Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

El bronceado, cosa del siglo XX

Hasta que el nobel Niels R. Finsen no demostrara los efectos saludables del sol, la piel blanca marcaba el estatus. A más palidez, mayor reputación estética.

Las civilizaciones griegas y romanas lo tenían claro: las huellas del sol en la piel eran para quienes no podían protegerse del tostado producido por el astro rey. Durante la mayor parte de la historia las clases privilegiadas marcaban su linaje partiendo de una piel blanca e inmaculada, para ello, empleaban todo tipo de complementos protectores como sombrillas, sombreros, viseras, gorras o guantes…y utilizaban variados potingues blanqueantes para untar o ingerir, como harina de habas, concentrados de arroz o zumo de limón.

El culto a la piel blanca, que aún pervive en India y en casi todo oriente, vino a romperlo el médico, Niels Ryberg Finsen, que pese a su corta vida (44 años) marcada por la enfermedad, se dedicó en cuerpo y alma al descubrimiento y demostración de los poderes terapéuticos del sol en ciertas enfermedades, como la viruela, tiña, epitelioma y lupus.

niels_finsen

10 de diciembre de 1903.

El doctor Finsen sabe que no debería estar en su casa de Copenhague, se revuelve en la silla de ruedas y maldice una vez más la debilidad que ataca a sus órganos y que además de llevarle muy pronto a la muerte, le impide recoger en Estocolmo, el Premio Nobel de medicina y codearse con otros galardonados como los Curie. Apenas ha celebrado su décimo aniversario de boda con Ingeborg Balslev, hija del obispo de Ribe y delega en sus 4 hijos en común, la difusión de su legado. El Nobel le reconoce como creador de la fototerapia y destaca la brillantez de sus publicaciones.

Niels R. Finsen echa un ligero sueño y vuelve a ser aquel niño que pierde a su madre a los 4 años, nacido y criado en una muy buena familia de Thorshavn, capital de las Islas Feroes -en aquel momento bajo dominio danés-. Al mediodía pide que descorran las cortinas y puede ver el sol, tímido, dejándose ver por encima del horizonte, recuerda su época estudiantil en Islandia y los pasos dados siguiendo a su hermano por los pasillos de la universidad de Copenhague. Su propia enfermedad le condujo a la medicina y al estudio de la actividad lumínica y de ahí a la creación de la lámpara Finsen, y, más tarde, de la terapia Finsen. El recordado médico donó 50.000 coronas danesas a su instituto y otras 60.000 a un hospital por enfermedades cardíacas y hepáticas que él había fundado. A su muerte había recibido el título de caballero, la cruz de plata y la medalla de oro al mérito que otorgan la autoridades danesas.

bronceado1

Despuntaba el siglo XX y el sol salía para todos mientras Niels Ryberg Finsen se despedía de él. Los centros médicos, convencidos por los descubrimientos de Finsen, de la capacidad de la luz solar para prevenir o curar enfermedades, comenzaron a pautar a sus pacientes los baños de sol, y nació así un nuevo tipo de turismo. En 1923, Coco Chanel volvió de sus vacaciones bronceada y el mundo se rindió al tono dorado en la piel. El cine en color de los 40, intensifica el bronceado y se disparan las ventas de productos y accesorios. Con los 60s se destapa la moda playera y en los 70s se logra que la estética “beach” perdure más allá del verano, con la puesta a la venta de los novedosos autobronceadores y las primeras lámparas de bronceado.

 

Sun_LocionExtraLight50_400ml_web

 

Los estudios de las últimas décadas del siglo XX, dieron la voz de alarma: la reducción del grosor en la capa de ozono, la sobreexposición y los avances científicos, ligaban la acción solar a ciertos tipos de cáncer. Así nacieron las lociones con foto protección, cuyo uso se recomienda más allá de la época veraniega. Entre las recomendaciones de los expertos, no escatimar frecuencia de uso y confiar en marcas de prestigio. Tirando de ranking, la favorita de los expertos: Eucerin Sun Lotion Extra-Light Sensitive Protect FPS 50+. Un solar de cuerpo extraligero con un elevado nivel de protección celular capaz de proteger también de los rayos ultravioletas

En el verano de 2019, sabemos que tomar el sol fortalece el sistema inmunitario, reduce la presión sanguínea y hasta mejora el estado de ánimo. Pero, palabra de Finsen, somos conscientes de que, tomado con moderación el sol sus multiplica sus efectos.

https://www.hidden-nature.com/niels-ryberg-finsen-fundador-de-la-fototerapia/

http://themaskedlady.blogspot.com/2012/01/secretos-de-belleza-en-la-antigua-roma.html

https://www.xlsemanal.com/estilo/20170306/historia-del-bronceado.html

https://modandgo.wordpress.com/tag/anos-60/

https://www.eucerin.es/productos/proteccion-solar

 

Relacionado