Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Crónica de un día de survival

Adentrándose al desfile virtual del Fashion Arts and Business de Humber College

Por: Mónica Guerrero, Alejandra Gutiérrez, Mónica Luy, Regina Romero, Mónica Torres y Miriam Vega

Fotografía por Mónica Torres

Con tan sólo una hora de diferencia, las fotos estáticas de la pantalla comenzaron a cambiar mostrando un mosaico de caras que, a más de 3,000 km en Toronto, Canadá, se veían envueltas en una mezcla de entusiasmo y ansiedad en espera del evento principal: el primer desfile de moda digital del departamento de Fashion Arts and Business delHumber College, “Survival 2021”. La reportera se encontraba entre los invitados, una mezcla de futuros diseñadores y representantes de distintas áreas del negocio, observando el desarrollo del evento del pasado sábado 29 de mayo de 2021.

A las 6:00 de la tarde en Monterrey y las 7:00 de la noche en Toronto, una mujer de piel bronceada y cabello de un negro profundo se presentó ante la audiencia virtual. Se trataba de Angela Demontigny, diseñadora profesional y fundadora de la casa de moda Young Native Fashion Inc., quien se planteaba como la voz inaugural de la noche. Para sorpresa y desconocimiento de la periodista, las palabras de esta invitada no hicieron mención del trabajo artístico a presentar sino que su discurso se concentró en un tema prevalente en la realidad canadiense: el reconocimiento de las tierras indígenas.

El silencio creado con ayuda de los micrófonos apagados de los 194 miembros de la audiencia creó un entorno que si bien era solemne, podría también haber sido interpretado como uno de tensión. Conforme Demontigny explicaba la historia del asentamiento del Humber College en el río Humber, un área atribuida principalmente a los habitantes nativos del grupo Anishinaabe, los comentarios comenzaban a inundar el chat.

“Next year we need to do a show on indigenous fashion”, “I’m glad we have a successful native woman talking about this with us today”, “Ethical fashion in Canada can’t happen without recognizing these fundamental issues”, eran parte de las voces que sobresalían de manera escrita a la par de las palabras de Angela.

Terminado su mensaje, la pantalla de Angela fue reemplazada en secuencia por la de distintas figuras prominentes del departamento de Fashion Arts and Business. Sus pieles claras, atuendos formales y entornos elegantes no pasaron desapercibidos para la cronista, quién notó una cierta ironía si se comparaban con la presencia inicial de Demontigny. El mensaje de estos profesionales de la moda fue breve, agradecimientos generales hacia los diseñadores participantes y sus equipos de modelos y maquillistas.

Los aplausos virtuales de Zoom se vieron prominentes con la aparición de un hombre de cabello canoso y porte distinguido, quien se presentó como el profesor Roger Gingerich, organizador principal del desfile Survival 2021. Simultáneamente, apareció una cara familiar para esta periodista: Un joven de no más de 24 años, con un atuendo monocromático y juvenil lideró la conversación. Se trataba de Ciro Velázquez, EXATEC y actual intern del equipo productor del fashion show, quien brindó la oportunidad a la reportera de Criticonas de acceder al evento.

Fotografía por Mónica Torres

Eran ya las 6:33 p.m. en Monterrey cuando Velázquez, segundos antes de prender su micrófono, mandó un mensaje privado que leía: “¿Me veo bien?” y, sin esperar una respuesta inmediata, comenzó a explicar la esencia de la pasarela. De acuerdo con Velázquez, Survival 2021 tuvo como temática central la contingencia y los paralelos en el tiempo, específicamente, con la era de 1920. Por esto, explicó Ciro, es que la primera parte del desfile se concentraría en ropa casual de tipo loungewear y la segunda en atuendos vintage.

A menos de diez minutos, para finalizar la primer hora del evento, la pantalla central comenzó a mostrar la transmisión del backstage, seguido de los primeros outfits representativos de la supervivencia durante la pandemia. “Wish we could’ve had these earlier, to wear around the house looking good”, “I know right? My designs were focused around the idea of them being comfy without the outfits just being sweats”, “Seems like we all went for lighter colors, lots of pastels”, comentaban los diseñadores sobre las creaciones.

La reportera notó que los diseños de los primeros 15 minutos de exposición combinaron detalles de la ropa casual con una esencia de streetwear. Conforme pasaban las modelos, ella no pudo evitar el reflexionar sobre cómo esta mezcla indudablemente podría ser representativa del entorno de la pandemia global, en la cual los espacios domésticos privados y los públicos sufrieron de un proceso de simbiosis que a su vez culminó en una moda de supervivencia para el día a día.

En la siguiente etapa, la pasarela tomó un giro más formal. Esto se vió antes de que siquiera saliera la primer modelo, ya que la música de fondo que había estado sonando se transformó de una pieza moderna de género Lo-fi a una tonada que pretendía emular la música de la era de los Roaring Twenties. Los siguientes quince minutos estuvieron destinados a una exposición relativamente rápida de vestidos de noche con influencias flapper y trajes masculinos con un corte descrito como slim-fit con estampados atrevidos.

Fotografía por Mónica Torres

Con el cierre de la pasarela, enmarcada por la aparición de un vestido con destellos dorados, ceñido al cuerpo de la modelo y con un escote en V pronunciado, el público y la misma reportera se unieron a través de sus reacciones, mostrando respeto y asombro ante el desfile. Dedos alzados, aplausos y confeti virtual cubrieron el espacio conforme aparecía un mensaje final de agradecimiento en la pantalla, señalando a los invitados el fin de la sesión a unos minutos pasadas de las 7:30 p.m. de Monterrey.

Los invitados tuvieron un par de segundos para salir de la sesión de Zoom antes de que esta se cerrara por completo. “Te veías muy bien, ¿tienes un momento para platicar del desfile?”, respondió la periodista al mensaje de Velázquez, quien a los pocos momentos respondió con una nueva liga de Zoom. Ciro apareció en la pantalla rápidamente, acomodando retazos de tela mientras comentaba que en el estudio en el que estaba había “sobras” por todos lados.

“Me andan hablando para una junta ahorita de todo esto, pero espero les sirva que te haya podido invitar”, dijo el joven. A tan sólo 12 minutos para las 8:00 de la noche, la reportera se encontró reflejada frente a una pantalla negra que, si bien era señal de que el evento había llegado a su verdadero fin, también era un símbolo de un día más de esta “moda” de supervivencia en el mundo de la pandemia.

Relacionado