Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

El trastero de mis padres


Estos días atrás hemos desalojado el trastero de casa de mis padres. Para que me entendáis bien, el trastero no es un trastero al uso, es una habitación enorme con una gran ventana, medirá unos 15 m2, y tenía estanterías de suelo a techo, digo tenía porque hasta las estanterías se han desmontado, (los techos de la casa miden aprox. 3,5 m. de altura), doy estos detalles para concienciarme de todo lo que había.

Le decíamos el cuarto de la fantasía, se podría decir que estaba como una cabra montesa, pero aquella habitación me hacía soñar

Cuando era una niña recuerdo ir al trastero de mi casa y reencontrarme con juguetes de más pequeña, le decíamos el cuarto de la fantasía, se podría decir que estaba como una cabra montesa, pero aquella habitación me hacía soñar, y por supuesto imaginación no me faltaba. Allí he jugado, me he disfrazado con trajes de mi madre y me he reído a carcajadas con mi compinche de la infancia, mi primo Jesús.

He tenido varios déjà vu cuando hemos sacado el trastero entero, nos hemos reencontrado con los libros y cuadernos de la EGB, COU, y la Carrera, ¿os podéis imaginar lo que ha sido ver el libro de vacaciones Santillana de 1° de EGB?, mis hijos han estado con el libro de repaso de Santillana, este verano.

Muchos de aquellos modelitos que se me ocurrían, nos lo hicimos.

También he recuperado muchos dibujos de mi bloc. Ver todos esos diseños de cuando tenía veinte años, es para morirse de la risa, a cada diseño le ponía su bolso, anillos, cinturones, pendientes, etc. Muchos de aquellos modelitos que se me ocurrían, nos lo hicimos. Era muy fan de Óscar de la Renta y Armani. I love Armani, sus chaquetas y el azul.

Diseños. Moda. Bloc de dibujo
Diseños del bloc de dibujo (Moda)

Hemos desempolvado varias enciclopedias para niños, máquinas de escribir antiguas, el equipo de música de mis padres con todos sus vinilos, la mesa de libro de la antigua cocina, un armario entero de telas, juguetes de todo tipo, cuadros hechos en el cole, cuadros de mi madre, cajas de costura. Pues sí cajas de costura, vamos costureros de madera. En el colegio, nos enseñaban a hacer punto de cruz y punto al pasado. Hice varias mantelerías, que nunca he usado.

Figuras de bronce
Figuras de bronce de ciclistas de mi padre, ahora lucen en mi estantería.

Pero lo que más había en ese trastero era ropa, no os podéis imaginar la de modelitos de cuando éramos pequeñas y adolescentes, unas cosas se han guardado, otras las hemos donado y otras directamente han ido a la basura, yo le decía a mi hermana:

– ¡Chiqui ni lo mires!

La pasión de mi madre por la moda y su gasto o inversión en los hola de alta costura y pret a porter durante años, estaban reflejados en los trajes que nos hemos encontrado.

Nos hemos reído de lo lindo con los equipos que hemos encontrado, había verdaderas joyas y también algunos horrores, muchos años de costura de mi madre que nos ha hecho de todo, sin tener ni idea de patrones, a ella le encanta dibujar y cuando se le ocurría un modelito lo dibujaba en la tela con nuestras medidas y se atrevía con todo, pantalones, bermudas, blusas, camisones, chaquetas, vestidos, trajes de flamenca, de comunión, camisas, chalecos, petos, batones, ranitas y hasta austriacas, un sin fin de prendas, menos mal que nunca le gusto hacer jerseys de punto, 😂😂😂. Desde luego la pasión de mi madre por la moda y su gasto o inversión en los hola de alta costura y pret a porter durante años, estaban reflejados en los trajes que nos hemos encontrado. También estaban todas las revistas de moda junto a las de decoración.

Traje de comunión de 1987
Rescatado mi traje de comunión, ileso y dispuesto a ser usado por mi hija

Desde la primera mudanza he pensado que lo único positivo que tenía este megatrastorno, es el desprenderse de objetos inservibles.

Después de las anécdotas y de las risas he reflexiondo sobre cuantas cosas llegamos a acumular, y cuantas cosas permanecen olvidadas sin servirnos para nada, no sé si os pasa a vosotr@s, yo no sé que sería de mí sin mis seis mudanzas. Este verano hemos hecho la última y no se lo deseo a nadie, pero una mudanza te hace tomar conciencia del montón de cosas inservibles que vas guardando. Desde la primera mudanza he pensado que lo único positivo que tenía este megatrastorno, es el desprenderse de objetos inservibles, las mudanzas te obligan a hacer una criba, no tienes más remedio.

La casa de mis padres siempre ha sido la misma, no han cambiado su residencia y entiendo que se acumula mucho más que si estás cambiando de casa cada cierto tiempo, y si cuentas con espacio, pues como que no te afecta tanto.

Ahora que está tan de moda el orden y la limpieza en los armarios, he de reconocer que cuando ves el armario ordenado y despejado, puedes encontrar conjuntos más fácilmente, y por supuesto conocer lo realmente necesario a la hora de hacer las compras de temporada. Lo cierto es que no necesitamos tanta ropa (al menos para los adultos, en niños no es aplicable, crecen cada 2×3), tenemos demasiadas cosas, sé que los precios de algunas prendas están por los suelos y piensas que ganga, pero tenemos que reflexionar en el uso de cada prenda y en el gasto innecesario. Mis hijos llevan uniforme casi todo el año, y en verano su uniforme son los trajes de baño, en realidad no necesitan tanta ropa. Además heredo mucha ropa, me encanta que hereden ropa de mis sobrinos, y también reutilizamos mucha ropa de cuando eramos pequeñas.

Re-utilización de ropa de pequeña
Blusa de pequeña encontrada en el trastero, arreglada como vestido para mi hija

Si nunca pones límites, nunca donarás o te desharás de nada, hay que decir ¡hasta aquí y no mirar atrás! Al final es mejor pensar en lo realmente importante y útil, me sale la pragmática que llevo dentro.

Reciclarnos y reinventarnos constantemente puesto que la vida va cambiando y nosotros con ella.

Como lección me quedo con guardar en el trastero el árbol de navidad y poco más, estoy decidida a tener todo lo que necesito dentro de casa, y no quiero acumular por pena a tirar o reciclar cosas, el espacio está muy cotizado.

Lo pienso aplicar también a mi mente, estoy decidida a pasar página y a desprenderme de malos recuerdos que no sirven para nada. Acumular por acumular no es bueno ni física ni mentalmente, hay que desprenderse de cosas inservibles e inútiles. Reciclarnos y reinventarnos constantemente puesto que la vida va cambiando y nosotros con ella. Utilizar con cabeza el espacio.

Relacionado