Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Crónica| Malababa: ecología y diseño

Todos sueñan con alcanzar la cima y, en el camino, son muchos los que olvidan su esencia y los valores que les llevaron a emprender. Malababa es una de esas marcas que destacan desde la humildad de quién cumple un sueño casi sin creérselo. Es el fruto de años del esfuerzo colectivo de un equipo que supo (y sabe) esquivar los obstáculos sin dejar de lado aquello en lo que creen. Malababa es diseño, es funcionalidad, es color y es textura. Malababa es Malababa.

Son las 19:30 de un jueves de marzo cualquiera y los transeúntes disfrutan los últimos rayos de sol de la tarde en el madrileño barrio de Legazpi. Precisamente ahí, se encuentra Matadero: centro neurálgico del arte independiente de la capital y donde se llevan a cabo variadas actividades cada mes, en este caso,contamos con el privilegio de asistir a las charlas de Foro Expertos. En una de las salas del recinto, habilitada con algunas sillas y un proyector, entra con visible nerviosismo Ana Carrasco, creadora, junto con su pareja Jaime Lara, de Malababa, una firma 100% española de bolsos, zapatos y accesorios que no hace más que cosechar éxitos.

Ana Carrasco en la charla de Malababa

El evento “Origen, desarrollo y evolución de una marca de diseño ética en piel´´ comienza ante la atenta mirada de los asistentes. Ana se mueve con soltura, se presenta e intercambia algunas palabras con el reducido público. “Realmente yo estudié Farmacia´´, cuenta.

Malababa nació hace 20 años, pero fue tan solo hace 4 cuando el reconocimiento llamó a su puerta. La firma se define como “una marca de diseño de accesorios fabricados éticamente en España´´ y Ana declara que su esencia radica en utilizar materiales de calidad, rescatando técnicas tradicionales y artesanas de producción local.

Precisamente es la ecología lo que caracteriza a esta marca made in Spain, desde los propios productos hasta el packaging. “Reciclamos todo lo que se considera desperdicio de la cadena de producción para darle una nueva vida´´, reitera una gran diapositiva en la pared de la sala, mientras Carrasco mantiene que, para Malababa, “lo más ecológico es no malgastar nada´´.

Lo más ecológico es no malgastar nada

A pesar de contar con una flagship en la madrileña calle Serrano, hito solo reservado a las élites de la industria de la moda, Malababa es una marca pequeña. Una de las asistentes a la ponencia levanta la mano y pregunta si alguna vez se han visto en la encrucijada de no poder hacer las cosas según sus principios por falta de financiación. Un atisbo de frustración aparece en el rostro de Ana, quién, con total sinceridad, responde: “podríamos hacer las cosas mucho mejor con más recursos, pero la realidad es que vas eligiendo lo que te permite hacer las cosas mejor con lo que tienes´´.

Dicen que el tiempo vuela, y entre estas cuatro paredes, de repente, ya dentro del maravilloso mundo de Malababa, lleno de colores, lleno de formas y lleno de belleza, alguien interrumpe nuestro letargo y nos avisa de que vayamos recogiendo, que Matadero tiene que cerrar. Aquí se acaba la charla, la historia de veinte años de un sueño cumplido, sus aspiraciones y su visión de la moda, condensada en apenas una hora y media. Y desde Entre Bastidores, esperamos seguir viendo crecer a firmas como Malababa, que optan por el diseño sostenible en una sociedad, por suerte, cada vez más concienciada.

Carrasco y Gobbino, en la tienda de Serrano, para El País

Relacionado