Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

El alto precio de la moda rápida

El lado oscuro de la moda fue descubierto después del terrible accidente en la ciudad de Decca en Bangladesh. Un edificio de una fábrica textil se derrumbó dejando a 1.127 muertos y 2.437 heridos, mostrando la forma denigrante en la que trabajaban.

Hoy en día son explotados cientos de personas que trabajan en la industria textil, 85 % de estas son mujeres y su salario está rondando los tres dólares al día. Cada año en las tiendas salen 52 colecciones gracias a la moda rápida, lo que complica aun más la situación, ya que las empresas piden mayor cantidad de prendas a un menor precio, lo que perjudica a esta industria y hace que camisas que antes costaban 10 dólares terminen costando 2 dólares.

En el mundo hay 40 millones de trabajadores en fábricas textiles y 4 millones de ellas trabajan en Bangladesh, donde no cuentan con los suficiente derechos laborales, obligándolos a trabajar extensos horarios sin posibilidad de descanso como las horas de alimentación y de baño.

A Colombia llegan estas grandes tiendas reconocidas a nivel mundial como Zara, H&M, Bershka , Stradivarius, Forever 21, entre otras. Marcas que tienen una alta demanda en todo tipo de público, lo que afecta directamente a estas pequeñas textileras que día a día producen miles de prendas que son exportadas a diferentes partes del mundo, mientras tanto los trabajadores son recompensados con miserias y una baja calidad laboral.

Aun así los colombianos permitimos que las grandes industrias de la moda sigan vulnerando los derechos de miles de personas en Bangladesh, comprándoles a estas grandes marcas. Estamos cerrando los ojos a la industria creciente de miles de diseñadores y marcas colombianas que día a día usan nuevas técnicas para innovar y hacen que sus precios sean asequibles para una gran mayoría del público. Si compramos productos locales, estamos impidiendo que las multinacionales nos llenen de basura y les damos trabajo a los colombianos. Aprendamos a valorar la mano de obra colombiana que es tan falta de credibilidad.

Relacionado