Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Crónica|Las Pop Up emergen en Madrid

Cuando nos centramos en las tiendas, no solo hay que tener presentes las que todos conocemos. Existen otras muchas que nos pueden brindar nuevos y buenos diseños pero no les solemos dar una oportunidad.

Cuando vamos a comprar ropa vamos a lo básico,a lo de siempre,a lo que siempre sabemos que nos va a gustar. No nos gusta atrevernos a innovar y conocer otros puntos de vist de la moda…¿Por qué? La verdad yo tampoco lo sé. Mientras paseaba por Madrid e iba de tiendas buscando nuevas cosas que aportar a este blog,me acerqué por la Calle Alcalá y vi un letrero que me llamó la atención y me invitó a pasar: “Pop Up Chic”. Cuando entras te encuentras un local con pequeños puestos donde se vende de todo un poco,desde bolsos a bisutería pasando por prendas de vestir. No sé si fue por la curiosidad del nombre que animó a la gente a entrar como a mí, o que ya lo conocían.

Me llamó la atención la delicadeza con que se cuida cada puesto, la elegancia de las prendas y la amabilidad de los dependientes que están dispuestos a ayudarte. Había muchas cosas que me gustaban a primera vista,cosas que en tiendas de marcas que ya conocemos, no he visto antes. Tengo la sensación que se nos escapa mucho de las manos por no querer salir de nuestra zona de confort. Igual me lo debo empezar a aplicar a mí. Me fijé que la gente no solo observaba y se iba a la primera…curioseaba las prendas,los artículos de bisutería y charlaba con los vendedores. Es un lugar idóneo donde comprar buenas prendas sin es molesta música de discoteca que ponen en los comercios que te impide escuchar tus pensamientos…Sabéis a la que me refiero,¿no?

Detalle de la calidad de algunas prendas a la venta

Es un lugar acogedor y perfecto. Mi muy grande donde ves todo y no ves nada,ni muy pequeño donde te agobias en cuanto entran diez personas. Puede parecer que al tratarse de una forma de venta pública poco conocida,los materiales son más baratos y de peores calidades,pero lo cierto es que no. Escuché a unas mujeres hablar que sacaban pocas copias de los modelos para que así pudiesen invertir en mejores calidades. Y la verdad que razón no les faltaba…Me quise animar a tocar lo que tenían expuesto y aluciné. Realmente son materiales muy bueno,no solo se recurre al poliéster y al elastano que estamos tan acostumbrados a ver. Usan lana,algodón y buenas fibras naturales que permiten que las prendas sean cómodas de llevar y que con el tiempo no se echen a perder.

Me animé a comprarme una blusa porque me pareció preciosa y porque quiero dar una oportunidad al pequeño empresario. Cuando digo pequeño,no me refiero de edad,que también,sino a la experiencia. Hay desde jóvenes a personas más adultas vendiendo. Para la moda no hay edad y la imaginación y las buenas ideas están presentes en todos.

Abrigo y vestido de una de las firmas

Nunca pensé que con poco presupuesto se puede hacer algo tan grande. Pero si os preguntáis cómo hacen esto de las Pop Up, comentaros que llevan en activo desde 2012. Son espacios que alquilan durante un tiempo y luego los organizadores eligen las marcas que quieren que participen en ellas. Es fácil y rápido. Dan a conocer a gente que lo necesita. Quizás nos enfocamos en tratar de hablar de gente que ya conocemos y los que vienen pisando fuerte les cerramos la puerta.

Continuado mi visita,me fijé en los complementos de bisutería. Al parecer muchos son hechos a mano por los propios vendedores,y otros son encargados para que los hagan a medida y gusto del empresario. Mientras que salga igual que la idea que se tiene plasmada en el papel,nada puede salir mal,porque si le gusta y está satisfecho el diseñador le tiene que gustar el resultado final al cliente…¿o no?

Bisutería echa con piel y abalorios

Tampoco llevaba mucho dinero en la cartera,así que no pude comprar mucho más. Pero lo que tengo claro es que voy a volver a mirar o comprar algo porque me ha llamado mucho la atención. Lo primero por la localización,por ser una calle tan conocida con tan buenas conexiones de metro,bus y Renfe. Lo segundo por las buenas calidades de las prendas. Y lo tercero por la amabilidad y tranquilidad que se respira y que tanto buscamos los consumidores. Esa paz de poder hablar con alguien sin que la música esté reventando los tímpanos y sin que tengas que comunicarte con alguien gritando…qué paz.

Cuando me probé la prenda en casa me alegré mucho de la compra. No pensé en devolver(que se puede hacer),sino en quitar la etiqueta y empezar a usarlo hasta que se me rompa y necesite algo parecido. Soy de las que tiene pocas cosas en el fondo de armario,pero todas de buena calidad. Prefiero cinco camisetas buenas que dice baratas y malas. Elegí buen sitio y buena prenda y no puedo estar más feliz. Si os animáis a pasar,están abiertos todos los días y os dejarán un buen sabor de boca. Nadie te obliga a comprar,pero si entras,seguro que algo te llevas.

Relacionado