Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

De moda en moda y repito porque me toca

¿Alguna vez te has preguntado cómo se crean las tendencias o quien es el ingenioso que hace de ellas un negocio? Se podría dudar si son las grandes marcas o verdaderamente los consumidores. Sin embargo, nosotras afirmamos que son los últimos, ya que por mucho que los diseñadores pretendan poner de moda algo, si esto no acaba de convencer al público, no será tendencia. Como comentamos anteriormente en nuestro último post, las influencers se están convirtiendo en las cómplices de las marcas para convencer a sus seguidores, a través del contenido audiovisual. Ver el mismo artículo de manera repetida en distintas personas hace que, poco a poco, el subconsciente se vaya acostumbrando. Además de esto, cuentan con la ayuda de compañías dedicadas a la investigación y el estudio de los ciclos de vida de la ropa, para no perder toda la cantidad de dinero invertido.

Los diseñadores son los que investigan, recrean y presentan sus creaciones, pero somos nosotros quienes decidimos si nos gusta en dicho momento. De ahí la pregunta de si se repite porque gusta o gusta porque se repite. De ahí que “con la compra y el uso de ciertos artículos, se inicia una rueda que se detendrá años después, cuando otra la reemplace” (Mezzini, 2019).

Actualmente las tendencias se modifican con mucha más rapidez que hace unos años. Creando así una moda efímera y en constante producción, llevándonos así a un mundo globalizado. Además de hipercomunicado, lo cual queda reflejado en la moda. La principal fuente de inspiración siempre es la vuelta al pasado, pues para crear algo nuevo hay que destruir lo que había previamente. De esta manera, el regreso a dichos artículos hace que actualmente parezcan frescas y modernas, con un toque atemporal que los identifica como retro o vintage. En numerosas ocasiones sucede que distintas colecciones de diferentes marcas coinciden. Eso se produce al seguir las diferentes tendencias en la misma temporada sin haberse copiado.

El problema comienza cuando uno se vuelve esclavo de la moda. No debemos dejarnos llevar por lo que se lleve en el momento solamente para sentirnos aceptados socialmente, si no es lo que cuadra con nuestro estilo personal. Al fin y al cabo la moda es una representación artística de lo que somos a través de lo que llevamos y tiene que ser una expresión personal, es decir, el reflejo de nuestra forma de ser.

Relacionado