Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Cuida tu ropa para ser un comprador sostenible

Como lo he mencionado en post anteriores, una gran parte de responsabilidad en el cuidado del ambiente la tenemos nosotros como consumidores, la vida de una prenda no se termina en el momento de compra y aunque lo ideal sería que dure toda la vida y puedas donarla a las generaciones posteriores una prenda tiene un tiempo de vida pero con los cuidados necesarios puedes hacer que dure mucho más tiempo del que estás acostumbrado, para eso es necesario aprender a leer las etiquetas de tu ropa.

Extiende la vida de tus jeans (Y todas las prendas de mezclilla)

La primera regla que hay que aprenderse al usar unos jeans es que no se deben lavar después de cada puesta pues al ser de algodón están naturalmente diseñados para no guardar olores ni bacterias. Algunos expertos recomiendan lavarlos después de haberlos utilizado 20 veces, aunque es verdad que depende mucho del ritmo de vida que lleves puedes lavarlos a partir de las 10 puestas solo en caso de ser necesario. Lo ideal es que después de usarlos los pongas al revés en un lugar donde les pueda dar el aire y si llegan a tener alguna mancha solo limpiar esa área con un trapo húmedo. En el caso de las chamarras y las camisas de mezclilla puedes aplicar la misma regla así evitarás que se pierda el color original de la prenda. Una vez que hayas decidido lavar tu prenda es importante que la laves con prendas de colores y espesores similares para no maltratar nada (En caso de usar lavadora).

No utilices suavizantes textiles

Además de ser altamente contaminantes dañan la tela de tus prendas pues debilitan las fibras con las que están hechas, en ocasiones puede causar desgaste en tu ropa de algodón ya sea grueso o delgado, bolitas en tus prendas de tejido de punto y el desplazamiento de costuras en algunas otras telas.

Quita manchas con bicarbonato

El bicarbonato de sodio es uno de los mejores aliados para evitar la contaminación del agua, puedes usarlo para limpiar baños, lavar trastes y hasta tu ropa. Si manchaste alguna prenda de color o alguna prenda blanca está percudida basta con agregar un poco directamente y dejar actuar por unos minutos antes del ciclo de lavado que llevas. Puedes utilizarlo incluso solo si quieres que tu ropa blanca se vea brillosa e impecable.

Dale oportunidad a otras prendas de tu closet

Seguramente tienes prendas favoritas que te urge que estén limpias para volver a utilizarlas, lavar la ropa implica gastar mucha agua, si utilizas lavadora gastas todavía más agua. Hay algunas cosas que es inevitable que sucedan, como esa, pero si puedes hacer que valga la pena cada lavada. Una forma fácil es acumular el mayor número de prendas posibles antes de lavar y extender su uso. Es decir, tratar de usar una prenda por lo menos dos veces antes de echarla a la ropa sucia y darle oportunidad a todas las cosas de tu closet para lavar cuando ya estén acumuladas.

Repara los detalles antes de que sea muy tarde

Muchas veces nuestra ropa empieza a mostrar señales de que algo puede ocurrirle y las ignoramos sin ponernos a pensar en que no solucionarlas en el momento no va a evitar que sucedan tarde o temprano y de una forma más fea. ¿A qué me refiero? A los hilos desprendidos de un botón, al hilito jalado de una playera, al pequeño orificio a penas notorio en una camisa. Si ponemos atención a ese tipo de detalles,  además de evitar vernos desaliñados podemos prevenir que la ropa termine su ciclo antes de tiempo.

Guarda la ropa ordenadamente

Además de ser visualmente atractivo el tener orden en el closet permite que las prendas se queden de la forma en que las guardas, es recomendable utilizar perchas especiales para prendas pesadas y de punto y evitar que se deformen, doblar adecuadamente firme las playeras y los pantalones casuales para evitar que al sacar una se salgan todas y terminen echas bola dañando la tela y la forma de ambas cosas. También puedes utilizar bolsas que se cierren al vacío y cubre trajes para prendas especiales o de poco uso.

Relacionado