

Su nombre real no fue bufanda, sino “Sudario de Oviedo”, los obreros también la utilizaban de la misma forma, más aún cuando tenían largas jornadas debajo del sol y esta funcionaba como un paño para recoger el sudor.

En la actualidad esta prenda invernal puede combinarse de diferentes formas, hasta al grado de considerarse formal. En diferentes partes del mundo se les llama de diferentes formas como: jata, shemagh, pashmina, kufiya. También se les puede encontrar de diferentes materiales y diseños. Tanto que ya también se le da un uso militar.

Créditos: Kelly Sikkema/Unsplash.

Aunque nació como una prenda exclusiva de los hombres, las mujeres comerciantes fueron las que hicieron la variante femenina, esto hechas con telas y seda hasta llegar a ser una prenda infaltable en el vestir de las mujeres.

“Actualmente la bufanda es un accesorio necesario ya que da mucho estilo a quien la porta, sea hombre o mujer”, dijo Sebastián Barojas Luna, Licenciado en Diseño de Modas, Egresado de la Universidad Gestalt de Veracruz. “En el caso de ciudades con climas cálidos, esta no se puede usar mucho, solo cuando es temporada de frío. Sin embargo, hay variaciones de telas frescas en las cuales pueden ser una buena opción y además es una prenda bastante accesible siempre y cuando no sea esta de diseñador”.

En el caso de otras culturas, los croatas y chinos sabían identificar a los guerreros de sus ejércitos gracias a que portaban una bufanda.

Para el siglo XIX, quien portaba una bufanda se sabía de la clase social que era, sin importar que fuera hombre o mujer. Para el siglo XX la población usó la bufanda como un accesorio adaptable y en el caso de las mujeres como un accesorio religioso.

En diferentes países del mundo se utilizan diferentes materiales para su fabricación, Arabia y la India, usan la bufanda como turbante. Inglaterra usa la lana para su fabricación. En el caso de Asia, el material de fabricación puede ser, lana, seda o cachemir. Las principales marcas de vestir en el mundo posicionan a la bufanda como un accesorio primordial para el buen vestir.

La bufanda es una de las principales prendas de vestir para el frio, en todo el mundo. Crédito: Susan Wilkinson/Unplash.

“En mi caso solo tengo tres bufandas, una de ellas me la hizo mi abuela y las otras dos las compre en una tienda departamental e inclusive son más ligeras. Me gustaría tener más pero aquí en Veracruz, el clima no lo permite porque la mayor parte del año hace calor y solo hace frío tres meses al año”, Sonia Yáñez Cantú, estudiante de la Licenciatura en Derecho de la Universidad Cristóbal Colón.

Afortunadamente los tiempos cambian y esta prenda sufrió cambios tanto en la manera de hacerse como de usarse, eliminando totalmente el estatus social que daba al portarla y convirtiéndola en una prenda de moda.

Por: Carlos Ramírez y Vanessa Sam.

Relacionado