Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Día 266 – Inventario

Si el día festivo de ayer fue raro, el día de puente entre festivos no iba a ser menos. Las circunstancias mandan y hay que adaptarse a tener tiempo libre pero no tener casi ningún plan para emplearlo. Por eso las veces que puedes quedar a echar un café o saludar a alguien aunque sea en la cola de la panadería son oro puro.

El café con leche de la cafetería ha ido cambiando de envase, y el paisaje alrededor suyo también. Poco a poco se acerca el invierno y las terrazas al aire libre quedan para los valientes. Algunos quedamos.

El café con leche de la cafetería ha ido cambiando de envase, y el paisaje alrededor suyo también. Poco a poco se acerca el invierno y las terrazas al aire libre quedan para los valientes. Algunos quedamos.

El plan casero ha consistido en poner orden a mi ropero. Porque lo digo públicamente, soy un desastre. Ya lo intuía, pero hoy lo he confirmado. Y es que si mezclas el síndrome de Diógenes, el desorden en los armarios y la despreocupación de ponerte la misma ropa de siempre sin mirar más allá, te encuentras con sorpresas muy, muy gordas, como camisetas y jerseys sin estrenar (con la etiqueta) o con apariencia de nuevo sin saber cuando lo has comprado o te lo han regalado.

Esto es un poco de autoflagelación, pero que me sirva de escarmiento. No se puede tener tanto fondo de armario y utilizar siempre lo mismo. Para que veáis el tamaño del despropósito, aquí va el inventario

– 51 camisetas de manga corta

– 7 camisetas de manga larga

– 13 camisetas deportivas de manga corta

– 8 camisetas deportivas sin mangas

– 6 polos

– 12 jerseys de invierno

– 8 jerseys de entretiempo (finos)

– 10 sudaderas

Y a todo eso tengo que sumar las camisetas y sudaderas que ya solo utilizo dentro de casa (el síndrome de Diógenes al cuadrado). Y dejo fuera de la cuenta camisas, pantalones cortos y abrigos. Menos mal que pantalones puntúan muy poco (hasta hace unas semanas, solo tenía uno de mi talla).

Hay que mantener a Diógenes a raya poco a poco. Mañana tendré que preparar el primer cargamento de ropa a jubilar y que no me pongo ¡desde hace años! Cada uno lleva sus TOCs como buenamente puede, qué queréis que os diga.

Aunque tengo por ahí alguien que dice que no es para tanto, hoy ha vuelto a hacer frío intenso pero ha aguantado la lluvia. De hecho, a media tarde se ha podido ver el sol. La sesión de bicicleta estática ha sido antes de comer para poder aprovechar una temperatura mínimamente aceptable. El sol que entraba por mi balcón era casi fantasmagórico.

Y ya que he mencionado antes al gran Oroz, la tira de hoy es genial en honor al personal sanitario que ha recibido la Medalla de Oro de Navarra 2020, máxima distinción que se entrega este día. Sancho el Fuerte no podría estar más orgulloso. Brutal.

No todo ha sido lectura, que también la casa requería hacer sus cosas. Aprovechando el momento he vuelto a jugar en la cocina haciendo unas espinacas con huevo receta de Casa Micaela. He abierto sección Cocinillas para recopilar todas las recetas que voy haciendo, por si alguien se anima a seguirlas.


Tutto andrà bene!!
#hazteildefonser

Relacionado