Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

El problema del poliéster

Anteriormente hemos hablado de la historia del poliester y las razones por su popularidad en la industria de la moda tanto en décadas pasadas como en las actuales. Sabemos que es un material muy resistente y maleable, pero sus efectos en el medio ambiente se han vuelto uno de los mayores problemas dentro de la industria de la moda. Para entender la causa de esto debemos comprender las faltas de planeación desde su creación, los daños que causa su mantenimiento y el problema de sus desechos.

El proceso de elaboración del poliéster es contaminante. 

Como cualquier plástico, el poliéster es un producto del petróleo que pasa por un proceso de transformación. Tiene un menor uso de agua que el algodón pero produce una gran cantidad de gases contaminantes y requiere de mucha energía que también proviene de combustibles fósiles. En muchas fábricas también tienen el problema de residuos tóxicos que acaban contaminando el medio ambiente.

Su bajo costo alienta la sobreproducción de ropa.

Hemos mencionado que el poliéster se puede encontrar en las colecciones de todas las marcas fast fashion por razones monetarias. Mientras más barato y rápido puedan producir nuevas prendas, más dinero ganan estas empresas. Las telas sintéticas baratas como el poliéster son lo que permite que se produzca tanta ropa en tan poco tiempo y que esto sea rentable para las empresas. Si no fuera por este tipo de textiles es poco probable que el modelo de sobreproducción fuera tan popular y rentable.

Su lavado libera microplásticos.

Las prendas de poliéster se tienen que lavar como cualquier otra prenda. De hecho su uso en prendas deportivas implica que son de las que se deben de lavar más seguido porque reciben la mayor cantidad de uso rudo y sudor. Sin embargo, cada vez que lavas una prenda de poliéster esta libera microplásticos que acaban en los ríos y océanos a los que se conectan eventualmente todas nuestras lavadoras. Esto implica una gran contaminación en cuerpos de agua que incluso afecta el pescado que se pesca para consumo humano.

Es muy difícil de reciclar.

Una de las estrategias más comunes de greenwashing es decir que una prenda está hecha de material reciclado, usualmente el algodón. Sin embargo el reciclar el poliéster tiene una serie de retos que impiden que esta sea una opción. La tecnología de hoy en día no ha logrado crear un método de reciclado eficiente para esta fibra y presenta el reto de irse degradando conforme se va reciclando. Esto sin mencionar que las prendas que contienen poliéster junto con otro tipo de tela se vuelven casi imposibles de separar para su reciclaje. 

Tarda mucho en degradarse.

Al ser una fibra sintética derivada del plástico, el poliéster tarda aproximadamente 100 años en degradarse por completo. Lo que implica que cada pedazo de tela que acaba en el basurero estará ahí durante un largo tiempo, ocupando espacio y liberando microplásticos en su proceso de degradación. Estos acaban en el aire y el agua que consumimos y no estamos seguros de que tanto daño nos está causando, pero sí sabemos que esto puede volverse cancerígeno. 

Estas son solo algunas de las razones por las que el poliéster es un gran problema ambiental. El material en sí no es malo y tuvo en su tiempo una gran promesa de mejora tecnológica, pero su sobre uso y deshecho sin cuidado lo han vuelto una de las principales causas de problemas ambientales causados por la moda. Esto no significa tirar nuestra ropa que contiene poliéster o nunca volver a comprarlo. Simplemente es intentar elegir otro tipo de telas cuando se pueda y tener cuidado con la forma en que lavamos la ropa hecha de materiales sintéticos. 

Bibliografia: 

https://www.commonobjective.co/article/fibre-briefing-polyester

https://www.edie.net/news/7/Fast-fashion–Polyester-production-has-doubled-since-2000–with-huge-climate-implications/

Polyester Fiber – The Impact of Fashion Brands on Ocean Pollution

Relacionado