Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

De actriz a princesa

Grace Kelly nació en Filadelfia en 1929, era la tercera de cinco hermanos, su padre era un ex atleta muy reconocido y su madre una antigua modelo y profesora de gimnasia. Se crió en un ambiente familiar adinerado y religioso.

Su sueño era ser actriz, pero su familia se oponía a ello. A pesar de ello, al terminar sus estudios, se traslado a Nueva York para trabajar como modelo y sacarse así un dinero para poder pagar sus clases de interpretación.

A finales de los años 40 obtuvo su primer papel en Broadway. Posteriormente obtuvo grandes ofertas para trabajar en televisión y en teatros y debido al éxito que tuvo en televisión le proporcionó la oportunidad de dar el salto a la gran pantalla. Con tan solo 22 años Grace hizo su primera aparición en el cine como actriz secundaria en “Catorce horas” en la que compartió reparto con Paul Douglas.

Los directores de Hollywood no tardaron mucho en llamar a su puerta, y muy pronto empezó a aparecer en numerosas películas de la mano de los mejores y mas conocidos actores de la época como: Gary Cooper en “Solo ante el peligro”; en “Mogambo” con Ava Gardner y Clark Gable, con la que obtuvo su primera nominación al Oscar a la mejor actriz de reparto, convirtiéndola así en una actriz de renombre.

En 1954 protagonizo “Los fuegos de Toko-ri”, “Fuego Verde” y “La angustia de vivir ” con William Holden y Bing Crosby con la que obtuvo su primer premio de la Academia.

También se convirtió en una de las musas del director de cine Alfred Hitchcock, protagonizando alguno de sus clásicos, como: “Atrapa a un ladrón”, “La ventana indiscreta” o “Crimen perfecto”. Pero su carrera y su vida como una de las actrices mas cotizadas de Hollywood, daría un giro radical.

Para el rodaje de “Atrapa un ladrón”, Grace junto con su compañero de reparto Cary Grant se habían trasladado a Mónaco. Allí su príncipe se quedo prendado de ella y empezó un discreto acercamiento hacia la joven actriz. Raniero III tenia 32 años y descendía de la familia Grimaldi y era príncipe desde 1949. Este la visitó en varias ocasiones hasta que la pidió matrimonio.

Grace se encontro con un gran dilema: seguir siendo actriz o convertirse en princesa de Mónaco, ya que no eran compatibles las dos a la vez. Así que, lo dejo todo por Raniero y la corona.

Tenían prisa por casarse, ya que si no había descendencia, el pequeño principado de Mónaco pasaría a ser protectorado francés, perdiendo así su independencia.

Hubo dos ceremonias:

  • La primera fue la ceremonia civil el 16 de abril de 1956, en el Salón del Trono del Palacio de Mónaco.
  • Tres dias después, tus lugar la ceremonia religiosa en la Catedral de San Nicolás de Mónaco.

Para ambas ceremonias eligió diseños de la prestigiosa diseñadora estadounidense, Helen Rose. La boda fue considera mucho tiempo como la boda del siglo y convirtió a Grace Kelly, la joven actriz en la preciosa y elegante princesa, Gracia de Mónaco

Grace entonces empezó una vida totalmente distinta, entregada a sus deberes como princesa, a los eventos oficiales y a la familia, que fue creciendo con el paso de los años. La pareja tuvo tres hijos: Carolina, Alberto y Estefanía.

Debido a su belleza y elegancia dieron un gran impulso y puso de moda el pequeño principado monegasco, ya que se convirtió en un destino de turismo de lujo y creció en gran medida por la llegada de grandes fortunas e inversionistas.

Pero el 14 de septiembre de 1982, la princesa sufrió un accidente en una carretera cercana de Mónaco, el cual acabó con su vida. Iba acompañada de su hija pequeña Estefanía, pero esta tuvo mejor suerte. La muerte de Grace fue un duro golpe, que conmocionó no solo a su familia si no a todo el mundo.

Ese día se fue una Grace de tan solo 53 años, que sirvió de inspiración para mucha gente, y que se convirtió en el símbolo de la verdadera elegancia. Y lo más importante, nos enseño que los cuentos de hadas si que existen.

Relacionado