Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Cuando todo esto acabe.

Cuando todo esto acabe, tú y yo ya no seremos los mismos. Pero tampoco lo será mi vecino, ni el encargado del bar donde solíamos ver el fútbol o brindar con un vinito. Ni tampoco los trabajadores del supermercado. Ni por supuesto los médicos.

Cuando todo esto acabe, tú y yo habremos perdido todas las oportunidades de dar un giro a nuestros sueños. Porque yo sé que, aunque “el plan es que no hay plan”, no volveremos a hacer de un lunes gris un bonito día de sol y playa.

Cuando todo esto acabe, cuidado con el ego. No somos para tanto. No éramos. Ni fuimos. Y no seremos ya.

Cuando todo esto acabe, no volverán las siestas al aire libre, ni tampoco las impuntualidades inventándonos un cuento por el camino. Nadie recogerá conchas para dejártelas en el coche. No habrá fotografías porque sí y por qué no. Ni abrazos en la estación. Ni ninguna otra pamplina.

Cuando todo esto acabe, Merlín no va a preguntarme qué ha pasado. Y a mí no se me llenará el corazón de lágrimas.

Porque, cuando todo esto acabe, todo esto habrá acabado.

 

Siempre,
* Car

 Todos los derechos reservados.

 

Relacionado