Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Envidia

De los restos del café
en el vaso
que dejas en el fregadero
con la cuchara ladeada
y tus labios por quitar
antes de salir
muy por la mañana
y casi dormida
a trabajar.

De tu pijama tirado sobre la cama
de las monedas extranjeras
que tendrás ahora
en tu bolsillo,
de tus tiques de compra
de tus envases vacíos
de todo lo que dejaste por recoger
y a medias,
de ese cigarro
cuando piensas que deberías dejarlo
y no puedes.

Envidia
de la piel de la fruta que queda
entre tus dedos y el cuchillo,
de tu nueva casa
de la botella de vino que compartes
a medias,
de la repisa de la ventana
en la que te apoyas
cualquier noche,
de tu ropa usada esperando en el cesto
del café que sobró en la cafetera
del agua que gotea tras tu ducha,
cuando te has ido,
de todo aquello que no ves
pero pronuncias
y en lo que ya no piensas
pero tocas.

Envidia
de la señal con el nombre de tu ciudad
nueva
de su desvío en la carretera
de la guantera de tu coche
de las llaves de casa
entre tus dedos
de lo que haces
mientras piensas otra cosa.

Envidia
de lo que
dejas atrás justo ahora,
de tus calles nuevas
de tu impaciencia
sin mi nombre
de tus palabras
recién aprendidas
en otro idioma,
de los espacios vacios
de tu ropa tendida.
Envidia
incluso
de tus días malos
de todas esas cosas que
antes de perderse
acaban de pasarte.

Envidia
incluso de mí
cuando te vi dormida
y celos también
y a veces
de la muerte.

Relacionado