Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Entrevista a Aran Casanova

Aran comenzó a confeccionar sus primeros bolsos para uso propio ya siendo adolescente y su vena emprendedora en diferentes proyectos también tiene un largo trayecto, que se profundizó al ser madre. 
Una mujer multi-talento, creativa y emprendedora, que no duda en poner en marcha las ideas que le surgen, a menudo porque ella misma las necesita. Este es el caso de sus preciosos bolsos de su mismo nombre. La falta de opciones prácticas y estéticas incluso en las grandes marcas, la llevó a crear estas joyas, hechas de piel y con estilo, que sirven a una mujer moderna, ocupada y estilosa, que no tiene tiempo (ni ganas) de cambiar de bolso cada día.
Con la peculiaridad de poder transformarse en un clic, sus bolsos ofrecen a mamprendedoras como nosotras, la capacidad de adaptarse a su ajetreado y apasionante estilo de vida.

¿Aran, qué te dio la idea de tu negocio?

La necesidad y la escasez: La sensación de querer algo muy bueno y no estar dispuesta a pagar los precios desorbitados que pedían las marcas que me gustaban. Me apasionan los bolsos (para vestir consumo más prendas básicas), tengo una obsesión con ellos. Creo que es el elemento principal de nuestro vestuario. Creo que puedo saber mucho sobre una persona según el bolso que lleva.

¿Surgieron algunos baches al empezar que no habías previsto al principio? ¿Cómo los superaste?

Cuando emprendí la consultoría sí tuve más obstáculos, el más importante mi entorno, no entendían bien que pudiera ganar dinero sin salir de casa. Aunque me apoyaban, me presionaban con que tenía que buscar un trabajo y dejar el proyecto como una actividad complementaria. Para evitar la presión, mantuve abierta una cuenta en una plataforma de empleo mientras trabajaba en la estrategia de lanzamiento. Cuando facturé mis primeros proyectos se acabaron los obstáculos.

En el proyecto de bolsos, la principal limitación fue la económica. Estábamos en plena pandemia con una situación de bloqueo económico a nivel mundial y que también me estaba afectando particularmente. Mi público de consultoría no estaba emprendiendo por lo que mi consultoría no estaba facturando al ritmo al que estaba acostumbrada.
Sin embargo, al tener la idea clara, la suerte cambió de repente y me aceptaron un montón de presupuestos. Eso me dió la confianza, la tranquilidad y el capital para arrancar la primera colección.

¿Siempre has sido emprendedora?

Sí, me declaro altamente creativa y atrevida. Tengo muchas ideas, veo modelos de negocio por todas partes, pero no tengo ni el tiempo ni la capacidad para atender todas mis ideas, por lo que he tenido que aprender a priorizar y saber gestionar mi creatividad.
Y por otro lado soy muy atrevida. Tengo facilidad para pasar a la acción sin miedo a equivocarme. 
Lo único que me pone nerviosa y sí me da mas miedo es cumplir bien con lo que ofrezco. Que la experiencia de usuario sea buena y que el cliente quede satisfecho. 

¿Cuéntanos sobre tu primera experiencia emprendedora?

La primera experiencia oficial fue cuando creé, junto a dos socios, un soporte de marketing innovador. Fuimos los primeros en crear publicidad en los vasos que salen de las máquinas de vending.

¿Hay algo sobre el mundo de los accesorios de moda que la mayoría de la gente no sabe?

  • Que la sostenibilidad no está sólo en los materiales, sino en las calidades de los mismos.
  • Si compras algo que se rompe rápido, tienes que volver a comprar.
  • Si compras algo que es temporal, rapidamente se pasa de moda y tienes que volver a comprar.
  • Si compras algo que parece muy bonito y es demasiado barato, entonces no es bueno y pronto tendrás que volver a comprar. (Esto hoy en día es un problema grave porque la mayoría de las marcas fabrican en Asia y la calidad es cuestionable).
  • Que muchas veces no compramos lo que de verdad necesitamos sino que compramos de forma compulsiva tratando de cubrir un vacío emocional.
  • Cuando compramos con la cabeza y somos dueños de nuestra decisión, compramos bien y pagamos un precio justo, ni demasiado bajo ni algo desorbitado.
  • Lo que compras, lo que usas, lo que consumes, lo que te pones… todo forma parte de tu imagen y tu marca personal.
  • Los complementos tienen significados y comunican constantemente lo que eres y lo que no eres.

¿Cuáles son tus objetivos actuales?

Que muchas mujeres lleven un HEARTFULL en sus manos como elemento imprescindible, es un “must have” y que se sientan empoderadas. 

Producir el siguiente modelo que es una  fusión entre piel y textil reciclado. Se trata de una pieza de cuero que es la pieza central del bolso y una bolsita de tela extraíble,  intercambiable ¡y lavable!. El objetivo es que puedas tener tantas bolsitas como quieras y cada vez que cambias de bolsita, cambias de bolso sin invertir grandes cantidades. Por supuesto todo ello con estilazo y acabados que eleven la imagen de la mujer que lo lleva.

También estamos ya desarrollando un tercer modelo convertible. Se trata de una mochila de tela, con asas de cuero extraíbles que permiten modificar su posición para que se convierta en bolso de hombro o de mano. Todo con un simple clic, ya que todas nuestras asas llevan un sistema de anilla mosquetón que permite extraer el asa.

Otro objetivo que ya estamos valorando es colaborar con causas benéficas. Me siento altamente comprometida con la evolución de la mujer y de lo femenido. 

¿Qué diferencia a tu negocio de la competencia?

Lo primero es la intención: Hoy en día las marcas piensan en sí mismas, en abaratar procesos, rebajar calidades para ser competitivos en precios y utilizan las tendencias para fabricar productos temporales que pasan rápido de moda y de duración limitadas. ¿Acaso es eso sostenibilidad?

Yo quiero devolver al mercado femenino esos clásicos imprescindibles, atemporales y duraderos, que tienes durante años en tu armario, que luces orgullosa, que aportan clase y elevan tu imagen cuando los llevas. Y por supuesto, cuidando nuestro planeta.

¿Cuáles han sido tus mayores errores y aprendizajes en tu camino como mamprendedora?

El principal error es tener prisa. Cada cosa requiere de su tiempo de cocción y de un proceso y eso no se puede acelerar: Siempre hay factores sorpresa en el proceso y cuando tratas de acelerar, los errores se vuelven más grandes y más caros.  
A su vez eso me ha aportado mi mayor aprendizaje. Hacer las cosas respetando los tiempos y los procesos, esto también me permite disfrutar más de ello.
Con el tiempo he desarrollado mi lado espiritual y he aprendido a estar más presente, más atenta a las señales y que nada ocurre por casualidad, tampoco los errores.

Desde tu punto de vista ¿Cuál es la peor parte de ser mamprendedora? ¿Y la mejor?

La peor cuando olvidamos que somos humanas y pretendemos ser superwoman, llegar a todo, poner con todo y echarnos más peso encima del que realment podemos soportar. A veces me descubro a mi misma es este estado y me recuerdo que he de respetarme e ir más despacio, aceptar mis límites humanos.

Lo mejor, sin duda, es la flexibilidad. Poder conciliar y tener la capacidad de gestionar mi tiempo, mis tareas y mi energía. Por las mañanas trabajo y tengo la oportunidad de sentirme profesionalmente realizada y contribuir a la sociedad. Por la tarde estoy con mis niños y me siento realizada como madre, mujer, familia, amiga, etc.

¿Con qué típico consejo emprendedor no estás nada de acuerdo? ¿Por qué?

Que para emprender hay que sufrir.

No hay que sufrir nada, hay que saber gestionar todo, lo relacionado con la actividad profesional y la parte psico-emocional. Hay que tener en cuenta que no emprendemos para hacernos millonarios de la noche a la mañana, emprendemos para sentirnos realizadas con la actividad a desempeñar y vivir en armonía. 
Yo trabajo muchísimo, pero no sufro. Sufría cuando me levantaba a las 6 de la mañana, tenía que contratar un horario ampliado en el cole de mi hija para dejarla dos horas antes de la apertura de puertas y llegaba tan agotada por las tardes que no tenía energía para jugar con ella. Ahora puede que trabaje más pero trabajo mejor y gestiono diferente. 

Emprender no tiene que ser duro, todo proyecto tiene sus fases y su método. Si sabes lo que tienes que hacer en cada momento y cómo hacerlo, lo normal es que todo fluya y tengas resultados, mayores o menores, pero siempre hay un resultado.

¿Cuál es tu mayor secreto para mantener estabilidad entre tu rol de emprendedora y tu rol de madre?

Primero yo y mi energía y luego todo lo demás. Puede parecer egoísta pero no lo es. Es lo más generoso que puedes hacer. Si tú estás bien, estarás bien para los demás y estos disfrutarán de tu mejor versión.

¿Te gustaría que tus hijos siguieran también el camino emprendedor?

Sí, sin duda. Ser emprendedor es una actitud. Si desarrollan la actitud emprendedora siempre estarán enfocados en oportunidades y tendrán el mayor tesoro que puede poseer una persona: la libertad. 

¿A tus hijos les gusta a lo que te dedicas? ¿Te quieren ayudar?

Sí, pero procuro que no toquen mis cosas porque son bastante liantes, jajaja.
Alguna vez les dejo un par de retales de tela, y mi hija de 7 años, hace poco, ya se hizo su primer bolso bandolera ella solita.

Si quieres saber más sobre los bolsos Aran Casanova, puedes visitar su web en arancasanova.com o su Instagram.
¿Quieres un bolsos Aran Casanova? Para apoyar a todas las mamprendedoras que trabajamos duro y sin cesar, hasta el día 23 de Noviembre, puedes obtener un descuento del 20% con el código MAMPRENDEDORA.

Relacionado