Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

El arte digital cuestiona el rol de la prensa tradicional

Por: Roberta Bosco y Stefano Caldana | 14 de enerode 2013 – Entrada original en EL PAÍS

Leer los periódicos online no será nunca más lo mismo desde que Julian Oliver y Daniil Vasiliev han creado Newstweek, un dispositivo que permite manipular en tiempo real el contenido de las noticias que se están leyendo en Internet.
Por suerte este aparato, que se parece mucho a un ambientador enchufado en una toma de corriente, funciona como un dispositivo wireless en áreas limitadas y su alcance acaba siendo intrascendente, aunque reflexionando sobre su finalidad, se puede entender que finalmente pueda llegar a convertirse en un objeto revolucionario.

Hasta el 11 de marzo de 2014 Newstweek forma parte de Print Error. Publishing in The Digital Age (Error de impresión. La publicación en la era digital), una exposición para el Espace Virtuel, un espacio expositivo online que el centro de arte Jeu de Paume de París entrega periódicamente a algunos de los más destacados comisarios de net.art y de la escena artística digital contemporánea. Como no podía ser de otra forma, considerada la temática en que se centra la exposición, Print Error. Publishing in The Digital Age ha sido comisariada por el artista, editor y teórico italiano Alessandro Ludovico, quien acaba de publicar también Post-Digital Print, un libro que analiza el papel de la prensa en el delicado momento de transición de los formatos analógicos tradicionales a los digitales.

Volviendo a Newstweek, el dispositivo tiene un funcionamiento muy simple y una vez enchufado a una toma de corriente en un lugar público permite a su dueño convertirse en un “interventor de textos”, que cambia en tiempo real palabras o párrafos enteros de las páginas de los periódicos que otros usuarios están leyendo a través de una red local. Los cambios pueden pasar desapercibidos o, según el grado de intervención, dejar algo desconcertados los lectores, que de todas formas difícilmente llegarán a percibir el engaño en el que han caído.

Construido según la filosofía del código abierto, Newstweek es una herramienta al alcance de todo el mundo. El propio Oliver ilustra en la página del proyecto como construir una a través de unos sencillos pasos y comparte también libremente los códigos de programación del dispositivo.
Oliver, cuyo trabajo se sitúa a medio camino entre las incursiones de un hacker y el ámbito artístico, es autor del manifiesto Critical Engineering, que reclama la importancia y la necesidad por la sociedad contemporánea, de poder manipular las tecnologías de que dispone. Con Newstweek el artista aborda al mismo tiempo las problemáticas relacionadas con la seguridad en la red y la libre circulación de la información y reflexiona sobre cómo están cambiando los patrones de producción y consumo de las noticias y la manera de percibir la información.

Aunque la duración de la muestra, hasta el 11 de marzo de 2014, a primera vista parece un error, no  lo es. Con Print Error. Publishing in The Digital Age, Ludovico estrena un nuevo formato de exhibición prolongada en el tiempo, formada por tres ciclos de seis proyectos –dos de los cuales han sido producidos especialmente para el evento– que se van sumando paulatinamente a la plataforma expositiva virtual. Este amplio programa sobre la creatividad artística y el net.art, cuenta también con aportaciones ocasionales, como una nueva obra de Stephanie Vilayphiou, que este mes de enero se añade a los seis proyectos del primer ciclo.

“Desde el mismo título Print Error. Publishing in The Digital Age, la exposición se propone destacar de forma crítica y conceptual uno de los fenómenos contemporáneos más importantes: la transformación radical de los medios impresos y su impacto en la transmisión de la información y la preservación de los contenidos”, explica Alessandro Ludovico. Además de eventos paralelos, como las conferencias que tendrán lugar en el auditórium del Jeu de Paume y un espacio que reúne publicaciones y ensayos sobre Print Error en la librería del centro parisino, uno de los méritos de esta iniciativa ha sido poner en marcha la producción de nuevas obras. Hasta el momento han sido comisionados KindleGlitcher de Benjamin Gaulon (aka Recyclism) y Ten Words + One Text de Grégory Chatonsky.

KindleGlitcher (Corrupt.epub) continúa una larga serie de trabajos de Benjamin Gaulon, enfocados en los soportes digitales y su obsolescencia y en la exploración del détournement a través de los procesos de hacking y reciclaje. KindleGlitcher es una aplicación online destinada a la corrupción de datos, que permite a los usuarios subir en la web del proyecto un libro electrónico en formato epub para obtener una nueva versión intervenida digitalmente. El resultado es una copia de autor, que no tiene nada que ver con el libro original, ya que sus páginas se han convertido en un caos visual.

Ten Words + One Text del artista francés Grégory Chatonsky es una obra sonora en la que un texto es leído distribuyendo las palabras a través de 10 auriculares, de manera que la escucha del texto inicial resulta imposible. Para su adaptación online el autor hace que los diez diferentes archivos digitales de audio se mezclen en un proceso de desmantelamiento continuo de la obra original.

“Quizás la imprenta no sea obsoleta, pero se encuentra en una fase de mutación profunda, principalmente por el hecho de que el papel está siendo paulatinamente devorado por las pantallas. Cuando una nueva tecnología de gran alcance parece cambiar las reglas del sistema establecido, entonces todo el sistema reacciona lentamente”, indica Ludovico, introduciendo una selección de obras que ponen en evidencia estos cambios y la investigación de artistas, teóricos y profesionales que se ocupan de esta mutación fundamental y algunas de sus directas consecuencias.

Entre estos proyectos se encuentra The Quick Brown, un interesante experimento de Jonathan Puckey (Moniker), que realiza un seguimiento en tiempo real de cómo cambian los titulares de las noticias online, poniendo de manifiesto procesos que de otra forma serían imperceptibles para el lector. DuroSport Electronics, presenta Smell of Books, un irónico acondicionador para libros electrónicos, que ofrece la sensación de estar manejando un libro, aunque se esté leyendo un formato digital.
Cierra la selección el interesante proyecto DIY (Do it yourself, hazlo tu mismo) del artista de Los Ángeles Daniel Reetz, que ha concebido un artefacto para que todos puedan digitalizar fácilmente sus libros, aprovechando sus aptitudes para el bricolaje tecnológico.

Concebido como un proyecto de código abierto, Do it yourself book scanner es una guía para que todo el mundo pueda construir un escáner de libros utilizando una cámara digital. El coste desorbitado de los aparatos comerciales, que permiten hacer copias digitales de libros les hacen inaccesibles para el público particular, mientras que, siguiendo las instrucciones en la web de Reetz, es posible realizar un aparato muy parecido a los comerciales con unos gastos mucho más reducidos. El escáner open source resulta también muy eficaz, ya que el artista asegura que su funcionamiento puede alcanzar las 1.200 páginas por hora.

TEMAS RELACIONADOS:
El fin de la prensa escrita (5 Dec 2012)

Relacionado