Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

El precio ambiental de estar a la moda

¿Alguna vez te has preguntado todo lo que conlleva a hacer una prenda de ropa? Hoy, la industria de la moda produce anualmente entre el 8% y 10% de las emisiones globales de dióxido de carbono.

Si bien la moda es la tercera industria manufacturera más grande del mundo y un factor importante para el desarrollo de las economías, también se debe tomar en cuenta que lleva ya muchos años produciendo y desechando excesivamente. 

Los jeans por ejemplo. Para elaborar una prenda tan universal como esta se requiere de aproximadamente 7500 litros de agua, el equivalente a la cantidad de líquido que bebería una persona promedio en siete años. Gran parte del uso que se le da a este componente está destinado al cultivo de algodón y a los procesos textiles húmedos como el blanqueo, el teñido, la impresión y el acabado. Se estima que este sector es responsable del 20% del desperdicio total de agua a nivel global.

El impacto ambiental que produce la segunda industria más contaminante del mundo –como lo declaró la Conferencia de la ONU sobre el Comercio y Desarrollo en el 2019– es principalmente a través de cuatro componentes: el agua que se consume, los materiales que se emplean (y luego desechan), el uso de productos químicos y el gasto de energía.

Por esto y más es que se le ha pedido a las marcas y organizaciones involucradas en el negocio que se reinvente la industria. Afortunadamente muchas de ellas ya han oído el llamado y están trabajando en descubrir nuevas posibilidades con los materiales y desarrollar procesos más comprometidos con el medio ambiente.

Desde el 2018, la mayoría de las marcas con mayor influencia firmaron la Carta de la Industria de la Moda para la Acción Climática durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático con el objetivo de lograr emisiones netas cero para el año 2050. 

Este fue un gran paso para la moda ya que en el acuerdo también se estableció la implementación de la economía circular, un modelo de producción y consumo que implica reutilizar, reparar, renovar y reciclar materiales y productos existentes la mayor cantidad de veces posibles para crear un valor añadido. 

Asimismo, el 24 de agosto de 2019 en Biarritz, Francia, durante la Cumbre del G7, se firmó el Pacto de la Moda con el fin de tomar medidas urgentes y frenar la huella negativa que produce la industria en el medio ambiente. Básicamente, algunas de las compañías más importantes de la moda como H&M, Inditex (Zara, Mango, etc.), Nordstrom, Kering (Gucci, Bottega Veneta, Balenciaga, etc.) y Prada, se comprometieron a utilizar energías renovables, no tirar residuos al mar, eliminar el uso del plástico y reducir las microfibras de materiales sintéticos.

Y hoy, ¿qué es lo que hacen algunas de estas marcas?

Muchas empresas de diferentes rangos comienzan a innovar sus productos poco a poco, desde maquillajes limpios como lo hace Milk Makeup, creando productos más duraderos como Patagonia o haciendo nuevas colecciones de materiales como algodón orgánico y poliéster reciclado en el caso de H&M, Levi’s y Tommy Hilfiger.

Uno de los casos más recientes de los que fui testigo fue Prada con su colección Prada Re-Nylon. “Nuestro objetivo final será convertir todo el nylon Virgen de Prada en Re-Nylon para finales de 2021”, dijo Lorenzo Bertelli, director de marketing de grupo Prada y director de responsabilidad social corporativa. Lo que significa que están implementando la economía circular en algunos de sus productos.

Foto tomada de Prada. Re-Nylon de Prada.

Los progresos de la industria definitivamente son importantes pero no todo recae en ellos. Cada persona es responsable de su propio consumo y de qué tan conscientes son de la situación, es por eso que te invito a ti como lector o lectora a mirar dentro de tu clóset y realmente pensar ¿cuánto vale para ti estar a la moda?

Relacionado