Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

El first date textil.

Quizás recuerde, querido lector, aquel artículo que publiqué en junio de 2017 sobre el “Apartheid textil”, le dejo el enlace para que refresque su memoria, necesaria para leer esta segunda parte.

https://juanjosefrias.wordpress.com/2017/06/25/apartheid-textil/

Para mis lectores más vagos, un resumen rápido; la pérdida de una de las parejas de calcetines es un hecho constatado y no una estrategia de las multinacionales de los calcetines para vender más.

Definitivamente, los calcetines se quedan viudos por estadística, y aquel de la pareja que sobrevive se queda relegado al olvido de la esquina mas profunda del cajón. Nunca más le haremos caso, incluso nos estorbaran a la hora de elegir parejas más unidas.

Pero llega la hora de ser valientes, incluso temerarios, diría yo. Les propongo darles una nueva oportunidad a esos solitarios calcetines que en su día hicieron las delicias de nuestros deditos. Deles una nueva oportunidad, los mayores también tienen derecho a trabajar. Emparéjelos con algún otro calcetín solitario, no todos tienen que ser iguales, no todos tienen que tener el mismo color.

Esta idea, que no es mía, surgió cuando en mi reciente cumpleaños, me regalaron dos pares de calcetines que simulaban los componentes de una hamburguesa. El primer par representaba dibujos del pan, tomate y la carne y el segundo par el queso, lechuga y la base del pan. Lo primero que se me ocurrió fue ponerme uno de cada par, para representar la hamburguesa completa.

Mi regalo de cumpleaños, gracias Raquel y Rocío.

Esta “genial” idea, me hizo pensar, que podía servirme para darle salida a esos calcetines desparejados, en una especie de First Date, ya saben, ese programa de tv de citas a ciegas, pero sobre calcetines. ¿Por qué no tener una nueva pareja? Todos tenemos derecho a rehacer nuestra vida de nuevo.

La verdad es que estamos en una época donde somos capaces de darle una nueva vida a cierta ropa que en otra década, no tendríamos el menor miramiento para desecharla. Ahora un pantalón vaquero a la moda debe tener algo roto, pero en la década de los 90 eso era signo de pobreza, y lo que más se podía permitir era el deshilachado de los bajos del pantalón. Ahora las marcas de ropa saben sacar provecho a esta moda alentando nuestra originalidad al vestir.

Otro de mis regalos de cumpleaños fue un conjunto de pantalón y camiseta que en un principio pensé que era un chándal, por la raya lateral blanca del pantalón, que se ha vuelto a poner de moda. Pero mi querida Mar me sacó de mi ostracismo, al revelarme que la verdadera utilidad de este conjunto no era para hacer deporte, sino para dormir. ¡¡Diosito, era un pijama!!.

Y es que la moda “vintage” ha vuelto a llenar las calles, y vemos sin parar camisetas con dibujos de ET, los cazafantasmas o Mazinguer Z. Sinceramente, y ahora que estamos solos tú y yo, querido lector, no sé si es aquello de que la moda es algo cíclica o más bien un poco de vagueza de los creadores de estilo.

Personalmente soy capaz de aceptar casi cualquier moda, las camisas con un lado por dentro y otro por fuera del pantalón, los vestidos asimétricos, los calcetines de deporte hasta las rodillas, que los chicos se pinten las uñas, … Pero no soportaría, seria inaceptable para mi, y lo siento por ti, querido lector, que seguramente no estarás de acuerdo conmigo que volviera a ponerse de moda las hombreras.

Relacionado